COLUMNASMujer y PolíticaSoledad Jarquín Edgar

¿Y si fuera su hija, su madre o su hermana?

992 Vistas

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, 4 de marzo, 2021.- ¿Y si fueran sus hijas? ¿Sus madres o sus hermanas? ¿Les harían caso? Esa pregunta me la he hecho desde hace tiempo y la retomo ahora para cuestionar a tres personajes fundamentales: 1) al presidente Andrés Manuel López Obrador, 2) al dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo y 3) al senador con licencia Félix Salgado Macedonio.

En específico veo que la cúpula morenista, porque no toda la militancia está de acuerdo con sostener contra viento y marea la posibilidad de Salgado Macedonio como candidato a la gubernatura de Guerrero, como lo muestran los manifiestos que mujeres de ese partido han presentado, pero también de muchos hombres que no están dispuestos a permitir esa arbitrariedad.

El gobierno de la 4T que llegó al poder gracias a la insistencia de López Obrador pero, no hay que olvidar jamás, que más que todo obtuvo los votos que le permitieron ganar gracias al hartazgo –por actos de corrupción, el saqueo, el enriquecimiento ilícito e impunidad al cien-, con la que actuaron los otros dos partidos que han gobernado, por cierto hoy aliados con el desfondado PRD en lo que sin duda es y será un batidillo político.

La propuesta fundamental de Andrés Manuel López Obrador es y ha sido el combate a la corrupción, en sus más de 600 mañaneras, no hay día en que no haga ese planteamiento de forma directa o indirecta. A más de dos años de ejercicio del poder sigue recordándonos los daños irreparables que provocaron los corruptos y voraces gobiernos del PRI y del PAN, algo que no está por demás pero que muchas familias vivimos en el cada día.

Sé que el presidente mexicano no tiene hijas. Eso lo salva de pensar en esa terrible posibilidad que planteo, pero insisto ¿Y si fuera su hija una de las víctimas de un macho empoderado políticamente? ¿Habría actuado diferente? ¿Dejaría de pensar en la posibilidad de que se trata de un “compló” electorero? Sí, es una lástima, empiezo a dudar de la respuesta. 

El delito cometido contra Basilia y otras víctimas del “impresentable” (como ha sido ya nombrado) Salgado Macedonio está cuajado gracias a otros lamentables hechos de CORRUPCIÓN, eso que tanto denuncia el presidente mexicano, que en una lógica simple, tendría que causarle el mismo efecto indignante que cuando anuncia las triquiñuelas de Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto, y sus respectivos 40 ladrones.

¿Acaso no es corrupción que una denuncia se archive por mandato de un gobernador y que Héctor Astudillo siga intocado? ¿Es una prueba de su lealtad y amistad? ¿No es corrupción negar un hecho tan aberrante como es una violación sexual? Cito un lugar común: cuando el río suena es porque agua lleva, dice el “pueblo bueno” ese que hoy el presidente mexicano no escucha y es que no es Basilia la única víctima, hay otras. ¿No es corrupción señalar que detrás de una víctima está el ex procurador Xavier Olea Peláez? A quién por cierto habría que fincarle responsabilidad por inacción.

La cabeza visible de Morena, Mario Delgado Carillo, juega al buen aprendiz, hoy hace lo mismo que en 1996 realizó el presidente de México, López Obrador, cuando una militante del PRD, entonces partido que dirigía, presentó una denuncia ¿adivinen contra quién? ¡Exacto! Contra el impresentable Félix Salgado Macedonio y como sucede ahora, pero en Morena, el “consejo deshonor e injusticia” se burla de la víctima y concluye que nada hay que hacer en contra del “honorable” personaje”. Repitieron la historia. De este hecho dará cuenta más adelante la periodista Sara Lovera.

Podemos concluir que, al impresentable personaje, que puede ser candidato al gobierno de Guerrero, en un hecho repudiable de IMPUNIDAD versus CORRUPCIÓN, ha sido protegido político del presidente mexicano, de gobernadores de Guerrero, como el actual Héctor Astudillo, de dirigentes de los partidos en los que ha militado y, sobre todo, de aquellas personas que hoy guardan hermético silencio para no comprometer su futuro político.

Y termino con una pregunta ¿A quién mataron justos? Bueno sabemos que, en este caso de Guerrero, ese estado lastimado por lo que más combate AMLO: la eterna corrupción, hay mar de fondo y que apunta hacia la llamada delincuencia organizada (organizada con el gobierno, claro). Basta leer para entender, el pueblo es bueno no tonto.

La verdad que en este país que tenemos, uno donde la violencia contra las mujeres vive, y seguirá viviendo, ante acciones claras, concretas y específicas, solapados por el poder político masculino, patriarcal y machista, a veces porque establecen pactos de sangre como el que tenemos frente a nuestros ojos, se protegen unos a otros, sean del partido que sean, y en otros casos, miles porque simple y sencillamente su postura política no les permite mirar la gravedad de la violencia contra las mujeres, dicho de otra forma, no les importa. Y los veremos en estos días lanzando loas por las mujeres.

A propósito del Día Internacional de la Mujer que se conmemora el 8 de marzo, las mujeres saldremos a protestar, pero no esperen de ninguna manera que sean protestas pacíficas, como se atrevió a pedir López Obrador. 

Comment here

Accesibilidad