Mujeres

La sociedad civil fundamental para la paridad electoral y el impulso a las mujeres: Carla Humphey Jordán, INE

304 Vistas

*Lanzan convocatoria 2021 para proyectos de fomento a la igualdad política entre hombres y mujeres con apoyo del PNUD a  proyectos de 250 mil a 600 mil pesos

El último año participaron 51 organizaciones con miles de actividades y resultados, ahora se involucra a radios comunitarias

 

Libertad López

 

SemMéxico, Cd. de México, 26 de junio, 2021.- El Instituto Nacional Electoral INE en alianza con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, lanzó ayer la convocatoria número 12 para que las organizaciones de la sociedad civil participen en el  fortalecimiento de la participación política y paritaria de las mujeres en la política y en las elecciones que en 2021 logró nuevos avances y liderazgos que han colocado a México como país vanguardia en participación  política.

Durante la presentación, la comisionada de igualdad género en el INE, consejera Carla Humphey Jordán sostuvo que sólo la suma de esfuerzos puede lograr la ruptura de las estructuras de poder dominantes, fortaleciendo  los derechos de las mujeres, reconociendo su papel en la construcción de un mejor país a través de la participación equilibrada, justa y legal.

La convocatoria se inscribe en el Programa Nacional de Impulso a la Participación Política de Mujeres 2021, con proyectos dirigidos a promover la participación ciudadana y política de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres, fomentando la igualdad de género, el liderazgo político y su incursión en espacios de toma de decisiones, desde lo local, con proyectos puntuales en ciudades y municipios, donde en el último año participaron 51 organizaciones civiles en el país y se cuenta con el apoyo de 80 organizaciones desde que se fundó este programa.

Los apoyos a proyectos concretos y medibles, que podrán desarrollarse vía virtual o presencial, variarán de 250 mil 600 mil pesos. Las propuestas se recibirán desde ayer y hasta el 20 de julio próximo.

En la presentación Humphey Jordán, destacó la importancia del trabajo del INE con la sociedad civil, porque hay una clara política para potenciar los derechos, pero, sobre todo para que las mujeres puedan ejercer esos derechos, que ligados a los lineamientos del INE, logran impactar a mujeres de toda la diversidad, especialmente a quienes, durante años, en zonas indígenas o mujeres históricamente excluidas, han empezado a participar, ser visibles y lograron espacios nuevos de toma de decisiones.

Destacó  como resultado de la reforma de paridad en todo y de las elecciones del pasado 6 de junio, se logró una integración paritaria de la Cámara de Diputados con 248 mujeres, 148 de las cuales ganaron su escaño y 100 lo harán por la vía de la Representación Proporcional, además de que siete de las 15 gubernaturas serán encabezadas por mujeres.

 

Trabajar con la ciudadanía construye igualdad

En su intervención, la Consejera Claudia Zavala Pérez dejó en claro que trabajar de cerca con las y los ciudadanos es la única forma de construir una sociedad igualitaria “en la que las mujeres podamos ejercer nuestros derechos de forma libre, libre de violencia e igualitaria”.

Agradeció a las organizaciones de la sociedad civil su participación, pues sin ellas no sería posible este proyecto “y este 2021 estoy segura de que vamos a lograr nuestras metas y nos vamos a renovar otra vez”.

Consideró que el modelo que se propone para este año es producto de las experiencias pasadas por lo que también agradeció al PNUD el acompañamiento, así como a las áreas del INE el esfuerzo y refrendó su compromiso de seguir trabajando y aportando en la construcción de una sociedad igualitaria.

Desde 2008 se han emitido 11 convocatorias y las últimas tres en alianza con el PNUD

En seguida el Oficial Nacional de Gobernanza Efectiva y Democracia del PNUD México, Carlos Cortés Zea, señaló que esta es la tercera ocasión que acompañan al INE en este programa, en una alianza estratégica, exitosa, continua y que se ha fortalecido a lo largo de tres ediciones.

