Mujeres

A los 88 años, muere la feminista Mercedes Olivera Bustamante, en San Cristóbal de Las Casas

696 Vistas
  • Antropóloga feminista y fundadora de organizaciones de mujeres radicada en Chiapas
  • Cofemo, organización que lleva su nombre, lamenta el deceso ocurrido este domingo

Guadalupe López García

SemMéxico, Ciudad de México, 7 de agosto de 2022.- A las 6:00 horas de este domingo falleció Mercedes Olivera Bustamante, antropóloga feminista, catedrática y fundadora de diversas organizaciones feministas. Sus restos serán velados en la funeraria San Cristóbal, de San Cristóbal de las Casas, ciudad a la que llegó en 1970.

“La vida y la obra de Mercedes Olivera están definidas por su carácter revolucionario, por un pensamiento y un quehacer incesante en el cuestionamiento de las relaciones de poder, sobre todo de género, institucionalizadas, normalizadas y naturalizadas. Mercedes, una de las grandes intelectuales públicas de Nuestra América, destaca por su trayectoria congruente y abrazadora, con sentimientos, ideas y prácticas encaminadas hacia la dignidad de ser”, escribió Alain Basail Rodríguez en “Mercedes Olivera. Feminismo popular y revolución. Entre la militancia y la antropología. Antología esencial”, editada por Clacso en 2019.

Olivera fue académica en diversas instituciones educativas en México y otros países. Egresada de la Escuela Nacional De Antropología y en la Universidad Nacional Autónoma de México obtuvo un doctorado en antropología. Formó parte del Sistema Nacional de Investigadores, nivel III (máximo nivel). Es autora de diversos escritos en donde reflejó su pensamiento político feminista, una selección de ellos publicados en la antología esencial, de 820 páginas.

Fue fundadora de diversas organizaciones de mujeres, en especial, en Chiapas. Uno de los colectivos feministas con más antigüedad —más de 30 años— lleva su nombre. Trabajó el tema de derechos humanos y feminismo con mujeres de diversas latitudes.

Ocupó cargos en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y la dirección del Instituto Nacional Indigenista en San Cristóbal de las Casas. Fue impulsora para la creación de los primeros posgrados mexicanos, la maestría y el doctorado en Estudios e Intervención feministas del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA-UNICACH).

En marzo de 2012 la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH) le otorgó el Doctorado Honoris Causa,​ al que renunció en febrero de 2018 en protesta, porque la institución entregaría el reconocimiento a Salvador Cienfuegos Zepeda,​ titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a quien Olivera considera responsable por las violaciones, desapariciones y muertes de mujeres y hombres en el país.

En 2016 le dieron el premio Memorial de Disertaciones Martin Diskin, en el marco del Congreso Internacional de la Asociación de Estudios Latinoamericanos. En 2018, recibió el Premio CLACSO 2018 a los derechos humanos y a la solidaridad entre los pueblos.

“Los textos que ella escribió, desde sus inicios como antropóloga hasta la actualidad de “viejita feminista”, están todos enmarcados en su propia historia. El uso de un lenguaje sencillo, fácil de leer, se entremezcla con un discurso de constante reivindicación de derechos que abarcan desde las autonomías de los pueblos indígenas a la “liberación” de las mujeres, —reflejando la unión y contradicción— entre la militancia y la investigación desde sus primeros ensayos. En ocasiones, es la activista quien se presenta, en otros pasajes es la investigadora quien se impone exponiendo la riqueza de sus reflexiones teóricas e investigaciones”, escribió Monserrat Bosch Heras.

Guadalupe Cárdenas Zitle, fundadora y directora del Colectivo Feminista Mercedes Olivera Bustamante (Cofemo), señaló a SemMéxico, que espera que esta organización haga honor al nombre, al compromiso y a las convicciones de la antropóloga feminista, quien fuera maestra de otra antropóloga feminista: Marcela Lagarde.

