COLUMNASCoordenadaLupita Ramos Ponce

8 de marzo

262 Vistas

SemMéxico. Jalisco. 5 de marzo de 2021.- Comienza marzo y se avecina ya el día internacional de las Mujeres, históricamente surgido como el día de la mujer trabajadora, el 8 de marzo reivindica las luchas de las mujeres por ser reconocidas como ciudadanas. El movimiento feminista ha impulsado esta fecha como un día emblemático para reconocer la diversidad de mujeres que somos, las desigualdades que vivimos y las múltiples discriminaciones y exclusiones que nos atraviesan. En el mundo, pero especialmente en Latinoamérica, el Caribe y México, el movimiento feminista se ha consolidado como el movimiento social que hace un contrapeso real al ejercicio del poder patriarcal. La grieta de los pactos patriarcales la han realizado las feministas en el mundo al denunciar las violencias sexuales, el acoso, el hostigamiento, la violencia política, la violencia económica, patrimonial, obstétrica y por supuesto el culmen de todas esas violencias que es el feminicidio.

La Justicia patriarcal se encuentra enraizada en la estructura que permite que todas esas violencias continúen, se perpetúen y permanezcan en la impunidad y es gracias a las feministas que se conocen públicamente esas violencias para que sean deslegitimadas socialmente y se siga abriendo la grieta de los pactos patriarcales.

Los pactos entre los hombres conocidos como pactos patriarcales son los que han permitido que la estructura de dominación, exclusión y discriminación en contra de las mujeres, hubiese permanecido casi intacta por siglos. Ahora ya no, se les acabó el tiempo de la impunidad, ahora hay todo un movimiento de mujeres y feminista que toma las calles, los espacios públicos y ahora los espacios virtuales para hacer diversos llamados que van desde la huelga general de mujeres, paro de mujeres, hasta movilizaciones masivas para hacer escuchar los reclamos y exigencias feministas.

Este año pandémico ha implicado que el movimiento amplio de mujeres y el movimiento feminista, busquen nuevas formas de movilización que no implique salir a la calle y correr riesgos de contagios. Por eso es interesante ver los lazos y alianzas de mujeres de diversas latitudes que unen sus cuerpos como territorios en resistencia de diversas maneras.

El 8 de marzo no es un día de celebración, no permitas que te feliciten porque no hay nada por lo que felicitar a las mujeres por su condición de ser mujeres, es un día de lucha y de exigencia. Y también es un buen día para que todos los hombres comiencen a romper los pactos patriarcales y una buena manera de hacerlo es que comiencen a revisar los privilegios que sostienen las masculinidades. Hagamos posible que el 8 de marzo sea todo el año para que el próximo 8 de marzo encuentre a las niñas y a las mujeres en pleno desarrollo personal, político, económico, con posibilidades de acceso a la educación transformadora, pública, laica y gratuita, a lo largo de la vida, como responsabilidad del Estado que reconozca las diversidades, promueva la ciudadanía y la realización de los derechos humanos de las niñas y las mujeres, así como la superación de todas las formas de discriminación.

medium.com/dra-lupitaramos

@dralupitaramosp

lupitaramosponce@gmail

Comment here

Accesibilidad