Mujeres

Demandan mujeres ser consideradas en programas de apoyo financiero

825 Vistas
  • En carta pública destacan los efectos de la crisis, cuando el cuerpo labora sin descanso ni efectiva remuneración
  • No queremos perder lo construido ni quedar al margen del rescate económico

Lorena Vaniezcot

SemMéxico, Oaxaca, 17 de abril, 2020.- Cerca de un centenar de mujeres, feministas y sujetos productivos solicitaron ser consideradas dentro de la población susceptible para la obtención de recursos económicos, crediticios, becas, recursos alimentarios, tecnológicos, y/o de capacitación, de acuerdo a las necesidades y demandas específicas de cada una, como parte del Programa de Incentivos y Apoyos para la Estabilidad Económica, presentado por el Gobernador Alejandro Murat ante la emergencia sanitaria.

En una carta dirigida al mandatario estatal explican que las mujeres estamos insertas en todos los espacios y cadena productiva de la actividad económica del estado, y sostenedoras de la vida y la economía de cuidados (trabajo doméstico no remunerado que en el 2018 representó el 23.5 % del Producto Interno Bruto nacional de acuerdo con el INEGI).

La carta inicia con una cita de la CEPAL sobre cómo la mayoría de las mujeres trabajan en la economía informal, donde el seguro médico es prácticamente inexistente o inadecuado y los ingresos no están garantizados. Como no son destinatarias de los rescates, dependen financieramente de ellas mismas. Para muchas de las mujeres, esto no se trata solo de una cuestión sanitaria; sino de la desigualdad de género (unwomen.org/ONU 09-marzo-2020)

Se trata de mujeres empresarias, emprendedoras, productoras de bienes y servicios, de alimentos y productos del campo, dedicadas a la transformación, industrialización, comercialización, educación para la salud, el consumo sano y responsable, artesanas, organizadas en colectivas, cooperativas, agrupaciones de la sociedad civil organizada que se ven impactadas por las medidas de prevención ante la pandemia de COVID 19.

Explican al mandatario que de acuerdo con la CEPAL, el trabajo de las mujeres no remunerado representa el 23.5 % del PIB y que en todo el mundo, las mujeres representan el 70 % de quienes trabajan en los sectores sanitarios y sociales, y hacen el triple del trabajo de cuidados no remunerado en comparación con los hombres. 

Recuerdan en buena parte de la infraestructura y cadena productiva económica local generadora de bienes y servicios, se encuentra sostenida por una amplia población de mujeres quienes realizan actividades y triples jornadas, de manera multifuncional y diversa, dentro de la economía clasificada como “formal”, “no formal” e “informal”, sin que por ello abandonen la triple jornada llamada “economía de cuidados”.

Las medidas sanitarias adoptadas como el #QuédateEnCasa, ha provocado un nivel de desprotección que atenta contra la esencial dignidad y seguridad humana en su más amplio sentido, hablando de vida comunitaria, relaciones económicas, núcleo familiar y poblaciones vulnerables, cada “hogar” deberá vérselas para implementar dichas medidas, de acuerdo a sus necesidades, con trabajo o sin el, con ingresos económicos o sin ellos, respetando la política sanitaria del #QuédateEnCasa, y ello, el “qué” y el “como”, va de la mano de lo que cada hogar, cada jefa de familia, pueda pagar y sostener

La carta firmada por más de setenta mujeres señala que el aislamiento impuesto mantiene cerrados los espacios de comercialización de sus productos: artesanales, sanos, frescos, producidos por oaxaqueñas, pequeñas empresas familiares, PYMES, cooperativas, colectivas, etc., provocando una pérdida incalculable, cuando la mercancía es perecedera; cuando es material artesanal, que se maltrata, rompe, desgasta; cuando se paga transporte y acarreo, renta, luz, gas, agua, permisos.

Y hacen hincapié en los efectos de la crisis, cuando el cuerpo labora sin descanso ni efectiva remuneración, “una crisis de la condición humana, que no viven -en estas dimensiones- los grandes supermercados de cadenas nacionales y/o trasnacionales, quienes tienen preeminencia para seguir funcionando y abiertos al público”.

Crisis de “enormes proporciones” que enfrentan las mujeres empresarias, artesanas, comercializadoras, promotoras, productoras de bienes y servicios, jefas de familia por dos razones:

La primera porque la economía depende del flujo de ingreso diario y segundo porque nos enfrenta de manera obligada a tomar la terrible determinación, a sabiendas de sus consecuencias, de abandonar el trabajo remunerado, dejar de salir a vender, o dejar de producir, o dejar de ir a trabajar, para dedicar ese tiempo a permanecer dentro de casa y dedicarnos al cuidado de las hijas(os) y personas mayores, atender labores de la casa, a ocuparnos de la responsabilidad y la vigilancia de esa familia, que no salga a la calle, vigilar el cumplimiento del #QuédateEnCasa.

Qué el principal desafío de quienes esto suscriben es no formar parte de las próximas estadísticas/cifras de la población más precarizada (violentada económicamente) durante el tiempo que dure esta pandemia y política sanitaria.

Queremos, señalan, sostener nuestra economía local/familiar, no perder lo ya construido, ni quedar al margen de las presentes políticas gubernamentales del rescate económico emergente planteado en días pasados por el gobernador Murat Hinojosa y podamos estar en posibilidades de enfrentar, con dignidad, estabilidad emocional y las menores pérdidas, esta crisis de alcance mundial.

Quienes firman esta carta demandan su inclusión en las acciones de política pública en el ámbito financiero planteado por el gobierno como un programa de rescate emergente, para contar con recursos económicos y/o apoyos necesarios para el sostenimiento de nuestra actividad económica/productiva, y por consiguiente de nuestro núcleo familiar, que impacte, por añadidura, en atenuar –mínimamente- la violencia/tensión en la pareja que por una evidente falta de corresponsabilidad de género e inequitativa distribución del tiempo, poder y economía, se ha exacerbado, monstruosamente, con la implementación del #QuédateEnCasa.

Luego agregan que del programa anunciado por el gobernador no existe una convocatoria pública ni se conocen las reglas de operación y lineamientos para acceder a los programas anunciados por el mandatario oaxaqueño: como el fondo de 100 millones de pesos para preservar fuentes de empleo, créditos en condiciones preferenciales; el crédito a través de BanOaxaca para generar liquidez; el programa temporal de empleo para pagar/cubrir actividades laborales al 50 %.

Así como el Becate para capacitación de trabajadoras inactivas; la Plataforma en Línea para la comercialización en línea de nuestros productos; el programa de descuento de impuesto a la nómina y el programa de apoyo del DIF. De canastas alimentarias para nuestras familias.

La carta es suscrita, entre otras por Laura Susana Chía Pérez, Erika Lilí Díaz Cruz, Aurea Ceja Albanés, Lidia Gaspar, Guadalupe Reyes y setenta firmas más.

SEM/lv/sj

Comment here

Accesibilidad