Mujeres

Aprenden defensoras de la tierra a hacer escuchar su voz

1.250 Vistas
  • El Tren Maya, “el proyecto estrella del gobierno federal, destruye nuestras costumbres y nuestra manera ser”.

Olga Rosario Avendaño

SemMéxico. Cd. de México, 26 de agosto, 2020.- La incorporación de las mujeres a la defensa de sus territorios tiene una perspectiva más integral, que va desde su visión como sujetas de derecho hasta qué le dejarán a las nuevas generaciones, concluyeron las participantes en el Conversatorio La participación de las mujeres en la defensa del territorio, frente a proyectos extractivos.

Sara López del Consejo Regional Indígena Popular de Xpujil, Cripx (Campeche), consideró que es muy importante que las mujeres se incorporen a las luchas territoriales, porque “somos dadoras de vida y así como las mujeres dan vida a los hijos, la tierra también nos ve crecer y nos da vida ahí es donde se producen nuestros alimentos, ahí es donde está el agua”, por lo tanto, ellas siempre trabajan desde esas dos perspectivas.

Criticó la construcción del Tren Maya, “el proyecto estrella del gobierno federal, destruye nuestras costumbres y nuestra manera ser”, al imponer un megaproyecto de esta naturaleza destrozan “parte de nuestra vida”, dijo la activista.

También dijo que al poner en marcha este proyecto, las personas nativas y que viven en esos territorios “sólo seremos vendedores de empanadas y agua, no será sólo eso, seremos mano de obra barata para atenderle a los grandes hoteles y restaurantes o a lavarles los baños a los del Tren Maya, siento rabia porque AMLO dice que el proyecto va”.

También dijo que actualmente ella y otras mujeres defensoras están siendo amenazadas por interponer un amparo en contra de dicho proyecto, mismo que no procedió en su totalidad, pero sí se hará efectivo para los del municipio de Candelaria, quienes están bajo la amenaza de ser desplazados porque el tren pasará por donde están construidas sus viviendas.

Por su parte Teresa Castellanos Ruiz, quien forma parte del Comité Huexca en Resistencia, organización que se opone a la construcción de la termoeléctrica de la Huexca Morelos, dijo que el proceso de resistencia en contra de este proyecto ha sido doblemente difícil para las mujeres, sin embargo, la participación de éstas ha crecido y sus voces ahora son escuchadas por los hombres que se oponían a ello.

La también Premio Nacional de Derechos Humanos Don Sergio Méndez Arceo, dijo que a partir de que ella inicia en este camino (2012), más mujeres se empiezan a sumar a la lucha contra el proyecto de la termoeléctrica.

Castellanos Ruiz abrió brecha para la participación de otras de sus paisanas, contribuyó a “que otras mujeres despertaran, así como lo hice yo, yo sólo estaba metida en la casa, pensando en mis hijas,ahoratengo la decisión de defender mi territorio, mi planeta, mis espacios donde caminamos, eso es para mí muy importante, hemos logrado muchas cosas a pesar de que nos han puesto obstáculos en el camino”.

Teresa ha tenido que vencer diversos obstáculos para seguir en la defensa de su territorio, desde enfrentar la separación de pareja, hasta tolerar comentarios misóginos en su contra, le decían “estás en un movimiento porque andas buscando macho y lo que quieres es irte con un hombre, estos comentarios no se dan entre hombres, sino en mujeres, donde dicen anda de puta, porque esas palabras utilizan para desprestigiarnos”.

Dice que en el proceso de lucha también ha ido aprendiendo sus derechos y a su vez este conocimiento lo transmite a sus compañeras de la organización, por ejemplo, “antes en las asambleas había muy pocas mujeres, poco a poco se fueron integrando, pero cuando querían hablar, los ancianos las callaban y ellas decían, sí, tienen razón”.

Sin embargo, con el paso del tiempo han aprendido que tienen voz y voto, “ahora esos hombres ya las escuchan. Cuando las quieren callar, les dicen usted no me callesi no me quiere escuchar, no me escuche”.

Por su parte, Angélica Gómez del Fondo Semillas de la ciudad de México, quien ha dado acompañamiento a diversas mujeres organizadas en defensa de sus territorios dijo que en su experiencia ha observado que “entre mujeres se acompañan dando la misma batalla, todas están de acuerdo, se genera un espacio de contención e incluso un espacio que sienten de y para ellas”.

Consideró que los grupos de mujeres abren otros caminos, “se van formando y fortaleciendo en sus capacidades, a nivel comunitario hay una especie de resistencia integral”.

Por su parte la académica Gisela Espinosa de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco (CDMX), afirmó que a pesar de que los procesos son distintos en cada organización o comunidad, en algo sí se coincide, las mujeres empiezan a participar con cierta timidez, en áreas secundarias como logística, haciendo la comida, asistiendo a marchas, pero en la actualidad hay “una actriz central en la defensa de los territorios”.

Agregó que las mujeres no sólo participan más, “sino que traen nuevas visiones, una de ellas tiene que ver con vincular el corazón, la defensa de la vida; tiene que ver con una cotidianidad, la vida diaria, la alimentación, el agua que tomamos, entonces hay una percepción en los bienes naturales”.

Dijo que las mujeres también aportan una visión más a largo plazo, cómo cuestionar “qué le vamos a dejar a nuestros hijos y lo otro también se empieza a ligar el cuerpo, que éste, para los hombres puede no existir; en muchos movimientos territoriales también su cuerpo tiene que ver; el cuerpo como primer territorio de defensa también aparece como defensa de las mujeres”.

La académica dijo que defender el territorio no sólo es una oposición, también son formas de organización, apropiarse de la vida en las comunidades.

Comment here

Accesibilidad