Internacional

Frente a los fundamentalismos, lo fundamental es la gente

526 Vistas

* Asamblea Feminista de Madrid definen un feminismo inclusivo, anticapitalista, antirracista

* Analizan de lo que la covid ha supuesto para las mujeres y para el movimiento feminista

Gloria López

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, 19 febrero 2022.- Hoy han comenzado los encuentros sobre fundamentalismos organizados por Medicusmundi Gipuzkoa en Donostia, un espacio pensado para analizar el contexto político actual y el papel que siguen jugando hoy día los fundamentalismos en la vulneración de las libertades y derechos de las personas, concretamente de las mujeres y de manera especial en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos.

 “Entendemos los fundamentalismos en sus múltiples expresiones culturales, religiosas, económicas o políticas que defienden el pensamiento único e inmutable como norma para la sociedad,” encuadran desde la organización. “En el contexto actual de crisis sanitaria hemos podido comprobar que nunca lo local fue tan global ni lo global tan local. Diariamente somos testigos de una creciente y vergonzosa inequidad global y de un contexto mundial de grandes polarizaciones, donde las extremas derechas manifiestan claros elementos comunes a través de la defensa a ultranza de políticas anti-género, racistas, anti ecologistas y abiertamente contrarias a las libertades y derechos conquistados en las últimas décadas por las mujeres y por el colectivo LGTBIQ+”.

El panel inaugural de los encuentros, “De políticas sexuales y desafíos feministas en estos tiempos de pandemia y ofensiva neoliberal,” ha contado con la participación de Nalu de Faria da Silva, integrante del Comité Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres y de la Organización feminista Sempreviva, y de Justa Montero, activista feminista y social e integrante de la Asamblea Feminista de Madrid. Juntas han defendido un feminismo inclusivo, anticapitalista, antirracista y en alianza con otros movimientos sociales.

En sus ponencias han ofrecido un análisis de lo que la covid ha supuesto para las mujeres y para el movimiento feminista. También han aportado claves para comprender el modo de operar de la ultraderecha y los desafíos a enfrentar en esta etapa.

La descalificación de la política, la descalificación de lo social, la exaltación del individualismo, característico del modelo neoliberal, son formas usadas por la ultraderecha para imponerse, explicaba Nalu de Faria da Silvam, algo que no es ajeno a lo que está sucediendo en los mercados. El riesgo de fragmentación en los movimientos sociales, ya presente, en la década de los 90, cuando ciertos sectores progresistas acusaban a las mujeres de dividir a la clase trabajadora, es alentado por el sistema, cada vez más.

Sin embargo, los movimientos sociales y en particular las mujeres “hemos sostenido la vida” durante la pandemia, “nos hemos movilizado y hemos mostrado una gran solidaridad”, ha expuesto Nalu de Faria da Silvam. La feminista planteaba la necesidad de afirmar esa solidaridad no solo en un momento de emergencia como ha sido la covid, sino como elemento constitutivo de las relaciones sociales y de la economía.

Vidas que no importan

Efectivamente la crisis sanitaria, superpuesta a una crisis sistémica, ha evidenciado que “el sistema se basa en una acumulación de capas de explotación y precariedad económica”, argumentaba Justa Montero. Ha quedado patente la precariedad ambiental, así como las violencias en los ámbitos domésticos y también “que hay vidas que no importan”. En definitiva, la situación es insostenible, requiere de soluciones y de un replanteamiento global. Esa es la propuesta feminista y por eso la reacción, la connivencia entre neoliberalismo y extremaderecha para atacar a las mujeres y tratar de debilitar al movimiento feminista, criminalizándolo.

Montero ha explicado que el feminismo ha cuestionado al sistema mediante un análisis macro y, a la vez, desde la experiencia de vida concreta de las mujeres. “Es lo que nos permite hablar de un sujeto complejo”, ha dicho, para precisar que no puede haber un feminismo que defienda tener derechos a costa de otras que no los tienen. Si el feminismo no apuesta por cambios que benefician a todas y si se expande una idea de igualdad que no toca las estructuras sociales, se abona el terreno al neoliberalismo y la extremaderecha.

Desafíos

La activista ha defendido también hacer “una apuesta por el ámbito de lo social”, un ámbito demonizado por el neoliberalismo y que trata de fragmentar. Es un momento en el que se intentan movilizar dos emociones negativas, el miedo y la inseguridad, lo que refuerza los estados totalitarios y las salidas punitivistas. Montero puso el ejemplo de las violencias sexuales instrumentalizadas por la ultraderecha para criminalizar a los migrantes y para reclamar la cadena perpetua. Pero también las posiciones tránsfobas inciden en este imaginario de miedo, criminalización y negación de derechos.