Enfatizó que la colaboración ha sido clave y fundamental para robustecer y asistir el trabajo de más de 80 organizaciones de la sociedad civil, que han sido aliadas en este programa para avanzar hacia metas en común, “lograr la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres, así como promover el respeto a los derechos humanos y, en particular, a los derechos políticos de las mujeres”.

Relató que como parte del esfuerzo en la edición 2020, se seleccionó a 51 organizaciones de la sociedad civil que hicieron un trabajo exhaustivo ya que durante seis meses se realizaron más de 700 actividades y más de 140 materiales, impactando en 17 entidades federativas además de que varios proyectos se apoyaron en la modalidad virtual, por lo que el impacto alcanzó a personas de más de 25 estados del país.

Por su parte, el Director Ejecutivo de Capacitación Electoral y Educación Cívica, Roberto Heycher Cardiel Soto, detalló que desde el año 2008 se han emitido 11 convocatorias de este programa a través de las cuales “se han abierto espacios en asambleas comunitarias donde antes las mujeres no tenían voz ni voto y se han acompañado los proyectos para que las mujeres accedan a espacios públicos de representación que histórica y culturalmente habían sido denegados”.

Destacó que el Programa Nacional de Impulso a la Participación Política de las Mujeres a través de la sociedad civil, ya se ha posicionado como uno de los proyectos más importantes de colaboración entre el INE y la sociedad, ya que ofrece a la ciudadanía en general, pero particularmente a las mujeres, un proceso de formación para conocimiento y ejercicio de los derechos político-electorales.

Señaló que para la edición 2021, el programa contará con el acompañamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del INE, además de que se han incorporado algunas innovaciones como la coordinación de trabajo con las radios comunitarias, encaminadas a generar mayor incidencia de la población objetivo en los proyectos que se registren, y que, eventualmente, puedan ser seleccionados.

 

Cuatro modalidades con montos de 250 mil a 600 mil pesos para su implementación

El Director de Educación Cívica y Participación Ciudadana, Francisco Javier Morales Camarena explicó que la convocatoria estará vigente desde hoy, hasta el 20 de julio del 2021 a las 18:00 horas y tiene cuatro modalidades:

Modalidad I. Proyectos de promoción de los derechos humanos y político-electorales de las mujeres y actividades de difusión innovadoras. El monto máximo para su implementación será de 250 mil pesos.

Modalidad II. Desarrollo de agendas y planes de acción que incidan en políticas públicas de igualdad y no discriminación en las políticas públicas. El monto máximo para su implementación será de 350 mil pesos.

Modalidad III. Prevención, asesoría, atención y acompañamiento jurídico a casos de violencia política contra las mujeres en razón de género. “La novedad en esta modalidad es la inclusión de una temática sobre defensoría y litigios estratégicos para acompañar denuncias de violencia política en razón de género, por lo que sólo para proyectos que se registren en esta modalidad y con esta temática, se podrán otorgar hasta 600 mil pesos para la implementación y los otros proyectos de esta modalidad tendrán hasta 400 mil pesos”.

Modalidad IV. Proyectos de continuidad, dirigida a las organizaciones que hayan cumplido satisfactoriamente con todas y cada una de sus obligaciones en la edición previa, por lo que podrán mantenerse con la misma modalidad o participar con una distinta. El presupuesto estará en función de la modalidad en la que participen. 

En el evento virtual, la profesora Blanca Castañón Canals, representante de “Espiral por la Vida” y Saúl Ramírez Sánchez, integrante de la “Agenda Ciudadana por el Desarrollo y la Corresponsabilidad Social” dieron testimonio de sus proyectos apoyados a través de las convocatorias del programa en años pasados.

Con ello se coadyuvó a la capacitación de 87 mujeres para integrase a sus cabildos o comités en 10 municipios de Oaxaca y se contribuyó al cambio institucional y jurídico en materia político-electoral para garantizar los derechos políticos de las mujeres indígenas particularmente y en general, para sus comunidades en Baja California.

