AmbigúMartha Elba Torres Martínez

Ambigú

1.164 Vistas

La elegante bofetada de la IP a Palacio Nacional

+ Los 464 mil mdd de comercio marítimo y el “desembarque” militar en puertos

+ Millonarias compras por adelantado de la vacuna; México, a ver cuándo

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 23 de julio 2020.- Vaya mañanera la de anteayer, que exhibió al Presidente en toda su ignorancia y ausente de empatía con las causas de la población en estos momentos de miedo e incertidumbre.

Cuando el modelo científico universal, probado y recomprobado como lo más eficaz para frenar los contagios de Covid y por tanto, retomar a nivel global el ritmo de las economías, López Obrador sigue en su ceguera de despreciar el uso del cubreboca, porque según su experto López Gatell, con el distanciamiento y el lavado de manos, es suficiente.

A ver. Voy por la calle rumbo al trabajo, el que va a delante estornuda, y paso bien campechana inhalando sus minúsculas gotas de fluido. ¿Es realmente complicado razonar la necesidad de usar el cubreboca y hasta la mascarilla?

Entonces, cuando refuta el “desproporcionado” llamado público del secretario de Hacienda, Carlos Herrera, al uso del cubreboca para salir más rápido de la contingencia sanitaria y reincorporarnos a la actividad productiva, resulta que no es la opción. Eso sí, a las 40 mil muertes extiende el Presidente, su pésame a las familias. Ahí les van unos créditos y becas para que se consuelen y recuerden a sus difuntos con cariño y respeto, que murieron precisamente por no autocuidarse.

No sé si para ustedes, apreciables lectoras y lectores, es un acto de magnanimidad, pero yo lo escuché cínico y sin empatía frente a la tragedia social. Entonces, ¿quién exhibió a quién? ¿El Presidente a su empleado, o viceversa? Porque reitero, el cubreboca es una medida que debería ser obligatoria como en otros países.

En esa mañanera, también fue exhibida la vergonzosa sumisión del Poder Legislativo, personificados en Ricardo Monreal y Mario Delgado, por no incluir en la sesión extraordinaria de la Permanente, sus iniciativas para manejar el presupuesto a su antojo y eliminar los 44 fideicomisos, entre ellos los de ciencia y tecnología, el del Fondo para Desastres, deporte de alto rendimiento y cinematografía, éste último tan defendido por el cineasta Guillermo del Toro que hasta amenazó con movilizar al sector.

“Tenemos diferencias hasta con los legisladores que surgen de nuestro movimiento. Ahora les voy a hacer un reclamo fraterno, respetuoso. Fíjense que se convoca a un periodo extraordinario en la Cámara de Diputados, y el único tema a tratar es la elección de los consejeros del INE y les hemos presentado dos, tres iniciativas que consideramos importantes y no las van a tomar en cuenta”, reprochó.

Si esto no es totalitarismo, entonces ¿qué?

Pero la mejor y más elegante exhibida al Presidente, fue la del empresariado con la reforma al sistema de pensiones, en el peor momento para este sector, que no ha recibido más que desprecios e insultos desde Palacio Nacional.

Cuando a nivel global, las acciones contracíclicas a la crisis económica han sido la pauta a seguir, desde mayo, el Ejecutivo federal rechazó toda propuesta de los empresarios para detener la caída del empleo, que hasta junio, de acuerdo a las mismas cifras del IMSS, ya sumaban un millón 181 mil puestos formales perdidos por la pandemia.

Conforme al comunicado del Instituto, emitido el 13 de julio, el mes pasado fueron despedidas 83,311 personas; en mayo 344,526; en abril 555,247 y 198,033 tan solo entre el 13 y el 31 de marzo, lo que da un total de un millón 181,117 empleos perdidos.

Pero el Presidente dijo: “si empresas quiebran, pues que quiebren, los dueños deben asumir la responsabilidad. Nosotros no vamos a continuar con más de lo mismo, no van a haber rescates para los potentados”.

Ignora o no se le graba en la memoria, que 90 por ciento de los empleos formales, los generan las mipymes y no los potentados que estuvieron con él en Washington.

