Internacional

Ecos de la Conferencia Regional sobre la Mujer en Buenos Aires

338 Vistas

Los cuidados son un trabajo, una necesidad y un derecho

Gobiernos deben establecer un Sistema Nacional de Cuidados

 Dixie Edith/enviada

SemMéxico/Semlac, Buenos Aires, Argentina, 13 de noviembre, 2022.-  Los derechos de todas las personas a vivir en sociedades del cuidado, con enfoques de género, derechos, interseccionalidad e interculturalidad, quedaron recogidos en el Compromiso de Buenos Aires,  resultado de  los debates y aportes de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de Cepal, concluida el 11 de noviembre en la capital argentina.

“Recién empieza esto”, dijo a SemMéxico/SEMlac María Noel Vaeza, directora regional para las Américas y el Caribe de ONUMujeres, minutos después de concluida la cita regional. 

“Ha sido maravilloso poner los cuidados al centro, avanzar para derribar al patriarcado de una vez, terminar con la división sexual del trabajo y poner en el centro la labor que tenemos que hacer para crear sistemas integrales de cuidados. Duro el camino, pero ha sido fantástico”, agregó Noel Vaeza.

El documento aprobado resume, en 54 puntos y varias disposiciones especiales, los cinco días de debates. Reconoce “el cuidado como un derecho de las personas a cuidar, a ser cuidadas y a ejercer el autocuidado sobre la base de los principios de igualdad, universalidad y corresponsabilidad social y de género”.

Por tanto, se trata de “una responsabilidad que debe ser compartida por las personas de todos los sectores de la sociedad, las familias, las comunidades, las empresas y el Estado”, precisa el texto final de la conferencia.

“El Compromiso de Buenos Aires es realmente un documento muy completo, que recoge gran parte -y avanza- sobre los debates que hace mucho tiempo estamos teniendo en la sociedad civil sobre el derecho al cuidado y su vínculo y relación íntima con los derechos de las mujeres”, dijo a SemMéxico/SEMlac Clyde Soto, psicóloga y feminista paraguaya.

“Creo que vamos a tener que estudiarlo mucho y mantenerlo como cabecera, a fin de aprovecharlo íntegramente y poder también hacer incidencia ante los diversos estados de la región para que se cumpla, para que no sea un documento perdido y sí un documento vivo, que marque el rumbo”, agregó Soto.

El desafío de la corresponsabilidad

Previo a la sesión de clausura de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer, un debate centró las miradas en las aristas múltiples de la corresponsabilidad necesaria para sistemas integrales de cuidados.

Bajo la conducción de Doris García Paredes, ministra de la Secretaría de Estado en el Despacho de Asuntos de la Mujer de Honduras, la discusión tomó como eje central la articulación de todos los elementos que intervienen en los sistemas de cuidado.

Ana María Baiardi, gerenta de Género, Inclusión y Diversidad de la Vicepresidencia Corporativa de Programación Estratégica del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), consideró que no existe demasiado disenso acerca de cuáles son las políticas que deben aplicarse para avanzar hacia la corresponsabilidad.

“Se requieren políticas integrales que ofrezcan servicios de cuidado para diferentes poblaciones”, aseguró.

En su opinión, hay que hacerse dos preguntas: ¿cómo implementar políticas de cuidado que logren equilibrio entre calidad de cuidado, protección de derechos y respeto a necesidades particulares de cuidadoras y cuidadores?, y ¿cómo identificar y mitigar riesgos de factibilidad y sostenibilidad de estas políticas?

Según Karina Batthyány, directora ejecutiva del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), cuando hablamos de corresponsabilidad estamos hablando directamente de los sistemas integrales de cuidado y eso implica el nivel político y el de las prácticas cotidianas, que pretenden cuestionar cómo se reparte el cuidado entre Estado, familias, mercado y sociedad civil.

El análisis debe posicionarse desde perspectivas de género y de generaciones y en dos niveles: el micro, que alude a las prácticas cotidianas y el macro, que es absolutamente determinante y alude a la responsabilidad de los Estados. Colocar el análisis en el nivel macro implica directamente hablar de políticas públicas de cuidado. Tenemos, entonces, que retomar la idea el cuidado como un derecho, señaló.

“Se ha hablado mucho de las tres erres en torno a los cuidados: reconocer, reducir, redistribuir, pero más que tres ya van como por cinco si se agrega reformular y revalorizar”, comentó Batthyány.

Insumos para no perder el rumbo

En la sesión de clausura de la XV Conferencia participaron Noel Vaeza, Raúl García-Buchaca, secretario ejecutivo adjunto para Administración y Análisis de Programas de la Cepal; Ayelén Mazzina, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Argentina; y Amina J. Mohammed, vicesecretaria General de las Naciones Unidas, quien participó de manera virtual.

