Congreso

En redes sociales polémica por el Foro del Senado que quiere legalizar la gestación en vientres “prestados”

902 Vistas
  • Las senadoras se pronunciaron por regular la venta de vientres “para evitar conductas ilícitas”
  • Grupos feministas se oponen porque “no somos incubadoras” y hay un negocio detrás

Elda Montiel

SemMéxico, Cd. de México, 8 de abril 2022.- Para construir un marco legal y reglamentado de la gestación sustituta o el alquiler de vientres, para dar seguridad y certeza jurídica tanto a las parejas que desean ejercer su derecho a tener descendencia y a los infantes y a las mujeres prestan su cuerpo para ese fin, la presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Olga Sánchez Cordero inauguro el Foro “Hacia la regulación de la gestación sustituta”.

Enfatizó que la realidad social clama por una regulación respecto al también conocido como alquiler de vientres, porque ya se realiza en el país y al no tener normas claras pueden presentar conductas ilegales o ilícitas.

La secretaria de la Comisión de Salud, Sylvana Beltrones Sánchez, que al igual que la senadora Sánchez Cordero ya presentaron iniciativas por separado para regular las técnicas de reproducción asistida, dijo que México ocupa el tercer lugar en América Latina en utilizar estas técnicas de reproducción, por lo que no se debe tener una legislación prohibitiva pero que si fije los límites para que no se convierta el país en una “trata encubierta” y un destino de turismo reproductivo.

También dijo que de acuerdo al INEGI se estima en 2.6 millones de personas afectadas por infertilidad y que encuentra solución en técnicas de reproducción asistida. En su opinión regular en la Ley de Salud la reproducción asistida es un pendiente del Congreso Federal.

La senadora Sánchez Cordero destacó que es un tema polémico que se tenía que poner sobre la mesa, por lo que se realizan los foros de discusión para escuchar las diversas perspectivas y divergencias como las expresadas por grupos feministas, para considerar todos los riesgos, los aspectos médicos y jurídicos, la protección a las mujeres, las niñas y los niños y los aspectos de las violencias contra las mujeres.

Propuso, antes de inaugurar el Foro, que se abriera la discusión en dos temas, la gestación sustituta y la fertilización in vitro, aunque son diferentes se vinculan en el objetivo.

Argumentó que el 17 por ciento de las parejas sustitutas no pueden concebir y buscan desesperadamente el derecho a tener descendencia por lo que se someten a tratamientos increíbles y hasta dolorosos, en el caso de las mujeres por el bombardeo de hormonas cuando buscan concebir in vitro. 

Mientras que la presidenta de la Comisión de Salud, Margarita Valdez Martínez, aseguró “No estamos para imponer absolutamente nada ni en nuestra forma de pensar ni de vivir” pero explico que en su tarea de legislar es necesario encauzar y resolver todas las posturas para regular la gestación sustituta al que considero como un problema de salud pública, que durante muchos años no se ha querido abordar.

También hizo mención a la cantidad de mensajes recibidos en las redes antes y durante la realización del Foro en el que señalaba que en el Foro se favorecía a las empresas que se dedican a explotar a las mujeres y vender a los niños.

En estos mensajes se criticaba que la reunión fuera privada, en la Comisión de Salud del Senado, aunque se transmitió digitalmente. Destacaron los mensajes de la abogada y defensora de derechos humanos Teresa Ulloa Ziaurriuz, directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC) quien ha denunciado la industria de la reproducción reproductiva en México.

Quién cuestionó si se quieren regular o reglamentar los delitos de explotación de órganos y tráficos de bebes. Además, señalo que no es un tema de moral sino de derechos humanos y dignidad de las mujeres. También se refirió a que existen 30 mil niños en orfelinatos que pueden ser adoptados.

