COLUMNASMujer y PoderNatalia Vidales

Mujer y Poder| La Ausencia de Computadoras para los Niños y Niñas Mexicanas

136 Vistas

Natalia Vidales de Bitterlin

SemMéxico, Hermosillo, Sonora, 24 de septiembre, 2021.- Lamentable, muy lamentable y doloroso es el hecho de que millones de niños y niñas de educación básica en México carezcan de computadora para la continuación de sus estudios.

Estuvieron sin computadora durante la Pandemia -por lo que el retraso fue enorme- y hoy, cuando ya las clases presenciales se han reiniciado, continúan igual.

Hay quienes pueden acceder al celular de uno de sus padres para obtener la información que les solicitan sus maestros, pero las limitantes que ello conllevan son enormes. ¿Puede el lector imaginarse lo que es estudiar a través de un celular que es, además, compartido con otros familiares?  Sin olvidar que los “datos” (el uso de la internet en los dispositivos móviles) cuestan, y que quienes menos tienen suelen quedarse sin el servicio por falta de “recargas”.  

La encuesta realizada sobre el tema por la Universidad Iberoamericana y la UNESCO, informa que en México el 78.6% de las personas reportaron -en el 2020- dificultades para continuar con la educación de niños y adolescentes en casa, por alguna de las siguientes razones: 48.5% por falta de computadora e internet y 31.4% por falta de apoyo por parte de los maestros.

La enorme desigualdad que existe en México entre pobres y ricos (en cuanto a alimentación, vivienda, salud, servicios públicos y un largo etcétera) se encuentra también en la educación, afectando a estudiantes que deberían tener las mismas oportunidades que quienes acuden a planteles privados.  Pero no.  Solo un cuarto de la población estudiantil de nivel socioeconómico bajo cuenta hoy con computadoras y con asesores que los lleven de la mano por el camino tecnológico… como sucede con niños de la clase media y alta.   Ahí está pues, la enorme injusticia. No de que los niños de un estrato social acomodado tengan todo -como seguro podrá argumentar el presidente y sus seguidores-   sino de que los niños pobres no tengan nada.

Recordamos cuando, en el gobierno de Enrique Peña Nieto se anunció con bombo y platillo el programa  ¨Micompu¨ donde se dotaría de computadoras portátiles a todos los alumnos de 5to. y 6º año de primaria de las escuelas públicas para promover la alfabetización digital pero…el fracaso fue total porque ni siquiera este plan piloto pudo lograrse por falta de presupuesto, seguimiento e interés de las autoridades (del PRI, PAN y PRD,  quienes se comprometieron a ello en el 2012 signando un acuerdo para que el apoyo se hiciera realidad).  Pero todos fallaron y hoy, a nueve años de distancia y con otro grupo en el poder -los morenistas- tampoco la tecnología les ha llegado a los que menos tienen.  De hecho, la situación para ellos, con el gobierno de MORENA ha empeorado, quedando más que entredicho aquello de que por el bien de todos primero los pobres, porque, al menos en el importantísimo tema de la educación –la única fórmula para salir de la pobreza– se les ha dejado para lo último.

Campaña ¨Dona una Computadora¨

 Mujer y Poder ha iniciado una campaña para dotar de computadoras a niños necesitados. Nos queda claro no poder ayudar a todos y todas, pero nuestra propuesta va en el sentido de dotar de computadoras cuando menos a quienes están en nuestro entorno (al hijo del jardinero, de la mujer de servicio, del vigilante, del policía de la esquina, etc.)  Si cada quien lo hace así… habremos salvado del analfabetismo tecnológico a cientos, o tal vez miles, de niños.

No hay interés, conciencia ni sensibilidad para comprender la situación de estos pequeñitos que van quedándose atrás en la educación.   El programa APRENDE EN CASA, implementado por el gobierno de López Obrador solo llegó también para empeorar las condiciones de vida de las familias porque sus hijos se quedaron en casa, pero…sin computadoras, ni internet, ni maestras que les brinden asesoría. No sirve, entonces, prácticamente para nada.   

Urge atención a esta problemática. Urge interés y recursos para hacer realidad aquel sueño de uno de los anteriores gobiernos que prometió poner computadoras en cada esquina.   ¿Por qué no hacerlo ahora? ¿por qué no instalar computadoras en cada plaza y en cada colonia de México?

A eso deberían de destinarse los millonarios recursos que hoy y mañana, conforme al presupuesto 2022 se invertirán en obras fastuosas que para nada ayudan a la población a salir adelante.

Porque en el paquete hacendario que mandó el presidente López Obrador a la Cámara de Diputados para su aprobación –y que ojalá ahí se corrija–   no solo no va un solo quinto para este programa, sino que, además, se redujeron, en términos reales, las asignaciones para el sistema de educación pública en general. 

En esas manos estamos. 

Comment here

Accesibilidad