Cárdenas Zitle narra que Cofemo surgió en 1989, con el nombre de Grupo de Mujeres de San Cristóbal (Colem). Sus integrantes conocieron a Mercedes en 1994, cuando a una de sus iniciativas fundaron la Red de Mujeres por la Paz. Ella vivía en Comitán, donde había Fundado el Centro de Investigación y Acción para la Mujer (CIAM), la cual surgió para mantener una participación feminista autónoma en la movilización a raíz del zapatismo.

A partir de entonces, continúa, Mercedes fue su maestra. Gracias a ella articularon en Chiapas el activismo y la academia en el Feminario, un espacio de formación teórico-feminista que nació en 1999 en el que participaron feministas de varias organizaciones no gubernamentales, las cuales, “desde nuestras propias organizaciones teníamos limitaciones para llevar a cabo acciones con más trascendencia”, reconoce.

Desde Feminario surgieron dos espacios muy importantes: el Movimiento Independiente de Mujeres (MIM) y el Centro de Derechos de las Mujeres de Chiapas, AC. Además, Mercedes impulsó desde la UNACH y el CESMECA diplomados para fortalecer al movimiento feminista en Chiapas, cuenta Cárdenas Zitle.

Por esa trayectoria, “en el año 2002, El Colem decide cambiar de nombre y le pedimos llevar el suyo, como un reconocimiento a su trayectoria política, tanto en movimientos de izquierda en Latinoamérica como en el movimiento feminista. Ella aceptó y se convirtió en asociada de nuestra organización, siendo nuestra principal asesora”, indicó Cárdenas Zitle.

Para la feminista Guadalupe Cárdenas, “Mercedes fue mi principal maestra, no solamente en el feminismo: fue mi maestra de vida. Ella es el mejor ejemplo de necedad feminista, de compromiso y entrega. Mercedes fue mi amiga, compartió conmigo muchas cosas íntimas que me enseñaron que nada te puede derrumbar”.

“Ella me entregó su amor en tantas formas… Pero sus invitaciones a trabajar en su casa siempre iban acompañadas de la deliciosa comida que preparaba. Cuando tenía insomnio, se levantaba a cocinar. Con ella aprendí a cocinar cosas deliciosas. Mercedes es mi más entrañable maestra, amiga y compañera activista”, expresó.

En 2019, en el aniversario de Cofemo, Mercedes Olivera escribió:

Queridas Compañeras de COFEMO: Muchas Felicidades. Muchas historias nos han acompañado estos muchos años. Muchas luchas buscando justicia para las mujeres. Algunas veces cada una a su modo y manera, otras uniendo nuestros corazones y nuestra fuerza de mujeres para avanzar. Lo importante es que seguimos adelante y que no claudicamos. Les hago llegar a todas un abrazo muy fuerte y mucha energía para seguir adelante. Hemos avanzado y tenemos que sentirnos orgullosas de ello, pero aún falta mucho por hacer. Las viejas (históricas nos dicen) dejamos puertas y caminos abiertos para las que vienen atrás con nuevas ideas y nuevas fuerzas, pero siempre con el objetivo de acabar con la violencia, la discriminación y el abandono hacia a las mujeres, siempre buscando que las mujeres se sacudan las dominaciones que nos ha impuesto el sexismo y el machismo de los hombres y el sistema y que muchas veces llevamos dentro sin darnos cuenta. Hay que seguir caminando sin descanso con los ojos puestos en nuestras utopías con la luz que emana de nuestros corazones y de los corazones de todas las mujeres. Que el caminar de COFEMO sea cada vez más luminoso. Un abrazo muy fuerte. Mercedes Olivera 10-05-2119.

Así la recordarán quienes estuvieron cerca de ella y quienes aprendieron de sus enseñanzas. SemMéxico agradece a Guadalupe Cárdenas, la información proporcionada.

Sem/glg

Comment here

Accesibilidad