Periodistas

Director de la agencia de noticias Quadratin-Chiapas decide irse de México

345 Vistas

Gabriela Coutiño 

SemMéxico, Tuxtla Gutiérrez, Chis. 6 junio de 2022.- Los periodistas Juan De Dios García Davish y María de Jesús Peters Pino decidieron abandonar el país, después de recibir amenazas de muerte en las últimas semanas, y ante la falta de respuesta de las autoridades, que no han podido garantizarles su seguridad. 

El suceso que empujó a la pareja de comunicadores que residen en la ciudad fronteriza de Tapachula, a tomar esta decisión fue una llamada telefónica que Juan de Dios recibió el pasado 13 de mayo, donde un sujeto que se identificó como Arturo Valencia Díaz, lo amenazó de muerte. 

“Recibí una llamada muy fuerte, muy impactante donde un supuesto miembro del crimen organizado de uno de los tantos carteles que hay en México, que se identificó como Arturo Valencia Diaz me amenazó de muerte, me amenazó con matar a mi familia, a mis hijos, sino llegaba a un acuerdo económico con ellos, sino daba la cooperación”, subrayó. 

Juan de Dios detalló que el sujeto argumentó que se estaba acercándose de forma civilizada, pero fue muy preciso en decirle que en caso de que no aceptara, iban a matar a su familia e iban afectarlo físicamente. 

García Davish, que dirige la agencia de noticias Quadratín-Chiapas y su esposa Peters Pino, corresponsal del periódico El Universal en la frontera sur, señalaron que denunciaron los hechos ante la Fiscalía de Derechos Humanos de la Fiscalía General estatal y que la agente del ministerio público, Elena Guadalupe Pineda Palacios, emitió medidas cautelares, que no se cumplieron.

“Pasaron policías nada más un día, y a los dos o tres días vino ella personalmente con otros policías estatales, nada más para que le firmara, y se fueron, hasta ahorita, no ha venido nadie más. La Guardia Nacional este sábado se puso en contacto conmigo, me hablaron para decirme que iban a estar haciendo rondines, patrullajes, pero no ha pasado nadie, no ha venido nadie a mi domicilio”, manifestó en entrevista. 

Lo anterior dijo García Davish, “me tiene destrozado, mentalmente psicológicamente estoy tronado. Sigo recibiendo llamadas, aunque ya no hay amenazas, me llaman y cuelgan, de esas llamadas recibo ocasionalmente dos o tres llamadas, no contestan, se quedan 10 o 15 segundos en la línea y cuelgan, y pues todo esto me tiene destrozado”. 

Relató que después de unos días, la Fiscalía de Derechos Humanos, le notificó que se declaraba incompetente y su caso lo llevaría la Fiscalía General de la República (FGR), pero la dependencia no ha tenido ningún acercamiento, y ni le han tomado su declaración.

Luego que denunciara públicamente los hechos, el periodista explicó que se comunicó con él el director del Mecanismo de Protección a Periodistas de la Secretaría de Gobernación, Julio César Gallegos Estrada.  

“Le dije que no tenia confianza en el mecanismo, que para mí era un club de amigos, el me pidió confianza; de su oficina me han hablado en tres ocasiones, me han dicho que tengo que iniciar los trámites, pero nada más”. 

“La verdad yo no tengo confianza, no tengo confianza en la Fiscalía, no tengo confianza en el gobierno de Chiapas, no se ha resuelto el caso de los compañeros Fredy López Arévalo, asesinado en octubre de 2021, el de Mario Gómez en 2018, estos casos siguen en la impunidad.  No hay nada que venga y que me diga: se va investigar”.

García Davish y Peters Pino cuentan con una larga trayectoria periodística, lo mismo cubren el fenómeno migratorio de la frontera sur y los éxodos masivos, que los conflictos armados e intercomunitarios en las regiones indígenas de Chiapas.    

Juan De Dios relata que desde 2012 ha venido presentando denuncias por amenazas que ha recibido por su labor periodística, “se han abierto carpetas de investigación, pero nunca ha habido una investigación, no hay capacidad en la Fiscalía. Además yo no descarto que gente del mismo gobierno de esta administración, pudiera estar tratando de intimidarme”.

Aseguró que desconoce de dónde vengan las amenazas, “pero no me puedo sentarme a esperar que las consumen; no hay ninguna garantía de mi vida y la de mi familia. No hay siquiera certeza que el gobierno esté haciendo algo, es mi miedo”. 

A lo largo de los años de trabajo periodístico García Davish, recuerda que en 2012 fue agredido y golpeado junto con su esposa María de Jesús Peters, cuando cubrían un conflicto poselectoral en el municipio de Motozintla en la región de la sierra de Chiapas.

“Ahí me detuvieron, me golpearon, me quitaron mi equipo de trabajo, golpearon a Mary también; se metieron a la cárcel a los policías, tengo entendido que ya salieron, pero así como ese caso he denunciado explotación de niños indígenas en las plantaciones de café, he publicado denuncias a integrantes del Instituto Nacional de Migración por corrupción, sus abusos, violaciones a los derechos humanos de los migrantes. He denunciado a policías municipales se dedicaban a la explotación de menores centroamericanas”, entre tantos otros. 

Comment here

Accesibilidad