Y si agregamos el reporte del INEGI, en el que da cuenta de los 12 millones de personas que hoy se encuentran en suspensión laboral porque donde trabajaban cerraron definitivamente o aun no reabren, ya nos da una idea de lo mal que estamos.

Pues aun así, las empresas asumirán gradualmente el incremento de sus aportaciones para el retiro de sus trabajadores -los que queden-, hasta 13.5 por ciento en cifra cerrada; el trabajador el 1.25 por ciento y el gobierno mantiene la tasa de .25 por ciento.

Si esto no es una bofetada con guante blanco de los empresarios a López Obrador, entonces, no sé qué…

                                                                              ***

Esta como la formalizada renuncia de Javier Jiménez Espriú a la titularidad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que se da en dos contextos de relevancia: oficialmente, por la decisión de política pública del Presidente, “de trasladar al ámbito militar de la Secretaría de Marina, las funciones eminentemente civiles de los Puertos, de la Marina Mercante y de la formación de marinos mercantes”.

El ahora ex secretario advirtió en su carta de dimisión, que lamenta no haberlo convencido “de la grave trascendencia que tiene esta medida para el presente y el futuro de México, tanto en lo económico como lo político”.

Y si que le llevó su tiempo tratando de que razonara.

En diciembre de 2019, la bancada de Morena presentó en la Cámara de Diputados la iniciativa del Ejecutivo Federal para otorgarle a la Secretaría de Marina, el control de toda la actividad portuaria, incluido el comercio marítimo, la educación naval y la certificación de embarcaciones.

En otras palabras, militarizar los puertos, lo que para los expertos frenaría la actividad comercial y generará opacidad en el sector por el flujo de efectivo que se maneja del comercio exterior marítimo.

México es el tercer país mejor conectado en comercio marítimo de América Latina, con sus 117 puertos. Las transacciones se ubicaban hasta 2017, en unos 464 mil millones de dólares al año. Entonces es clara la intención del Presidente de controlar todo, cada peso que produce el país.

Si esto, no es también totalitarismo, entonces ¿qué?

López Obrador le está dando mucho poder de operación a la milicia. La seguridad pública y el aeropuerto de Santa Lucía al Ejército, y ahora a la Marina, los puertos.

Nada más que desembarquen los marinos, veremos de qué están hechos cuando controlen los ingresos por comercio marítimo, todas las operaciones y actividades portuarias, y la entrada en vigor del T-MEC.

El otro contexto, es el vínculo de familiares de Jiménez Espriú, con el caso Odebrecht.

No se olvida la revelación en 2018, de José Antonio Meade en el debate de los candidatos presidenciales del 12 junio, y que ligó a la esposa y familia del ahora ex de la SCT con la empresa mexicana Idesa, asociada a Braskem, una filial de Odebrecht que participó en el complejo Etileno XXI y que dejó grandes pérdidas a Pemex.

En su momento, se supo que la empresa Idesa fue fundada hace más de 60 años por Pascual Gutiérrez Roldán, el suegro de Jiménez Espriú. Hasta 2018, fungía como director el sobrino político Patricio Gutiérrez Fernández, a su vez hermano del entonces embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez Fernández. La esposa es accionista de Idesa, y así lo reconoció el propio ex secretario.

Pero esto, como muchas otras cosas, fue desestimado por los votantes. Pero conste, que se advirtió…

                                                                              ***

LA COMIDILLA

Animados porque ya hay vacuna.

México participa en diversos proyectos multinacionales para acelerar el desarrollo, producción y distribución de la vacuna contra el coronavirus Covid-19, anunció el pasado lunes, el canciller Marcelo Ebrard. Pero el gobierno se dará su tiempo, a ver cuál vacuna conviene por buena y barata.

Ese mismo día, el gobierno de Reino Unido anunció que había cerrado un acuerdo con las farmacéuticas BioNtech, Pfizer y Valneva para abastecerse de 90 millones de dosis; desde junio Brasil pactó 100 millones con la Universidad de Oxford. Italia, Alemania, Países Bajos y Francia ya amarraron 400 millones de dosis más con AstraZeneca.

A ver para cuándo nos toca…

Comment here

Accesibilidad