Internacional

¿Cuál ha sido el papel de las mujeres en los cómics?

241 Vistas

Las mujeres en los cómics siempre tenían un papel secundario. Por ejemplo, Luisa Lane es la eterna novia de Superman. Un día apareció la Mujer Maravilla y la historia cambió

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, de 16 julio,2021.- Esta súper heroína nació en la década de los 40 del siglo XX y fue creada por William Moulton Marston. Se trata de una amazona que a su vez es una semidiosa. “Es como una Hércules en mujer”, explicó en entrevista Javier Espino Martin, investigador del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM.

Su creador tenía una relación poligámica con su esposa y su amante, y a su vez, ellas hacían pareja. “Se trataba de un trío, una relación bastante escandalosa para la época”, resaltó el académico universitario.


No obstante, Moulton Marston se inspiró en sus dos mujeres para crear este personaje.

“Quizás se trata de la primera heroína feminista, porque representa una serie de valores de las mujeres que antes no figuraban en los cómics convencionales”

En la década de los 30, los personajes femeninos de los cómics se manejaban de acuerdo a la época, la mujer siempre quería andar con el “chico guapo” y luego casarse. “Era muy propio de la moral puritana de la época en Estados Unidos y en general del mundo occidental”.

Moulton Marston crea de manera innovadora un personaje femenino que se vale por sí misma, de carácter sólido y sobre todo sin una dependencia de un hombre para salvar al mundo.

De hecho, es ella quien elige a su futuro novio, el coronel Trevor, un aviador que se estrella en la Isla Paraíso. “Luego, la Mujer Maravilla se dirige a Estados Unidos y empieza con un papel de Superman, pero en mujer”.

Cuando su novio muere es una forma de reivindicar que esta heroína no necesita de un hombre para realizarse y ser feliz. “Podría tenerlo o no tenerlo y ella sigue siendo la Mujer Maravilla”.

De hecho, si al final ella se quedara con su novio sería como reforzar la idea de la mujer en los años 40: casarse para ser feliz.

“El matar a Trevor es destacar que no necesita de un hombre a su lado, aunque no olvidemos que en los cómics un personaje nunca muere, porque de una u otra forma los guionistas lo reviven”

Además de ser un cómic feminista tiene el encanto de los elementos mitológicos con personajes de esta índole. Por ejemplo, su eterno enemigo Ares, el dios de la guerra.

Su legado

Aunque en la década de los 40 surgió la Mujer Maravilla, los personajes femeninos no protagonizaron los cómics hasta la época de los 70 u 80, cuando se desarrollaron personajes como la Valquiria de Marvel.

Esta heroína podría considerarse la contrapartida de la Mujer Maravilla en la mitología nórdica. También es considerada una semidiosa y su encanto proviene al ser la encargada de recoger las almas de los guerreros para llevarlas al Valhalla.

“En algún momento, esta heroína se volvió tan digna que ocupó el lugar del dios Thor”

Otro ejemplo es la serie creada por Jason Aaron, quien concibe una historia donde Thor deja de ser digno y su novia Jane toma su lugar y se convierte en una versión de Thor, pero en mujer.

Karen Berger, una heroína de Vértigo

En el mundo de los cómics se habla poco de Karen Berger, creadora de Vértigo, una línea de DC Cómics que además revolucionó el mundo de las historias en papel.

Esta editora desarrolló los cómics hasta llevarlos a un grado de adultos, a un plano filosófico. De ahí surgen Sadman, Watchmen, Swamp Thing, entre otros.

“Se trata de un formato que puede competir perfectamente con la alta literatura, por lo menos en el género súper heroico”

Berger fue una visionaria que impulsó guionistas formidables durante la década de los 80 y 90, hasta el 2000. Ellos desarrollaron personajes en historias magníficas, con matices culturales, literarios, históricos y hasta del mundo del entretenimiento.

“Llevó al cómic a un nivel canónico, casi como la épica homérica o la tragedia shakesperiana, claro todo en un contexto de la cultura pop, no vamos a negarlo”, concluyó.

Foto: Archivo.

Comment here

Accesibilidad