La Coordinadora de Proyectos Electorales del PNUD México, Mónica Eden Wynter informó que el próximo martes 6 de julio, a las 11:00 horas, se llevará a cabo un taller de información sobre la convocatoria y las reglas de operación para los proyectos participantes en el Programa Nacional de Impulso a la Participación Política de las Mujeres a través de las Organizaciones de la Sociedad Civil en la edición 2021.

Fin/SL/Sem

 

 

Por su Importancia conceptual, se anexa el discurso completo de la consejera Carla Humphey Jordán 

Creo que ésta es una de las partes más importantes que hacemos en el Instituto Nacional Electoral, desde pues encontrarnos con las organizaciones de la sociedad civil y justamente buscar proyectos que nos hagan crecer tanto desde el ámbito institucional y colaborar con organizaciones de la sociedad civil.

 Esta convocatoria es un ejercicio importante para el impulso de la participación política de las mujeres, en espacios de liderazgo, libres de cualquier tipo de violencia, aunado el papel importante que desempeñan en esta materia las organizaciones de la sociedad civil; es decir, agrupaciones constituidas por personas, fundamentados en lazos asociativos que realizan actividades de defensa y de respeto a los derechos políticos y electorales de las mujeres en nuestro país.

 

Además de brindar apoyo y asistencia a las mujeres que buscan acceder a cargos de elección popular brindan, sin fines de lucro ni proselitismo partidista político-electoral o religioso, no persiguen tampoco fines o beneficios personales, sino solo sociales y comunitarios, para que las mujeres puedan sentirse más cómodas haciendo suyo el espacio público, el espacio que es nuestro de todas las y los ciudadanos, y para que además conozcan que pueden ocupar cualquier espacio comunitario, municipal, estatal, federal, que no hay límites para los espacios que pueden ocupar.

 Y creo que esto es muy importante también hacerlo, de la mano de las organizaciones de la sociedad civil, para que podamos juntos empoderarlas y hacerles saber que nadie les está regalando esos espacios que son suyos, que son de todas las mujeres de nuestro país y que tenemos que colaborar de la mano para potenciar estos derechos, pero también para que puedan ejercerlos en contextos libres de violencia.

 Aunado a la importancia de la participación activa de las organizaciones de la sociedad civil, las encaminadas además a esta participación política de las mujeres, recae en su integración por personas conscientes de la desigualdad, de los estereotipos y de las brechas de género que existen en nuestro país como el techo de cristal que son estas barreras invisibles, consistentes en discriminaciones y perjuicios tan sutiles en algunas ocasiones, que impiden confiar a las mujeres puestos de responsabilidad, o bien, las prácticas patriarcales que limitan que las mujeres avancen en sus profesionales, independientemente de sus méritos y logros personales.

 El suelo pegajoso que se refiere al trabajo doméstico y de cuidado, en el cual las mujeres se ven inmersas a raíz de los estereotipos de género debido al cual enfrentan múltiples jornadas laborales.

 El techo de cemento que es el resultado de la educación sexista y a las estructuras laborales con horarios y dinámicas masculinas, el techo de diamanta que impide que se valore a las mujeres por criterios estrictamente profesionales, sino lo que lo hace de acuerdo con sus características físicas.

 No obstante, las personas integrantes de las organizaciones, de estas organizaciones de la sociedad civil están decididas a sumar voluntades, compartir objetivos y realizar acciones para el acceso efectivo y material de las mujeres a los derechos político y electorales, siendo su mayo y más valiosa herramienta de cambio social para abrir puertas de salida a la igualdad de oportunidades en el que todas puedan aprovechar al máximo sus capacidades.

 Es por ello que esta convocatoria que presentamos, suma esfuerzos y rompe las estructuras de poderes dominantes, fortalece los derechos de las mujeres reconociendo su papel en la construcción de un mejor país, a través de la participación equilibrada, justa y legal asegurando que al igual que los hombres las mujeres en toda su diversidad tengan una participación y representación igualitaria en la vida democrática de nuestro país.

