COLUMNASLorena PiedadMacromachismos

Macromachismos| Escribo como niña

145 Vistas

Lorena Piedad

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo.  12 de octubre, 2021.- Ayer fue Día Internacional de la Niña y antes de que empiece a escuchar en mi mente sus pensamientos machistas “¿por qué solo niñas?”, “a los niños también”, “eso es sexismo”, quiero explicarles que la Asamblea General de las Naciones Unidas designó por primera vez esta fecha en 2011 con el objetivo de reconocer los derechos de las niñas y que se den a conocer los problemas que enfrentan en el mundo.

De acuerdo con la Unicef, 650 millones de mujeres han contraído matrimonio antes de cumplir 18 años, 13 millones de entre 15 y 19 años han sufrido relaciones sexuales forzadas, por mencionar solo algunos datos devastadores.

Así que hoy vamos a platicar sobre la responsabilidad que tenemos de garantizarles una vida segura con apoyo afectivo para reforzar su potencial de cambiar el mundo porque hoy las niñas rompen los límites y las barreras de los estereotipos.

Cuando fui niña mi mayor pasión era jugar futbol, soñaba con ser la única mujer en llegar a primera división, ni siquiera imaginar que hoy existe ya la femenil… A los 8 años entré a un equipo de niños, eran muy pocos los mixtos y no había torneos solo para niñas, no me importó y estaba muy emocionada de mi primer entrenamiento, de mi primer juego.

La realidad fue otra porque me enfrenté a humillaciones como por ejemplo en los entrenamientos me bajaban el short, me pateaban las espinillas, me jalaban el cabello, aunado a los gritos desesperantes del entrenador que decía “ay, niñita, hazlo bien”. Le prohibí a mis lágrimas salir porque era motivo para el tan trillado y prehistórico comentario “no sabe jugar porque es niña y por eso llora”, “es machorra por eso juega con nosotros”. Creo que no terminé ni el torneo. Hui.

Y este espacio no me alcanzaría para las frases macromachistas que son lanzadas a las niñas como dardos incendiarios, “pega como niña”, “corre como niña”, “color rosa como niña”, “viste como niña”, “ese juguete (o juego) es para niñas”. ¿Por qué está mal ser niña en esta sociedad?

Desde la infancia nos han enseñado que la mujer es el sexo débil, nos regalan muñecos con forma de bebé para cuidar y criar, tacitas para jugar a la comidita y cuando alguna sale de ese sistema antiguo es señalada por ser masculina, las machorras, cuanto me lastimó ese término. En casa nos enseñan que las niñas sirven la comida a los hermanos, al papá; ayudan en la cocina, limpian. 

“Saluda al tío, al amigo, dales beso, no seas grosera”. Otro error del sistema. No. No. No. Ninguna niña (ningún niño) debe ser obligado a besar a quien no quiere sea familiar o conocido. Un señor que era mi familiar siempre tenía que ser respetado y saludado de beso, odiaba hacerlo porque cuando mi papá ni mi mamá veían me daba besos en la boca. Tenía 5 años y jamás les dije hasta que fui adulta.

Si te molesta o te pega es porque le gustas. Las niñas no deben aprender que un signo de violencia física o verbal es signo de interés o amor. Hoy la lucha también busca borrar la idea del amor romántico que nos enseña desde nuestros primeros años a esperar a la figura masculina que vendrá a salvarnos, que los celos son muestra de cariño, que a las niñas les “roben” un beso es bonito. No. No. No.

Es muy madura para su edad. Las niñas viven su proceso de crecimiento físico, mental y emocional, pero en la crianza estas frases deben desaparecer porque las arriesgamos a una situación de abuso por parte de alguien mayor que ellas. No. No. No.

Que niña tan guapa. A algunos niños siempre los nombran como “campeón” mientras a las suelen solo resaltarle sus aspectos físicos que pueden dañar su autoestima severamente. No. No. No. Ocupen otros cumplidos: Que inteligente. Que creativa. Que divertida.

Siéntate como señorita. Para algunas niñas es incómodo usar falda o vestido precisamente porque deben cuidar e todo momento que no se les vea la ropa interior o de lo contrario, lejos de ser encausadas en el tema son reprendidas por no saber sentarse. ¿Existe una forma correcta? No. No. No. Las niñas deben elegir su ropa.

No llores, te ves fea. No. No. No se ven feas las niñas que lloran y decirles eso generará un comportamiento autodestructivo de guardar silencio ente el enojo, la injusticia e incluso la violencia, de sonreír, de disimular cuando sienta ganas de llorar. Fractura una forma vital de expresión como lo es el llanto.

Solo mencionamos unos cuantos ejemplos de los errores que cometemos al estar cerca de una niña, comentarios que las etiquetan, las limitan y las encasillan en roles de género absurdos. Seamos o no responsables de su educación, si tienes a una niña cerca empodérala. Muéstrale su potencial y todo lo que puede lograr. Que sepa expresarse y que no aprenda a callar. No le preguntes si ya tiene novio. No da risa. Pregúntale sobre sus sueños, sus ilusiones y asegúrale que podrá cumplir cada una de sus metas. 

¡Las niñas sí cambian el mundo!

Comment here

Accesibilidad