Las mujeres no somos incubadoras, tenemos derechos humanos: Ana Elena Contreras

En su participación Ana Elena Contreras de la colectiva Aquelarre Feminista, dijo, que estaban conscientes de ser la voz disidente y que participaron a pesar de que sentían por el nombre del Foro, que todo ya estaba pactado para la regulación de la gestación sustituta y solo las invitaron por cortesía.

La activista advirtió que espera que un gobierno de izquierda no les dé entrada a los extranjeros a explotar a las mujeres más precarizadas del país, porque la venta del vientre es igual a la venta del cuerpo por prostitución.

Al respecto la senadora Margarita Valdez Martínez, titular de la Comisión de Salud, aseguró que nada está pactado y se comprometió junto con las senadoras de las comisiones de Desarrollo y Bienestar Social, y de la Comisión para la Igualdad de Género, Marcela Mora Arellano y Martha Lucia Micher Camarena, respectivamente, a organizar más foros con el mismo tema, pero advirtió que sería ya en el mes de mayo porque el periodo legislativo está por terminar.

El Foro lo inicio el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Alberto Pérez Dayán, quien reconoció que la gestación sustituta es una importante asignatura pendiente que debe ser abordada por el Congreso para crear uniformidad en todo el país. En este tema, dijo, se deben tomar en cuenta no sólo los aspectos de carácter obstétrico, sino también los derechos familiares.  


Consideró que los legisladores federales pueden normar esta materia en la Ley General de Salud, en lo que corresponde a la participación médica en la manipulación genética y en lo que respecta a las consecuencias de carácter familiar en el Código Civil Federal. 

No somos incubadoras; protestan

Fue Ana Elena Contreras, activista de la colectiva Aquelarre Feminista, quien señaló que está claro que la reproducción asistida es para las personas que tienen problemas de salud. Mientras que el vientre de alquiler es igual a la prostitución y también a la mercantilización de los bebes por encargo que se ofrecen por catálogo o por internet.

A las senadoras que expresaron su temor a una mercantilización del cuerpo de las mujeres más pobres y a un turismo con fines reproductivos, les dijo que eso ya está operando en el país, que basta que se asomen a las redes sociales donde se ofrecen “playa, sol y bebes” por 500 mil o 700 mil pesos como en Cancún, donde la gestación por sustitución está prohibida.  Aun así, los costos son la mitad de lo que cuesta en Estados Unidos. También, dijo esto ya está en Ciudad de México y la entrega del bebé se hace en Tabasco donde se permite la gestación por sustitución.

Con datos de (CATWLAC alrededor de 5mil años anualmente son vendidos al extranjero por internet. Tan solo en 2018 las ganancias por vientres de alquiler se estimaban en 6 mil millones de dólares y se estima que en algunos años pueda llegar a 27 mil millones de dólares.

Finalmente señalo que las mujeres somos personas, no cosas, ni incubadoras, y que como tal tenemos derechos humanos.  

Por otra parte, Maria Luisa Sánchez Fuentes, consultora en salud y derechos reproductivos, y asesora de la Clínica Medieg Servicios Integrales de la Salud Sexual y reproductiva señaló que cuando las personas no pueden acceder a procrear de forma natural surge el derecho a elegir una reproducción asistida. Sostiene que esto debe ser regulado porque si no se cae en la clandestinidad y lo podemos ver qué hay de por medio un contrato en las diversas redes sociales.

También se refirió a que existe peligro cuando esta gestación subrogada se reviste de altruicidad, porque sabemos que si existe la necesidad económica por las personas que prestan su vientre. Sostiene que hay que democratizar el acceso a las técnicas de reproducción asistida porque solo unas cuantas manos tienen los recursos para un proceso largo.

Abundó que en los casos de gestación por sustitución se pone en mayor vulnerabilidad a las niñas y los niños que puede desembocar en una adopción ilegal o venta.  Sin embargo, sostuvo que no avanzar en la regulación sería un error.

También estuvo presente como miembro de la Comisión de Salud, la senadora Lily Téllez,     

Comment here

Accesibilidad