 En el 2020, México se convirtió en el primer estado latinoamericano en asumir una política exterior feminista. Sin embargo, esto no habría sido posible sin la participación de organizaciones de la sociedad civil y sus expertos, quienes han planteado la importancia de su intervención en la toma de decisiones, así como conocer las iniciativas más innovadoras sobre este tema.

 Toda vez que las organizaciones de la sociedad civil fomentan políticas públicas en la materia, realizan evaluaciones y acciones en la materia, impulsan procesos que contribuyen a promover el desarrollo y mejoramiento en la materia, en otras palabras, desarrollan proyectos que favorecen la igualdad, la no discriminación, la perspectiva de género y la atención diferenciada a pueblos y comunidades indígenas.

 Además, esta participación es muy importante porque representa la voz y la experiencia respecto de los derechos políticos y electorales de las mujeres. Tan es así que organizaciones de la sociedad civil han fungido como un aliado del sistema de las Naciones Unidas desde su creación.

 En los últimos años, esta relación se ha visto fortalecida en ambas direcciones. Día a día son explorados nuevos y mejores modos de interactuar con las organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones de la sociedad civil, buscando formas de unir esfuerzos y de facilitar la plena participación de los actores de la sociedad civil de los países en desarrollo en actividades de las Organizaciones de las Naciones Unidas.

 Este proyecto, sin duda, es una sinergia entre el INE y las organizaciones de la sociedad civil para identificar áreas de oportunidad y mejora de resultados que permitirán consolidar estrategias en la materia.

 En esta edición ya nos lo adelantaba Francisco, se podrán participar o las organizaciones de la sociedad civil podrán participar en cuatro diversas modalidades.

 Y creo que con esto el INE ha maximizado también la igualdad política de las mujeres en México con este enfoque de derechos humanos.

 Y al respecto también se emitió esta guía para la acción pública, elecciones sin discriminación en la cual se aborda la importancia de participar y votar en igualdad.

 Aunado a la reforma de 2014, que obliga entonces a los partidos políticos a postular paritariamente a mujeres, que fue resultado de muchos esfuerzos desde que empezamos con estas acciones afirmativas, primero materializada por cuotas, aunque casi eran meras recomendaciones o suplicas para que incorporaran los partidos cada vez a más mujeres, tuvimos que ir subiendo a establecer un porcentaje, subir este porcentaje, establecer sanciones y después pues llegar hasta la paridad y con una serie de herramientas o mecanismos para asegurar la paridad como pues que las fórmulas estuvieran integradas por dos mujeres, la alternancia en las listas, estos bloques de competitividad y un largo etcétera para garantizar que estas postulaciones luego se tradujeran en mayores escaños en la cámara, en este caso en el Congreso de la Unión.

 En la pasada legislatura, bueno, todavía está en funciones, hay 241 mujeres que equivale al 48.2 por ciento, 63 senadoras que equivale al 49.2 por ciento y claramente esto colocó al Congreso Mexicano en los primeros lugares a nivel mundial, respecto a la participación de mujeres en los congresos y está en el primer lugar de los 37 países miembros de la Organización para la Cooperación y del Desarrollo Económico.

 La reforma de paridad en todo, paridad total 2019, nos abre las puertas ahora a incidir en la integración paritaria de los órganos, esta reforma que tocó o reformó en nueve distintos artículos de nuestra Constitución, habla de la integración paritaria de los tres poderes del estado, de los tres niveles del gobierno de los organismos autónomos y también bajo sistemas normativos internos.

 Éste es el siguiente paso que tenemos que dar y la verdad es que gracias a la enorme, pacífica y pues estas largas filas que tuvimos en la elección pasada, el 6 de junio con esta participación de 52.67 por ciento, esta participación de mujeres paritaria en la integración de la Cámara de Diputados y Diputadas se logró, hoy habrá en la siguiente legislatura, 248 mujeres, 148 ganaron su escaño, 100 lo harán por representación proporcional, aumentamos entonces un poco más de un punto porcentual para situarnos en 49.6 por ciento de mujeres y por supuesto además impulsamos distintos criterios para garantizar que las mujeres postuladas efectivamente pudieran integrar la Cámara de Diputados y Diputadas.

