Mujeres

La rabia en las mujeres es una emoción incómoda para el Estado: CIEG

582 Vistas
  • 30 Aniversario de las investigaciones de género en la UNAM
  • Hay conocimiento recordad en RS, dice Leticia Bonifaz

Elda Montiel

SemMéxico, Cd. de México, 3 de mayo 2022.- La rabia es una emoción incómoda, no permitida ni bien vista en las mujeres, porque hace públicas las fallas y omisiones del Estado, pero ¿cómo no sentirla cuando a diario desparecen 10 mujeres en el país? cuestionó Gisel Tovar Cervantes, pedagoga especialista en investigaciones feministas y de género.

La rabia que está presente en las protestas feministas ha demostrado ser “una fuerza fundante que ayuda a transitar la parálisis del dolor para sostenernos”, pero hay que ser autocríticas con sus usos, potencias y límites, expresó la también profesora de la Facultad de Filosofía y Letras.

En el marco del primero de los tres foros: “Triangulaciones activistas y académicas: (re) pensando al feminismo contemporáneo”, como parte de las actividades del 30 Aniversario del Programa Universitario de Estudios de Género hoy Centro de Investigaciones PUEG-CIEG de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En el acto inaugural José Antonio Seade Kuri, investigador y exdirector del Instituto de Matemáticas, compartió precisiones geométricas desde su disciplina para triangular el feminismo con la ciencia.

Se refirió a las propiedades de los triángulos atendiendo a su simbología como signo feminista: tienen varios lados, cuentan con propiedades de estabilidad y perturbación, belleza, infinitud. Forman parte de la vida cotidiana nos los encontramos en todo los que nos rodean, son figuras que unen puntos que flexibilizan nuestros lados rígidos e invitan a romper las figuras lineales.

Nos las encontramos en las pirámides o en los pinos. Esa figura también fue un gesto de protesta de las mujeres durante los años setenta, cuando juntaban sus dedos pulgares e índices, expresó.

Marisa Belausteguigoitia, directora del CIEG-UNAM, explicó que se tomó la figura del triángulo para esta celebración por varias razones: la más evidente es la triada de décadas, ya que ha existido una intensa resonancia del PUEG y del CIEG con cada ola del feminismo: la tercera marcó el nacimiento de esa instancia en 1992 y la institucionalización de ese movimiento.

La cuarta, agregó, el surgimiento del Centro en 2016, junto con el uso de las tecnologías y las protestas e intervención de jóvenes en contra de la violencia, significada por la rabia, la creatividad y la conciencia.

Destacó que desde su inicio el Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) ha tenido el apoyo de la comunidad universitaria y las autoridades de la UNAM. En la actual Rectoría, además de la transformación del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) en el actual Centro, se ha dado cumplimiento a muchas demandas, protocolos, órganos de vigilancia, por lo que consideró que “tenemos el sistema de género más completo de todo el mundo”.

Hay conocimiento recordad en RS

Por otra parte, Leticia Bonifaz Alfonzo, académica de la Facultad de Derecho y experta en el Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas, (CEDAW), señaló que una de las cuestiones que ve más complejas es la falta de entendimiento entre los feminismos.

“No nos estamos escuchando, hay ruido, muchas voces, e inmediatez y ‘conocimiento recortado’ en las redes sociales”. Se requieren estudios, en los que se tomen en cuenta ángulos, aristas e intersecciones; de otra manera estamos ante la posibilidad nula de llegar a una conclusión o acuerdo. Por eso es tan importante la posición de la academia, sostuvo.

Hay que acabar con el feminuistómetro

Marta Lamas Encabo, integrante del Centro, consideró que la vitalidad del pensamiento feminista no radica en dirigirse al conjunto de personas denominadas mujeres en razón de su biología e historia, sino en el hecho de que, como utopía radical, atañe al género humano en su conjunto.

Ser feminista es anhelar la emancipación. Si una mujer quiere nombrarse como tal, adelante. “Hay que acabar con el ‘feministómetro’, con quién es más o menos, y reconocer la pluralidad y riqueza de los feminismos”.

Por otra parte, Gabriela Ríos Granados, secretaria académica de la Coordinación de Humanidades, felicitó al CIEG por su labor y celebró la realización del foro, al afirmar: “En una sociedad contemporánea y un país tan fracturados, con tantas desigualdades, este tipo de diálogos y acercamientos son importantísimos”.

Mientras que Amneris Chaparro Martínez, secretaria académica del CIEG, dijo que los feminismos, sobre todo los contemporáneos, que estallan en rabia y fiesta, ofrecen desafíos impostergables para pensar y repensar los triángulos.

El foro busca colaborar en el bosquejo de las nuevas triangulaciones, poniendo énfasis en el necesario diálogo al interior de los feminismos y en el papel protagónico de las generaciones más jóvenes.

Premiarán las mejores investigaciones sobre feminismo

Al finalizar la doctora Marisa Belausteguigoitia anunció que, junto con el Comité Editorial del CIEG UNAM y con el apoyo del rector Enrique Graue Wiechers, se premiará a las mejores investigaciones sobre feminismo y género en tesis de doctorado y maestría con líneas temáticas de pedagogías críticas, criminología, sistema penal y penitenciario, prácticas artísticas, activismo académico y academia activista. El Premio Laureana Wright será anunciado oficialmente en diciembre de 2022.

Este primer Foro tuvo como tema «Triangulaciones activistas y académicas: (re)pensando al feminismo contemporáneo». El segundo foro, que se realizará en junio, pondrá al centro a activistas/académicas y pertenecientes a una academia activada, a feministas jóvenes, sus protestas y propuestas; explorará los acercamientos y estrategias de articulación con el feminismo académico y con el activismo de viejo y nuevo cuño.

Estos foros culminarán con el XXIX Coloquio Internacional de Estudios de Género.

SEM/em/sj

Comment here

Accesibilidad