Congreso

Diputación de Yucatán vuelve a negar matrimonio igualitario

766 Vistas
  • Decepcionante resultado para la comunidad LGTB +
  • “No nos engañemos, en Yucatán ya existe el matrimonio igualitario», diputada

Lorena Castellanos Rincón.
SemMéxico, Mérida, Yuc., 15 julio 2019.- Con 15 votos en contra y nueve a favor, por segunda ocasión, la iniciativa del matrimonio igualitario es desechada por los diputados de Yucatán.

Tal como sucedió el pasado 10 de abril pasado, y con el mismo resultado de las votaciones, las y los legisladores del Congreso de Yucatán no aprobaron la iniciativa que propone modificar la Constitución de la entidad, para que deje de considerarse al matrimonio como una institución conformada únicamente por un hombre y una mujer.

Luego del decepcionante resultado para la comunidad LGBT+ de hace tres meses, la iniciativa regresó a la Comisión de Puntos Constitucionales el pasado jueves, donde fue aprobada por mayoría de votos para ser presentada este lunes en el Salón del Pleno.

Una vez circulada esta información, tanto los grupos a favor como los grupos conservadores se organizaron para llegar desde temprano al recinto del Poder Legislativo y ocupar un lugar para presenciar lo que pudo haber sido un cambio histórico en Yucatán.

Representantes de ambos grupos comenzaron a llegar alrededor de las 6:00 a.m., a pesar de que la sesión estaba programada para las 11:00, solo que, en esta ocasión, los números fueron un poco más parejos, habiendo una cantidad similar de representantes de los grupos “ProFamilia” y de personas sosteniendo banderas de colores, cada uno con carteles que demostraban los ideales de su causa.

Mientras esperaban la llegada de las y los diputados, miembros de la comunidad LGBT+ comenzaron a cantar consignas, tales como “Iglesia, Estado, asuntos separados”, y la famosa canción “A quién le importa”.

Poco después de las 11:30 de esta mañana comenzó la sesión, y, una vez resueltos otros asuntos que se encontraban en la orden del día, llegó el momento de discutir por segunda ocasión la iniciativa que permitiría que personas del mismo sexo pudieran casarse libremente en Yucatán, sin necesidad de recurrir a un juicio de amparo.

El diputado presidente de la Mesa Directiva, Enrique Castillo Ruz abrió el micrófono para que las o los legisladores se manifestaran a favor o en contra de la propuesta, siendo Silvia López Escoffié, de Movimiento Ciudadano, la única que alzó la mano para pasar a la tribuna.

Con un discurso abiertamente a favor de la iniciativa, la diputada aseguró que el matrimonio igualitario ya existe en Yucatán, sin embargo, se tiene que acceder a un juicio de amparo más costoso para lograrlo.

“No nos engañemos, en Yucatán ya existe el matrimonio igualitario, simplemente que queremos que las reglas se redefinan para que sea lo mismo para todos. ¿Por qué se tienen que amparar cuando es un derecho humano? Ya déjense de odios y de estar en confrontaciones, solo queremos una ley que armonice a la sociedad y que cada quién… respete las diferentes maneras de pensar”, aseveró.

Asimismo, citó que la nuestra Carta Magna establece en su artículo I que “todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos de esta Constitución y en los tratados internacionales”, y recordó que tanto la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), como la estatal, emitieron recomendaciones al Congreso del Estado a fin de lograr la aprobación de la iniciativa.

Por último, pidió a sus homólogos no tirar la piedra y esconder la mano al momento de votar, y los invitó a emitir sus votos de manera abierta, como lo hacen “en todas las sesiones.

Sin embargo, la historia se repitió. Luego de la intervención de Silvia López, ningún otro diputado subió a tribuna para manifestarse a favor o en contra de la propuesta, así que, posterior a ello, Castillo Ruz, miembro de la bancada priista mencionó que la votación se haría por medio de cédula, es decir en secreto.

Ante tal declaración, Milagros Romero Bastarrachea de Movimiento Ciudadano, tomó la palabra y externó al presidente de la Mesa Directiva que no encontraba argumento legal que respaldara su decisión, por lo que la votación debería ser abierta.

En respuesta, Castillo Ruz se cobijó en el Artículo 104 del Reglamento de Ley de Gobierno del Poder Legislativo, argumentando que, debido a diversas amenazas que han recibido las y los diputados, lo mejor sería realizar la votación por cédula, para proteger la integridad de cada uno de ellos, pero la legisladora indicó que «no existe ningún artículo que a usted le faculte hacer lo que está haciendo».

Asimismo, Alejandro Cuevas Mena del PRD, y Luis María Aguilar de Nueva Alianza, tomaron una postura similar a la de Romero Bastarrachea, argumentando que, no hubo amenazas ni intimidaciones hacia ninguno de los diputados, por lo que la votación secreta no tenía lugar.

No obstante, Castillo Ruz llamó a un receso para discutir el tema, y luego de 15 minutos, regresaron con la misma postura: depositar los votos de manera anónima en una urna.

Y a pesar de que la diputada priista Karla Franco Blanco, declaró al principio de la discusión que su bancada no tiene línea, y cada uno podría votar de la manera en que considerara, el resultado fue exactamente el mismo que el de la asamblea del 10 de abril, 15 votos a favor y nueve en contra, por lo que la iniciativa, al no obtener las dos terceras partes de la aprobación del Congreso, fue desechada inmediatamente.

SEM/lc/sj

Comment here

Accesibilidad