García-Buchaca reconoció el aporte esencial de las mujeres y los movimientos feministas para llegar hasta estos debates.

La XV Conferencia aporta, además, tres documentos programáticos esenciales para avanzar hacia sistemas de cuidados, “una hoja de ruta para transitar a un nuevo modelo de desarrollo inclusivo y con los cuidados al centro”, dijo García-Buchacha

Así, quedan como insumos para el trabajo el documento de posición La sociedad del cuidado: horizonte para una recuperación sostenible con igualdad de género y la publicación Romper el silencio estadístico para alcanzar la igualdad de género en 2030: aplicación del eje sobre sistemas de información de la Estrategia de Montevideo para la Implementación de la Agenda Regional de Género en el Marco del Desarrollo Sostenible hacia 2030, ambos de Cepal.

Además, el informe El financiamiento de los sistemas y políticas de cuidados en América Latina y el Caribe: aportes para una recuperación sostenible con igualdad de género, elaborado de manera conjunta por Cepal y ONU Mujeres.

Desde la convicción de renovar nuestras reflexiones a partir de las crisis en cascada que nos interpelan, es que la CEPAL propone continuar con los esfuerzos feministas de transformación y un profundo cambio civilizatorio: la sociedad del cuidado”, dijo García-Buchaca

Nos mueve el sueño de una región más inclusiva, más plural y más feminista, agregó el funcionario de Cepal.

Noel Vaeza, en tanto, felicitó al plenario porque “ahora tenemos una hoja de ruta para transitar a un nuevo modelo de desarrollo inclusivo y con los cuidados al centro”.

“Tenemos que seguir esa revolución cultural hacia la corresponsabilidad. Este compromiso prueba que se pueden lograr consensos. Ahora tenemos que trabajar en el ‘cómo’ lo implementamos”, remarcó la directora regional de ONUMujeres.

Por su parte, Ayelén Mazzina, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Argentina y presidenta de la XV Conferencia, agradeció a las feministas posicionar que los cuidados son un trabajo, una necesidad y un derecho.

“Nada muestra tanto la injusticia de género como la división sexual del trabajo”, aseveró Mazzina y agregó que es momento de políticas integrales y audaces.

Para Soto, “tanto durante la lectura del documento final como durante toda la conferencia, hubo un reconocimiento explícito e insistente al rol que hemos jugado desde las organizaciones de la sociedad civil para llegar a formular este conjunto de conocimientos, convicciones y compromisos en torno a transformar lo que siempre fue visto como una obligación ‘natural’ de las mujeres”, dijo a SEMlac.

El ciclo que comienza

Más de 1.100 personas participaron de lo que se considera como el principal foro intergubernamental regional de las Naciones Unidas sobre los derechos de las mujeres y la igualdad de género, que justo este año celebra su 45 aniversario.

Delegadas y delegados de 30 de países de América Latina y Caribe y otras regiones; representantes de 17 agencias de las Naciones Unidas y de 14 organismos intergubernamentales; parlamentarias de 15 países de la región y más de 750 integrantes de la sociedad civil visibilizaron la responsabilidad de los Estados ante las políticas de cuidado y la necesidad de avanzar hacia sistemas de corresponsabilidad.

En ese camino, el documento final llamó a “adoptar marcos normativos que garanticen el derecho al cuidado a través de la implementación de políticas y sistemas integrales de cuidado desde las perspectivas de género, interseccionalidad, interculturalidad y derechos humanos, y que incluyan políticas articuladas sobre el tiempo, los recursos, las prestaciones y los servicios públicos universales y de calidad en el territorio”.

Igualmente, reconoció la necesidad de garantizar recursos para el financiamiento de los cuidados, a la vez de implementar políticas fiscales diferenciadas para favorecer la corresponsabilidad.

Visibiliza también otros temas, como la protección del planeta y su diversidad; el acceso a la salud sexual y reproductiva; la eliminación del matrimonio infantil y la violencia de género; la protección de los derechos de las trabajadoras domésticas y el reconocimiento de la importancia de la autonomía e independencia individual de las personas con discapacidad.

Aplausos atronadores del plenario recibió el reclamo a la legalización del aborto y la no discriminación de las poblaciones LGTBIQ+, así como a la protección de las luchadoras por los derechos humanos y la salud del medio ambiente.

Durante la clausura se anunció que la XVI Conferencia será en México, en 2025, y Cuba está entre los países que integran la mesa directiva para el próximo periodo.

Música de María Elena Walsh, pañuelos feministas, junto a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo fueron parte del cierre de la XV Conferencia.

«La única lucha que se pierde es la que se abandona», afirmó Tati Almeida. reconocida activista argentina por los derechos humanos e integrante de las Madres de Plaza de Mayo.

Comment here

Accesibilidad