AmbigúCOLUMNASMartha Elba Torres Martínez

El reto de Amlo: cotos de poder del magisterio

530 Vistas

Más vale gobernador luchón, que agachón

Estancias infantiles se integrarán como OSC para acceder a programas

Martha Elba Torres

SemMéxico. 11 de abril 2019.- Como bálsamo a las profundas heridas, cayó en Michoacán el anuncio del Presidente de la recentralización de los servicios educativos y de salud, que de materializarse en el menor tiempo posible, abrirá un horizonte más alentador para las y los michoacanos.

La neta, despertó esperanzas, que el estado pueda sacudirse de una vez por todas, la monserga de la CNTE. Pero no es el único coto de poder, junto con el SNTE, que enfrentará López Obrador. Ahí le viene “la maestra” Elba Esther, con sus bolsos Louis Vuitton, Prada, Valentino, Chanel, Hermès, St. John, Gucci y Diane Von Fürstenberg, con valor de hasta 120 mil pesos, comprados -¡claro!- con las cuotas de los sindicalizados. ´Un pequeño lujo, pero creo que lo valgo´, el slogan muy de setentas.

Desde el pasado fin de semana que vino Amlo a darnos la ´buena´ nueva, el gobernador Silvano Aureoles no ha soltado el tema y aprovecha todos los espacios para agradecer la disposición del presidente López Obrador para aflojarle la soga a Michoacán, que por 30 años lo ha venido estrangulando: las minutas de la CNTE pactadas por sus antecesores.

Pero aceptar federalizar la nómina magisterial estatal (32 mil plazas), no es en sí, un mero acto de condescendencia, sino resultado de mucha astucia y gestión, por parte del michoacano. Y lo que son las cosas, ha sido el único gobernador que se le ha puesto al brinco al Presidente, pero con razones de peso: Michoacán.

Ha sido también el único, entre los estados que sufren el cáncer de la CNTE, que apretó tan duro el gasto, que ya no ni para un chicle. El despedidero de personal, recorte de programas, la austeridad a doble raya y sobre todo, la “mina de oro” que se le agota al magisterio, ha desatado campañas permanentes en su contra, en redes sociales y medios tradicionales. Lo bueno que se untó manteca y le vale.

Pero, bueno, ¿no está pagando desde febrero a Hacienda, 101 mdp de rédito por el préstamo de mil 230 mdp para entregárselos íntegros al magisterio, vía cheques?

En paralelo, están las controversias constitucionales en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por la figura del superdelegado y el retiro del convenio de descentralización educativa, y constitucionalistas serios le dan muchas probabilidades que se resuelvan a favor de Michoacán.

Entonces, lo que se veía como una abierta confrontación con el Presidente, que decantaría –según los que se dicen analistas- en una licencia del gobernador para retirarse del cargo, vino a beneficiar al estado. Por eso Aureoles anda feliz presumiendo la buena relación con López Obrador…

                                                                                              ***

Pero como del dicho al hecho, hay su buen trecho, ayer ya estaba el gobernador con su secretario de Educación, Alberto Frutis, en la SEP, para avanzar en el proceso de federalización de la nómina educativa de Michoacán. Entregó lo que tiene, diagnósticos, auditorías, inventarios, etc., para cotejar con las dependencias federales, e inicie cuanto antes el censo magisterial y se defina el status real de cada plaza. ¿Cuál es la prisa? Toda. La Tesorería tiene para pagar al magisterio sus sueldos y bonos, hasta junio. A partir de julio, comienza la parálisis administrativa. Hablamos de 8 mil millones de pesos que de dónde jodidos van a salir.

Pero en el ínter, la CNTE sigue en las mismas: en las calles, cobrando su quincena y las y los niños sin clases.

El pasado lunes inició la jornada de protestas contra la reforma educativa de López Obrador, porque sobre él, quieren los sindicatos el control de las plazas. De ahí sus cotos de poder. A ver cuánto aguanta el Presidente.

Porque sea la reforma del 2013 o la del 2019, la Coordinadora seguirá en las calles, con el otro frente de presión que ya le levanta “la maestra” Elba Esther, ofendida porque su sindicato “Maestros por México” se ha dejado arrebatar los espacios de lucha por la CNTE.

López Obrador, los gobernadores, piden a gritos que las bases magisteriales –1.7 millones de sindicalizados- se informen, analicen, evalúen la realidad del país, pero es imposible, porque lo que logran los “radicales” –como les dice Amlo-, los beneficia a todos y todas.

Luego de todo esto, ¿qué es mejor? ¿un gobernador luchón o agachón?…

                                                                                              ***

Por cierto, López Obrador ya no toca para nada el tema en las mañaneras, pero las estancias infantiles, como debía ser, van ganando terreno. Acompañadas de legisladores de oposición, como el PAN, en Chihuahua, Querétaro y próximamente en Michoacán, los amparos rinden frutos y la Secretaría del Bienestar tendrá que entregar el subsidio.

En paralelo y rescato la nota porque es importante, el Gobierno de Michoacán, a través de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh), asesora a maestras y madres trabajadoras para que se conformen como una asociación civil y se registren en el Padrón de Organizaciones de la Sociedad Civil. De este modo, tendrán acceso a programas de capacitación, actualización laboral y acceso a programas y proyectos para continuar operando.

A ver. Esto no me puedo sacudir del Presidente: su pinche terquedad –con perdón de la palabra-.

Lo que hizo con las estancias infantiles, es lo mismo que con el Aeropuerto de Texcoco. A huevo quiere sacar corrupción hasta debajo de las piedras, con tal de autoreafirmarse como el “sanador” de este país.

¿Qué hizo el 30 de enero pasado, con ya una cuenta muy larga de homicidios dolosos? Dijo: “Oficialmente ya no hay guerra” (contra el narco y todas las modalidades de crimen organizado).

“Nosotros queremos la paz”. Y ¡pas! ¡pas! Aquí está su paz.

El primer bimestre del año reportó cerca de 9 mil homicidios; el robo a casa-habitación está desbordado, ya no digamos los asaltos violentos, igual en calles semidesiertas, que en céntricas avenidas. En mi modesta familia, nadie se ha librado de un atraco el súpersusto.

Pensó –o más seguro, imaginó- que con los programas sociales “los pobres” ya no tendrían necesidad de delinquir. Pues ellos no, pero los malandracos se desataron porque ya no los van a perseguir, y si los atrapan, pues la justicia acusatoria los suelta al día siguiente.

Y todavía nos salen en la mañanera del lunes 8, con la chunga, de que el difuntito Juan Gabriel quiere audiencia con el Presidente, que porque no está muerto, fingió.

Mal momento para jaladas de esta naturaleza. Pero ¿qué tal que López Obrador sí le de audiencia y se tomen su buen vaso de agua de jamaica?

Comment here

Accesibilidad