Mujeres

Cuentan, 2,600 mujeres sus historias tras un aborto

1.105 Vistas

* FOCOS, la plataforma pensada para México ha tenido impacto en América Latina

* Visibiliza la recurrencia del aborto en este país

Analy S. Nuño

SemMéxico, Guadalajara, Jal., 27 septiembre 2019.- A través de la plataforma FOCOS, 2 mil 608 mujeres mexicanas han confirmado que se realizaron un aborto y 485 han compartido su historia. A estás se suman casi mil mujeres de América Latina.

Durante la presentación de los primeros resultados de la plataforma FOCOS (focos.org.mx), la representante en Jalisco de la Red por los Derechos Sexuales y reproductivos, Patricia Ortega explicó que la estrategia digital que está diseñada para visibilizar la recurrencia del aborto en México, la diversidad de mujeres que recurren a está practica reproductiva y abrir un espacio para compartir sus experiencias en torno al aborto, ha superado las expectativas iniciales.

“En México se han encendido 2 mil 600 focos, esto supera las expectativas en términos de respuesta, de éstas 485 mujeres han compartido su experiencia. Por cada una que relata hay otra mujer que se siente acompañada, por eso insistimos en la historia de vida. Muchas mujeres no le han contado a nadie en su vida que se realizaron este procedimiento y ese silencio también implica una carga”.

Detalló que está plataforma se creó con la idea de visibilizar la recurrencia del aborto ante el discurso de que los “antiderechos” plantean respecto a que “no todas las mujeres abortamos, que la mayoría de las mujeres no lo han hecho y la verdad es que está información un poco se confirma cuando no hay mujeres hablando de aborto, pero lo que pasa es que hablar de aborto no es una cosa muy sencilla, no es que podemos hablar abiertamente o decir ‘yo he abortado’ y comentar a cualquiera la experiencia”.

“Es una plataforma digital que pretende visibilizar que el tema aborto está ahí, que no es cierto que es raro, que no es cierto que muy pocas mujeres piensan en interrumpir un embarazo o que las mujeres que lo piensan es porque son malas mujeres, sino que es un tema que está presente”.

Bajo esta premisa, para mostrar la diversidad de mujeres que han recurrido a un procedimiento de interrupción, las organizaciones que conforman la Alianza Nacional por el Derecho a Decidir (ANDAR) determinaron que cada mujer con su experiencia sería representada con un foco, así al poder hablarlo enciende su luz.

“Cada experiencia es una luz en nuestro mapa virtual, está mujer se convierte en una luz, pero también para ella misma, una vez que procesa su experiencia, que la revisa, que se hace consciente y se apropia de ella reconoce que es parte de lo que ha vivido, parte de su historia y deja de verlo como algo de lo que tiene que arrepentirse o tiene que esconder para que la gente no la juzgue”.

Aunque la intención de Focos es visibilizar los procedimientos de aborto en México y las historias de las mujeres que se sometieron a uno, el impacto de la plataforma ya es a nivel América Latina. “Se encienden los focos en América Latina, no solo en México, estar en internet es no tener control territorial y geográfico entonces hemos tenido 729 focos en Estados Unidos, 23 Argentina, 14 en Ecuador, 31 en Brasil, 20 en Colombia, 11 en Canadá, 14 en Perú, 10 en Chile, 9 en Guatemala, 4 en Costa Rica, 5 en Nicaragua, 2 en El Salvador, 5 en Venezuela, 4 en Bolivia, 1 en Paraguay y 1 en Uruguay”.

“Es importante señalar que algunos de estos países tienen una restricción absoluta al aborto, es decir, ni siquiera cuando es producto de una violación está permitido. Entonces es muy interesante que haya expresiones en Centro América, particularmente, y es muy significativo”, refirió Ortega.

En el caso Jalisco, explicó que, aunque en Ciudad de México más de 400 mujeres provenientes de Jalisco se han practicado una interrupción legal del embarazo, la plataforma registra que en ese estado se han encendido 125 focos, y solo 26 mujeres han compartido sus historias.