El reto, según Justa Montero, es tener capacidad no solo de análisis, sino de ver hacia dónde avanzar. La libertad “está en disputa” y necesitamos “resignificarla”. Apelando a la reflexión planteada por Wendy McElroy, Montero ha abogado por una libertad para y no solo de; libertad para elegir, para construir, para vivir.

Las activistas han defendido la vuelta a lo presencial y la construcción de espacios de diálogo y de reflexión conjunta.

Programa

Los encuentros continuaron con el Panel “Campañas antigénero, racismo y neoliberalismo en Europa y América Latina”. ‘Hungría: Resistance actions from the LGTBIQ+ movement against the anti-gender politics of the autocratic Orban government’, ha sido el título de la intervención de Dorottya Redai, investigadora y activista LGTBIQ en el país; ‘¿Qué está pasando en Nicaragua? Alianzas del gobierno de Daniel Ortega y los grupos fundamentalistas’, ha sido el eje de la ponencia de Silvia Zuñiga, feminista y lesbiana nicaragüense, perseguida y exiliada en Bilbao e integrante de EH Feministak Nika. Nalu de Faria da Silva ha hablado de las ‘Campañas antigénero, racismo y neoliberalismo en el Brasil de Bolsonaro’. Por último, Amelia Martínez Lobo, project Manager y directora de la publicación “De los neocón a los neonazis. La derecha radical en el Estado español” editado por la Fundación Rosa Luxemburg, ha analizado la situación de la ultraderecha en el estado español y sus convergencias con los fundamentalismos religiosos.

Por la tarde, se propone el Coloquio “Cuerpos y territorios en resistencia: construyendo vidas libres de violencia”, con la participación de Massouda Kohistani, activista por los derechos de las mujeres y refugiada afgana y de Hiwot Abebe, integrante de la organización feminista etíope “Setaweet”.

Mañana viernes, la jornada empezará con el Panel “Mujeres rurales e indígenas frente a la industria extractiva y el poder corporativo.” Intervienen Laura Zúñiga Cáceres, activista de derechos humanos e hija de la defensora Berta Cáceres -asesinada en 2016-, integrante del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH); Lia Mai Torre, Kalikasan People’s Network for the Environment and Asia-Pacific Network of Environmental Defenders (APNED); desde Ecuador, Patricia Túqueres Pichamba, integrante del Colectivo Saramanta Warmikuna y Acción Ecológica.

El segundo Panel “Sexualidades y cuerpos no normativos: de moralismos, delitos de odio y otras fobias,” contará con la experiencia de organizaciones y activistas de diversos territorios:

 India: Suspend judgment! Sex workers, sexual and bodily diversity… and other forms of stigma and marginalization. CREA, organización feminista internacional de derechos humanos con sede en el Sur Global y dirigida por mujeres del Sur Global.


https://www.amecopress.net/squelettes/puce.gif Estado español: Terapias de conversión y fundamentalismos religiosos…no tan lejos como creemos Saúl Castro Fernández, abogado especializado en derechos humanos, derechos LGTBI y litigio estratégico. Fundador y Presidente de “No Es terapia”, la Asociación Española contra las Terapias de Conversión.


https://www.amecopress.net/squelettes/puce.gif Honduras: Del activismo Trans en Honduras y sus formas de cuidado y resistencia. Sasha Rodríguez, OPROUCE, organización líder en la defensa y promoción de los Derechos Humanos de la comunidad LGBTI en Honduras.


https://www.amecopress.net/squelettes/puce.gif Estado español: Por un feminismo de la libertad. Contra normatividades sexuales, purezas y moralismos. Laura Macaya, activista libertaria y feminista, coordinadora y coautora del libro “Alianzas rebeldes. Un feminismo más allá dela identidad.”

Estos Encuentros, organizados en colaboración con las organizaciones feministas CREA de India y el Movimiento Manuela Ramos de Perú, se presentan como “un espacio para abordar los problemas sociopolíticos más desafiantes de la actualidad y sus intersecciones con el feminismo y la lucha por los Derechos Humanos, analizando los diferentes factores sociales, políticos y económicos que están detrás de estos fundamentalismos, y amplificando aquellas voces que se oponen con firmeza a estas prácticas y discursos sociales”.

SEM-AmecoPress/gl

Comment here

Accesibilidad