 Por tanto, creo que con esto junto con estas acciones afirmativas y este proceso, los más incluyentes, cinco acciones afirmativas que aprobamos en este proceso electoral, otras dos más que aplicaron o aprobaron en algunas entidades federativas.

 Creo que es importante señalar que 65 personas integrantes de estos grupos en situación de vulnerabilidad estarán integrando la Cámara de Diputados y Diputadas y también como resultados me gustaría plantear que se identificó que en ocho entidades tuviera un 50 por ciento de mujeres electas, en 14 entidades por debajo de este 50 y en 10 entidades un porcentaje mayor al 50 por ciento.

 También importante la paridad en gubernaturas, donde desde el Instituto Nacional Electoral incidimos con la aprobación del acuerdo, para que los partidos políticos postularan al menos a siete mujeres en estas 15 gubernaturas y que después, bueno, se impugnó, pero digamos que acortando la historia se llegó a la misma determinación por parte de la Sala Superior de obligar a los partidos políticos a postular precisamente a siete mujeres, se avanzó por supuesto, y vamos a tener una fotografía, imagínense está CONAGO llena de hombres que pues la última foto tenía solo a dos mujeres, ahora habrá siete mujeres.

 Y claro, avanzamos mucho, sin embargo, estamos apenas en el 21.8 por ciento de las 32 gubernaturas de nuestro país.

 Tenemos que seguir, por supuesto, diseñando estas herramientas, aprobando estos distintos acuerdos, que nos hagan asegurar que las mujeres sean postuladas, que contienden en contextos libres de violencia.

 Y solamente para terminar, me gustaría decir que debemos adoptar una perspectiva de paridad de género como mandato de optimización flexible, que admite una mayor participación de mujeres, que aquella que se entiende estrictamente como el 50 por ciento de hombres y 50 por ciento de mujeres.

 En otras palabras, debemos realizar una interpretación de tales disposiciones en términos estrictos y neutrales, hacerlo, perdón, en términos estrictos y neutrales, podría restringir el principio de efecto útil en la interpretación de dicha norma, y a la finalidad perseguida por las acciones afirmativas, ya que las mujeres podrían verse limitadas para postular o acceder a un número de cargos que excedan la paridad en términos cuantitativos cuando existen condiciones y argumentos que justifican un mayor beneficio para las mujeres en los casos concretos.

 Creo que los resultados obtenidos en este proceso electoral nos trazan la ruta que debemos seguir en los siguientes procesos electorales y que tenemos que seguir caminando de la mano de organizaciones de la sociedad civil haciendo estos llamados a que participen con nosotros, y después evaluar junto con, por ejemplo, las experiencias que nos relataron ahora, qué es lo que tenemos que modificar, qué tenemos que cambiar, dónde tenemos que fortalecer y cuál es la mirada, hacia dónde tenemos que voltear a ver.

 Así que, la verdad es que yo felicito, por supuesto, a la Dirección Ejecutiva de Capacitación Electoral y Educación Cívica por este esfuerzo, por esta convocatoria, por invitarme también a participar y, por supuesto, a las Organizaciones de la Sociedad Civil que nos acompañan, al PNUD.

 Y olvidé mencionar al principio una aliada incondicional del Consejo General, la consejera Claudia Zavala que también está aquí presente, gracias consejera por acompañarnos.

 Y creo que esto resume muy bien como desde el INE, desde esta institución ciudadana, queremos ir de la mano con las Organizaciones de la Sociedad Civil, por supuesto interesados en aprender de ustedes, en colaborar con ustedes en estrechar estor vínculos, en escucharles y en hacer todo lo que esté en nuestras manos para generar estas sinergias virtuosas, positivas que permitan justamente eso, potenciar los derechos de las personas en nuestros país, en este caso de las mujeres, y además, que puedan ejercerlos sin ser violentadas.

 

Comment here

Accesibilidad