Mujeres

Mujeres la gran mayoría del personal de salud despedido

312 Vistas
  • Despido del personal de hospitales y clínicas de Oaxaca resultado de años de quebranto financiero
  • Jefas de familia se quedan sin trabajo y familias de pacientes temen que la atención a sus pacientes empeore.

Nadia Altamirano, Patricia Briseño, Soledad Jarquín

SemMéxico, Oaxaca, 20 de septiembre, 2021.- Incertidumbre por su futuro siente “María”, enfermera titulada que desde hace tres años trabajaba en el Hospital General Dr. Aurelio Valdivieso, una de las casi tres mil personas despedidas de ese nosocomio, del hospital de la Niñez y otras clínicas de la entidad. La gran mayoría de ellas son mujeres.

El grito de independencia fue amargo para el personal eventual despedido, cuyos sueldos son 50 por ciento menores al que recibe el personal sindicalizado, a pesar de que “fuimos nosotros quienes conformamos la primera línea de atención contra el Covid 19”, apunta.

Para María, nombre que se da a la entrevistada que prefirió reservar su identidad, la respuesta a pie de carretera dada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador es un avance, ante la nula emisión de algún pronunciamiento por parte del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa.

Minutos después de su arribo al puerto de Salina Cruz, en el Istmo de Tehuantepec, el mandatario fue prácticamente interceptado por un grupo de los médicos despedidos con el argumento de falta de presupuesto y la próxima reestructuración administrativa, por lo que el gobierno federal asumirá la nómina íntegra de los servicios de salud del estado.

En un breve video, difundido por los afectados, se observa al presidente dar su palabra y promete revisar junto con el gobernador, Alejandro Murat Hinojosa, la situación por la que atraviesa el personal médico, quienes por años prestaron sus servicios como “eventuales”.

“Hoy, voy a platicar con el gobernador, déjenme que yo vea bien cómo está”, respondió López Obrador, a la comisión de médicos encargados de abordarlo en el acceso de las instalaciones de la Administración Portuaria Industrial (API) de Salina Cruz.

Despidos anunciados, quebranto de años

Desde enero de 2018, el entonces titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, Juan Díaz Pimentel, advirtió del despido masivo, pues el pago de nómina había generado una deuda de seis mil millones de pesos.

En septiembre de 2020, hace un año, de nueva cuenta la institución advirtió sobre la necesidad de despedir a 2 mil 400 trabajadores eventuales ante la falta de recursos para su pago mensual que ascendía a 33 millones de pesos y casi 400 millones anuales a la dependencia que arrastra una deuda de 2 mil 900 millones con el ISSSTE. Por lo que entonces habían despedido a 450 trabajadores de la salud, sin embargo, la medida había resultado insuficiente.

En agosto de hace un año el Congreso local aprobó el otorgamiento de una compensación mensual, proporcional al 20 por ciento de su sueldo, a trabajadores del sector Salud que mantienen labores durante una emergencia sanitaria. Para “María” ese bono nunca llegó, como si pasó con los trabajadores sindicalizados. Pero no hubo más. Los SSO señaló que no tiene capacidad financiera para pagar otros cinco mil pesos por cada trabajador o trabajadora. El primer bono Covid se destinó a 11 mil 635 trabajadores, lo que equivalió a casi 60 millones de pesos.

Para octubre de 2020 al menos 300 tragadores y trabajadoras eventuales despedidos interpusieron una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca. Se trataba, señalaron de personal que tenía entre 12 y 13 años de antigüedad, quienes pidieron que fueran reconocidos dentro de la estructura del Insabi.

María señala que desde un mes antes corrió el rumor de que serían despedidos personal administrativo eventual, sin embargo, grande fue su sorpresa cuando les avisaron el 15 de septiembre que su contrato terminaba al día siguiente. Se trata, de 146 personas de diversas áreas del Hospital General Dr. Aurelio Valdivieso.

Nos echaron a la calle violando nuestros derechos, sin finiquito, sin reconocer nuestra antigüedad, sin nada a pesar de que fuimos quienes estuvimos al frente de la pandemia, mientras el personal de base se retiró para no contagiarse.

Además, refiere que el personal de enfermería eventual ganaba poco más de cuatro mil pesos mensuales y el personal médico especializado ganaba solo un poco más. “Pero teníamos necesidad y queríamos trabajar. A veces teníamos que rolar turnos, pero en el peor de los casos arriesgamos nuestras vidas durante los picos más altos de la pandemia”.

El problema es grave para muchas familias encabezadas por mujeres, porque la mayoría del personal despedido son mujeres, señala en otra entrevista una de las mujeres despedidas del área administrativa.

El despido también repercutió en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña que se ubica en San Bartolo Coyotepec no se renovará contrato a 40 integrantes del personal de enfermería, así como personal médico especialista en cirugía pediátrica, oncológica, infectología pediátrica, neonatología, personal médico general, epidemiología, terapia física e ingeniería biomética.

El temor de las familias es la falta de atención a sus hijos e hijas, algunos de ellos y ellas con enfermedades sumamente graves y donde fueron suspendidos los estudios especiales que se subrogan a otros hospitales debido a la falta de recurso para hacerlo, como aquellos necesarios como de resonancia magnética.

De igual manera, personal eventual de la clínica del Centro Estatal para la Prevención y Control del Sida, en el municipio Salina Cruz, en el Istmo de Tehuantepec, con varios años de antigüedad en esta unidad, pero sin contrato, fueron despedidos este jueves.

Poco se ha logrado

La infectóloga pediatra y vocera de la Asociación de Médicos del Hospital de la Niñez Oaxaqueña, Abigail Pineda López, reconoció que poco se logró en la reunión del viernes por la noche y parte de la madrugada de este sábado con el gobernador Alejandro Murat.

“Definitivamente esta no es una situación fácil, ya sabíamos que no íbamos a conseguir mucho, por una triangulación ilícita de los pagos a terceros institucionales de las aportaciones del personal sindicalizado, algo que está fuera de la Ley y ya no lo pueden seguir haciendo para pagar nuestra nómina”, precisó en entrevista.

Falta superar quebranto financiero

En entrevista por separado, el secretario de Organización de dicha Sección, Carlos Alberto Pérez Bautista informó que tenían previsto este domingo y lunes el cierre de carreteras en el estado, así como las vías más importantes en la ciudad de Oaxaca, pero sólo mantendrán la asamblea permanente que reanudaron el viernes.

“El gobernador nos pidió que hubiera un clima de calma en la visita del Presidente de la República, de no haber una respuesta favorable, empezaremos con el cierre de carreteras el martes”, aseguró.

El gobernador Alejandro Murat aseguró que entre agosto y septiembre suman 2 mil 717 trabajadores que se quedaron; 30 por ciento personal médico, 50 por ciento de enfermería y 20 por ciento personal con clave de administrativos que muchas veces cumplen funciones como trabajadores sociales, camilleros, conductores de ambulancias u otras áreas prioritarias.

El pago de esos salarios representa un déficit anual de mil 600 millones de pesos que generó una deuda de 12 mil millones de pesos a terceros institucionales, principalmente al ISSSTE, SAT, proveedores, financieras y aseguradoras, pero “el gobernador asegura que son alrededor de 9 mil millones de pesos”.

SEM/na-pb-sj

Comment here

Accesibilidad