“Invitamos a encender su voz, a decir ya no más silencio, un poco como ese mensaje breve para que las personas sepan que si esto se empieza a hablar puede quitarle un poco de peso y estigma a las mujeres que se han hecho estos procedimientos”.

Cada una de las mujeres que desea “encender el foco” y contar su experiencia a través de esta plataforma creada en 2017, puede hacerlo mediante video, carta, exvoto, audio y fotografía. Sus datos personales e identidad son protegidas.

La plataforma es un proyecto de la Alianza Nacional por el Derecho a Decidir (ANDAR) entre las organizaciones Católicas por el Derecho a Decidir; Equidad de género, ciudadanía, trabajo y familia; Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) e IPAS.

Apagar el silencio en torno al aborto

Fuerza

“Cuando supe que estaba embarazada tenía apenas 19 años, recién había entrado a la universidad, sin pensarlo supe que no podía tener un bebé y tampoco quería. Después de tanto pensarlo decidí acercarme a una tía más cercana, ella me apoyo sin condición, no podía contarle a mi mamá porque ella me obligaría a tenerlo, como hizo con mis hermanas”.

No era para mi

“Me enteré en noviembre y aborté unos días antes de Navidad. En mi ciudad el aborto está prohibido y no podía ir a la CDMX para que me practicaran uno legal. Lo hice en un consultorio horrendo, con un obstetra que me hizo sentir una mala persona y que me hizo un legrado dolorosísimo. Yo estaba sola, me daban mucho miedo las consecuencias legales y no le avisé a nadie, así que mientras estaba mirando al techo, expuesta y vulnerable, sólo deseaba no morir en esa camilla sucia a manos de un tipo de bata blanca que me juzgaba con dureza. Después de pasar por ese trauma físico, ahora más que nunca lucho por el aborto legal en todo el país, para que ninguna otra chica tenga que enfrentar un aborto en un cuarto deprimente, con medios limitados y el miedo de morir en el intento”.

El secreto que quisiera gritar

“Acudí a hacerme una prueba de sangre, mi novio no podía acompañarme, no quería ir sola, estaba triste, una de mis hermanas me acompañó; cuando llegamos al laboratorio tenía muchos nervios, esperé los resultados y lloré al saber que estaba embarazada, mi hermana me abrazó fuerte, me dijo que me amaba que siempre me apoyaría y que estaría conmigo, le pedí que llamara a mi pareja, necesitaba decírselo, estar con él, me sentía enojada, triste y con miedo. A la mañana siguiente yo no podía dejar de llorar y él me pregunto que, si estaba segura de querer interrumpirlo, me dijo que la decisión que fuera él la apoyaría y que estaríamos juntos para superarlo. Ese día acudimos a la farmacia, compramos misoprostol y con un manual que yo tenía me practique un aborto en casa, fue el momento y la decisión más difícil que he tomado en la vida, me dolió el cuerpo, me dolió el alma, la vida. Hace un año quien era mi pareja en ese momento de pronto decidió que ya no quería estar conmigo, no pudimos superarlo juntos”.

Abrazando mis decisiones

“Sabía que estaba embarazada, me negaba a creerlo, solo necesitaba confirmarlo, cuando la prueba de embarazo dio positivo mi ansiedad y angustia se fueron a tope. Por el número de semanas y mi condición recurrimos a un médico aliado en la Ciudad para que se me practicara una AMEU porque en mi estado es ilegal y me era imposible viajar, me explicó el paso a paso a detalle. El día de la intervención mi pareja estuvo a mi lado en todo momento, durante el proceso pasó por mi mente que mientras yo estaba siendo atendida en condiciones seguras, gracias al acompañamiento de la organización, a la par muchas mujeres en ese momento estaban en riesgo practicándose abortos inseguros ¿por qué decidir sobre nuestro cuerpo es el privilegio de unas cuantas? Todas deberíamos tener ese derecho”.

SEM/asn/sj

Comment here

Accesibilidad