Internacional

Comunidad digital cubana defiende lactancia materna y crianza respetuosa

227 Vistas

El grupo Maternidad y vida aspira, a largo plazo, pasar de la virtualidad a acompañar el Programa de atención materno-infantil, del Ministerio de Salud Pública.

Redacción

SemMéxico/IPS, La Habana, Cuba, 25 de septiembre, 2022.-  Acompañar, intercambiar y compartir experiencias y conocimientos sobre lactancia materna, alimentación y crianza respetuosa mueve los hilos de la comunidad digital Maternidad y vida, que cumplió este año su segundo aniversario.

Este colectivo virtual, surgido el 5 de agosto de 2020, en plena epidemia de covid-19, está organizado mediante grupos de WhatsApp, divididos por edades y temas, y grupos en Telegram, cuentas en Instagram y un canal de YouTube, dijo Milene Carmona, licenciada en estudios socioculturales, fundadora y gestora de la iniciativa.

Se trata de una red de apoyo para embarazadas y madres, donde compartir experiencias e información actualizada y certificada por organizaciones de Pediatría, el Ministerio de Salud Pública y la Organización Mundial de la Salud.

“Tenemos varios grupos en Telegram y fundamentalmente en WhatsApp, divididos en gestantes, donde están todas las embarazadas con su grupo de médicas y ginecólogas que comparten no solamente sus experiencias como mamás, sino también como profesionales de la salud”, apuntó.

A su vez, existe otro grupo en WhatsApp donde están las madres de niñas y niños menores de un año; y otro, para las de mayores de un año y hasta los 15 meses, explicó la también instructora de arte, actriz y marionetista.

Según Carmona, existen otros como Comunidad, donde se intercambia “no solo de maternidad, lactancia materna y crianza respetuosa, lo que básicamente defendemos y promovemos, sino que nos aconsejamos, nos ayudamos en problemas familiares, las mamás se desahogan y ahí compartimos las experiencias personales”.

A su juicio, de ese modo contribuyen a tomar las mejores decisiones en la crianza infantil.

De acuerdo con la gestora, integran la comunidad cerca de 250 mujeres de diferentes provincias del país, junto a varios padres.

En el grupo Paternidad y vida, dijo, “les enseñamos, los aconsejamos y también compartimos sus miedos, porque también papá los tiene cuando enfrenta la paternidad”.

Utilidad probada

Aurora Elisa González, de 38 años, mamá de Amanda, de tres años, señala que entraron al grupo “un poco tarde, cuando la niña tenía más de dos años, pero me ha encantado, tienen para muchísimas cosas: en el grupo de culinaria se comparten recetas para los bebés y le he hecho muchísimas cosas a mi niña, que casi no comía”, confesó.

En Comunidad, destacó, se comparten muchas cosas de la vida cotidiana, y en Maternidad y vida, intercambiamos consejos, “es lo máximo, nos damos mucho apoyo, cuando mi niña enfermó, me apoyaron emocionalmente y con conocimientos”.

Para María del Carmen Acosta, de 31 años, madre de Samuel, de seis meses, el proyecto significó mucho “porque estuvimos años intentando que yo saliera embarazada y en el ultrasonido de confirmación me insertaron en el proyecto”.

“El acompañamiento fue esencial, ante cualquier duda, me sentía acompañada, algo muy necesario porque estábamos solitos mi esposo, el bebé y yo”, agregó.

Sandy Hernández, papá de Samuel, también considera que la comunidad les sirve de mucho, “sobre todo a ella, madre primeriza, para orientarse. Hubiera sido más difícil de no haber tenido ese acompañamiento”.

Feria de emprendimientos

A propósito de su segundo aniversario, Maternidad y vida organizó su segunda Feria de emprendimientos, con la participación de iniciativas diversas en el centro a+ Espacios Adolescentes, en el Centro Histórico de La Habana, sobre todo pequeños negocios creados y gestados por mujeres y familias.

Yaremis Betancourt, dueña y creadora del proyecto Tesoro Escondido de Disney, desde hace tres años trabaja para la niñez, desde lo didáctico y los juegos, además de decorar eventos y cumpleaños.

Tiene un espacio físico en alianza con otras emprendedoras de Novedades Wica, de artesanía y madera, y Carrete, que emplea mayormente el fieltro, para títeres y muñecos.

Vale es un negocio familiar, dedicado a la elaboración de mantequilla de maní, surgido del deseo de buscar una alimentación sana para su niña, sin azúcar ni sal y que envasan en pequeños frascos de compota reciclados y esterilizados, dijo Adriana Labrada, de 22 años, quien comparte el emprendimiento con la maternidad y los estudios universitarios.

Dalila Guevara, técnica en Economía, inició Asombrarte, un negocio de manualidades y artesanía hace casi dos años, cuando por la pandemia, al tener una niña pequeña, tuvo que dejar su trabajo.

“Comencé a hacer mis manualidades: juguetes y bisutería. Al inicio, fue un entretenimiento, pero ya luego, empecé a venderlas y conocí el mundo de internet, el mundo del emprendimiento cubano y he seguido creando”, declaró. (2022)

Comment here

Accesibilidad