Mujeres

Annie Ernaux, la Nobel de Literatura que refleja en sus obras la lucha del feminismo

370 Vistas

Las obras de la francesa se distinguen por su coraje y agudeza. | Foto: AFP

  • La escritura para la autora francesa está vinculada a la independencia total, donde refleja su feminismo comprometido.
  • Para Annie Ernaux la escritura debe tener un poder de intervención en el mundo, por lo que siempre busca que las palabras sean usadas «de manera directa y real».

Redacción

SemMéxico/ElSoldeMéxico, Ciudad de México, 6 de octubre del 2022.-Para Annie Ernaux, galardonada este jueves con el Premio Nobel de Literatura, escribir es el acto político más importante y por eso ha tratado de reflejar en sus obras su lucha a favor del feminismo convencida de que sigue existiendo una carga mental sobre lo que ha sido el papel de la mujer tradicionalmente.

«Los hijos, la casa, la familia…, las mujeres aún llevamos en la cabeza un ordenador doméstico» mientras que son los hombres los que «llevan las riendas, el poder económico, lo que es la marcha del mundo», un reparto de papeles que es asumido en el mundo occidental», señaló Ernaux.

Considerada una de las principales voces de la literatura francesa, la Academia Sueca destaca la creencia de Ernaux en la literatura como una «fuerza liberadora escrita en un lenguaje sencillo».

Ernaux: una etnóloga de sí misma

Nacida en el seno de una familia de obreros Ernaux (Lillebone, 1940) vivió un camino largo y arduo en su carrera literaria, en la que de forma consistente y desde diversos ángulos examina una vida marcada por grandes disparidades en cuanto al género, el lenguaje y la clase.

Estudió Literatura en la Universidad de Ruán e impartió esta materia en liceos del pueblo de Annecy y en la periferia de París. También fue docente durante años del Centro Nacional de Educación a Distancia de Francia.

Las obras de Ernaux han sido reconocidas a nivel mundial. | Foto: AFP

Más que una autora de ficción, Ernaux se ha definido como «una etnóloga de sí misma», con influencias que abarcan desde Marcel Proust a Jean-Jacques Rousseau, el nouveau roman o el sociólogo Pierre Bordieu.

Su debut literario se produjo en 1974 con «Los armarios vacíos», pero el éxito le llegó con su cuarta obra, «El lugar» (1983), un retrato de su padre, mientras que a su progenitora le dedicaría años más tarde «Una mujer» (1987).

«Su escritura está siempre ensombrecida por un sentimiento de traición contra la clase social de la que procede», señaló la Academia sueca.

Los libros de la autora francesa Annie Ernaux se exhiben en la Academia Sueca. | Foto: AFP

«El Acontecimiento» (2000), sobre el aborto ilegal y ganadora dos décadas más tarde del León de Oro de Venecia por su adaptación al cine, es otra de sus obras destacadas, al igual que «La ocupación» (2002), acerca del amor romántico.

«Los Años» (2008) le dio reputación internacional gracias a su condición de autobiografía colectiva en la que confluye la memoria personal y común.

Obras de Ernaux, un análisis de la memoria

La autora francesa señala que la escritura está vinculada a la independencia total con su firme convicción de no deberle nada a nadie.

«Nunca he escrito para que sea bonito o para hacer una frase bella: Lo que yo escojo es la frase justa», afirma esta escritora.

Su literatura gira también en torno a la memoria, como demuestra en «Los años», una obra en la que a través de fotos y recuerdos dejados por los acontecimientos, las palabras y las cosas, Annie Ernaux describe el paso del tiempo, desde la posguerra hasta la actualidad, una forma de autobiografía impersonal y colectiva.

A menudo escritos en tercera persona, sus relatos autobiográficos son, como ella describe, «un análisis de la memoria».

«Lo de decir que la memoria se equivoca es una creencia común. La memoria se basa en algo que ha tenido lugar, incluso si los detalles no lo son. Para mí utilizar la memoria es zambullirme en algo, mientras que imaginar es emerger. No me doy la libertad de inventar», indica.

Memoria que volcó recientemente en un documental montado con imágenes de archivo su vida familiar en la década de los 70.

De todo ello nació su rechazo a la ficción, que atribuye al hecho de que la novela es el género dominante y de posición indiscutible en el mundo literario, algo que le parece «la proyección en literatura de la dominación de las clases llamadas superiores», según explicó al recoger el Premio Formentor en 2019.

«Yo intento sustituir la ligereza de los términos de la comunicación, por el peso de palabras lastradas de la vida real de la gente», dijo.

Para Annie Ernaux la escritura debe tener un poder de intervención en el mundo, por lo que siempre busca que las palabras sean usadas «de manera directa y real»

Comment here

Accesibilidad