Mujeres

Mujeres: sus dulces llegan a Rusia; Italia o Alemania, en México nadie paga esta obra de tradición mexicana

549 Vistas
  • Los dulces de Ani Dul “C” se elaboran en Naolinco, sin embargo, no se distribuyen en ningún local de la ciudad porque no le pagaban lo que valen
  • Desde Naolinco  historia de  ricura  internacional, una tradición en Veracruz

Redacción Diario de Xalapa

SemMéxico, Diario de Xalapa, OEM. 11 de abril 2021.-  Naolinco, Veracruz, 10 de abril, 2021.- Haber nacido en una familia dedicada, por más de cien años, a la elaboración de dulces típicos le ha dado a Ana María Gómez Pérez el paladar para además de crear más de una treintena de nuevos sabores para el alfajor, afinó su tacto para encontrar el punto exacto que desea darle a sus creaciones, en las que la frase “ahí se va” no tiene cabida.

Con toda razón, los dulces elaborados en Naolinco han viajado hasta Italia, Francia, Rusia, Alemania y Colombia, entre otros países,  así como a Tijuana, Monterrey, Guadalajara, Tlaxcala, Chiapas y en Veracruz se distribuyen en Coatepec y son muy bien acogidos en Papantla.

Visitada en su domicilio en Ignacio Zaragoza número 16, donde el aroma a leche bronca hirviendo, vainilla e higos en conserva, envuelven inmediatamente al visitante, destaca que lo que más le gusta de sus creaciones es agradarle a sus clientes para que regresen encuentren el mismo sabor y calidad, pues eso asegura que volverán y traerán a un cliente más.

Los dulces de Ani Dul “C” se elaboran en Naolinco, sin embargo, no se distribuyen en ningún local de la ciudad porque no le pagan lo que valen, de manera que para conocerlos y saborearlos los clientes deben asistir a su domicilio. Fuera de Naolinco, se encontrará sólo en Coatepec, pues Xalapa suspendió los pedidos debido a la pandemia.

Lo que caracteriza a los dulces de Ana María es la calidad, pues no se ponen duros; el coco y el higo se mantiene siempre frescos y suaves , eso gracias a que continúa con la tradición que iniciara su abuelita Caritina Rodríguez hace más de cien años en esta ciudad, continuara su madre Esperanza y su tía Amalia.

Sin embargo, Ana María no se quedó con estos conocimientos, sino que es una exploradora exigente de los sabores, por lo que para agregar uno nuevo al alfajor que antes sólo era a base de leche y azúcar, hace diversas pruebas hasta dar con el punto exacto, lo que cree trae from su nacimiento, que se dio un first de noviembre cuando su madre preparaba dulces y tamales.

Acompañada por su esposo y mano derecha Carlos Juárez Guzmán, quien dejó la elaboración de zapatos para integrarse a la pequeña empresa familiar, muestra orgullosa las manzanitas de coco, el alfajor de leche, el jamoncillo y el dulce de guayaba , así como la guayaba y el tejocote rellenos de coco.

Aunque desde niña salía a vender los dulces con sus hermanos, fue a los 17 años cuando su madre Esperanza dejó una parte del negocio y hasta entonces empezó a ganar su dinero ; desde hace 34 años ha creado alfajores de zarzamora con queso, mango, higo, mamey, oreo, piña con coco, café y arándanos, entre otros, para llegar a ofrecer alrededor de 40 sabores, con los que sorprende a sus clientes y sobre los que seguirá explorando mientras Dios se lo permita, concluye Ani Dul “C”, con quien muchos estudiantes ya han elaborado sus tesis, lo cual le llena de orgullo.

Comment here

Accesibilidad