COLUMNASCOLUMNISTASIsabel Ortega MoralesVioleta del Anáhuac

¿Gobernabilidad?

474 Vistas

*Después de la jornada, habremos de estar atentos para hacer lo que nos corresponda en cada trinchera para no dejar que el país se desmorone, porque la gobernabilidad la construimos y debemos demandar que se respete a todos los sectores, el porvenir está a la vuelta.

VIOLETA DEL ANÁHUAC

“¿GOBERNABILIDAD?”

Isabel Ortega Morales

SemMéxico, Tlapa, Guerrero, 7 de junio, 2021.- Si entendemos que hablar de gobernabilidad es considerar que la integran distintos factores para que sea posible y que en ello se incorpora la comprensión de la estabilidad de un pueblo en el ámbito de su seguridad, economía, educación, salud, y se incorpora el sentir externo manifestado en conflictos sociales, etcétera , no deja de entrar a mi mente preocupación por la decisión mayoritaria que aún no conozco, aunque asumo que la construcción de la sociedad no es de una sola persona, sino de un colectivo, por lo tanto, asumo, debe ser un compromiso de todas y de todos el resultado.

Guerrero, México, en esta elección concurrente entrará a un proceso de gobernabilidad que privilegie a un colectivo social, que vele por un país de progreso, le apostará por autoconstruirse como sociedad buscando mecanismos que le ayuden a superar las carencias que la han mantenido sumergidas en inestabilidad?, ¿sentirá como suyo el sentir de grupos de la sociedad que se ha manifestado afectados por distintas causas y condiciones? Si en esta elección no se combinó la ruta social del estado, ni se consideró la del país… ¿podremos asumir mañana que hicimos lo adecuado?

Esta jornada electoral requiere legalidad, aunque también requiere certeza social para configurar una visión de presente y de futuro, y será el conteo del voto que nos determinará si nuestra elección fue la más conveniente.

La justicia, si carece de sentido social, se convertirá en una letra de sangre y miedo, dura, inflexible. Si no regresa a ver a los sectores marginados, sino considera como válidos los riesgos en la construcción democrática y los costos que hemos pagado como sociedad, no podremos mirar el desarrollo del país con confianza.

Los cargos que han estado en juego en esta jornada electoral, han tenido no solo la búsqueda de representación popular, ha tenido un pago que se cobró con amenazas, ataques, muertes. El país también se enlutó en el proceso electoral como lo está en materia de covi-19. En ambos nadie puede bajar la guardia, y nadie puede decir que puede sola o solo diseñar y gobernar el futuro del estado y del país, sería una falacia.

Miro a mi familia donde se dio una reflexión sobre la importancia de votar y la experiencia de otras jornadas electorales. Martín dice que en el tiempo por venir tampoco nadie puede bajar la guardia para construir el tejido social dañado por la pandemia, por la economía, por la inestabilidad política a que ha conducido una verborrea sin contenido, sin propuesta, sin certeza.

Si. Entiendo su preocupación. Procuramos todas y todos sonreír cuando consideramos que no hemos estado ajenas ni ajenos a aportar a la democracia con nuestro voto. Y que después de la jornada, habremos de estar atentos para hacer lo que nos corresponda en cada trinchera para no dejar que el país se desmorone, porque la gobernabilidad la construimos y debemos demandar que se respete a todos los sectores, el porvenir está a la vuelta. Increíble. 

Comment here

Accesibilidad