Lupita Ramos Ponce

Coordenada

411 Vistas

• Violencia de Estado contra las mujeres en Jalisco.

No se equivoquen diputados.

Lupita Ramos

SemMéxico, 24 enero 2019.- Antes de tomar protesta como Gobernador Constitucional del Estado de Jalisco, el C. Enrique Alfaro Ramírez, anunciaba la creación de la Secretaría de Igualdad Sustantiva y la posibilidad de extinción del Instituto Jalisciense de las Mujeres. Ante el rechazo público de las organizaciones de la sociedad civil, postergó algunas semanas la decisión, para supuestamente abrir un proceso de diálogo con la ciudadanía.

Sin existir tal proceso de diálogo ni la realización de mesas de trabajo con la sociedad civil que permitieran una discusión respetuosa, el pasado viernes 18 de enero, en medio del conflicto en el estado por abastecimiento de la gasolina y los reclamos de Enrique Alfaro al gobierno federal por el suministro del combustible para el Estado, aprovechando la coyuntura política del desconcierto, decide presentar el hoy gobernador ante el Congreso del estado de Jalisco la Iniciativa de Decreto que abroga la Ley del Instituto Jalisciense de las Mujeres y extingue el organismo público descentralizado denominado Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM).

Sin duda, este es otro acto más de violencia política, de violencia institucional y de violencia de Estado contra las mujeres en el Estado de Jalisco. El borramiento institucional de las mujeres significa un grave retroceso al pasar de ser titulares como sujetas políticas de sus derechos a formar parte de una Secretaría que atiende diversos grupos sociales que regresan al paquete de “grupos vulnerables”.

Desaparecer una institución que fue creada cumpliendo acuerdos internacionales de Naciones Unidas, especialmente del Comité CEDAW, implica que el Estado Mexicano tenga que rendir cuentas a nivel internacional sobre este acto que violenta institucionalmente a las mujeres jaliscienses.

Pasar a la bolsa común de los problemas sociales que requieren ser atendidos, fusionar objetivos específicos de las mujeres en un paquete amplio de necesidades sociales, privar de autonomía de gestión y presupuestaria a un órgano rector específico de las políticas públicas que busquen el adelanto pleno de las mujeres, que abatan las brechas de desigualdad y que erradiquen las violencias de género y feminicidio, significa sin lugar a dudas, un atentado contra las mujeres jaliscienses y sus derechos.

El discurso simulador de Enrique Alfaro, de Bárbara Casillas, de Fela Pelayo y de Malena García, quienes señalan haber tenido mesas de trabajo con la sociedad civil y tomar decisiones consensadas, enrarecen aún más la iniciativa que se envuelve en discursos institucionales mentirosos. Ahora la discusión se encuentra en la cancha del Congreso de Jalisco, ojalá en las legisladoras y legisladores del Congreso del Estado, sobre todo de Movimiento Ciudadano, prive la congruencia ética política de su compañera de partido, la diputada federal Martha Tagle Martínez diputada integrante del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, quien presentó este miércoles al pleno de la Comisión Permanente, una proposición con punto de acuerdo, para garantizar los derechos humanos de las mujeres jaliscienses.

Hace un llamado al Gobernador, C. Enrique Alfaro y al Congreso del estado de Jalisco a hacer lo políticamente correcto, es decir a garantizar los derechos humanos de las mujeres y evitar la desaparición del Instituto Jalisciense como mecanismo de adelanto que tiene en las Mujeres a las Sujetas políticas titulares de esos derechos. No te equivoques Enrique. No se equivoquen diputados de Movimiento Ciudadano. No den la espalda a las Mujeres de Jalisco, no cometan Violencia de Estado.

lupitaramosponce@gmail.com

@lupitaramosponce

Comment here

Accesibilidad