Soledad Jarquín EdgarUncategorized

Mujeres y Política

973 Vistas

IEEPCO confiscó espacios a las mujeres

Más allá de la polémica, cada quien sus luchas

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 24 abril 2018.- El pasado viernes el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) aprobó en sesión pública las candidaturas a diputaciones y concejalías para las elecciones de 2018. Así, de nueve mil 660 candidaturas, cuatro mil 953 son mujeres.

De este total de candidaturas que “sin precedente” fueron aprobadas por el Consejo General del IEEPCO, es necesario descontar 19 que se otorgaron a personas que se asumen como mujeres transgénero, esto derivado de lo que establece el artículo 16 de los Lineamientos en Materia de Paridad de Género que deberán observar partidos políticos, coaliciones, candidaturas comunes y candidaturas independientes.

El Artículo 16 señala: En caso de postulación de personas transgénero, transexuales, intersexuales o muxes, la postulación de la candidatura corresponderá al género al que la persona se auto adscriba y dicha candidatura será tomada en cuenta para el cumplimiento del principio de paridad de género. De la cual el partido político postulante deberá informar en el registro correspondiente a la fórmula o planilla de que se trate.

Sin duda la determinación del IEEPCO, puede generar algo más que polémica. De acuerdo con expertas en derechos humanos de las mujeres, el artículo 16 de los Lineamientos de Paridad no tiene sustento legal alguno y quita espacios a las mujeres. Porque, además, es necesario aclarar que no hay ningún hombre transgénero ocupando espacios de los hombres. Estoy segura los partidos políticos no lo hubieran permitido.

El punto, independientemente del derecho de las personas de la diversidad sexual a no ser discriminadas, es ¿por qué fueron inscritas dentro de la paridad a costa de los espacios de las mujeres sólo por su auto adscripción al género femenino? Es decir, la falta de un marco jurídico que les permita el cambio de nombre a sus actas de nacimiento lo resuelven con un artículo en los Lineamientos de paridad, señalan las feministas consultadas al respecto.

Que además apuntan con razón que la determinación no se consultó con las ciudadanas interesadas en participar en la vida política de Oaxaca. En tal caso, señalan, debieron hacer lineamientos de paridad específicos para la diversidad sexual y otorgar espacios de acuerdo con la cuota correspondiente a la población que representan y no en los espacios que les corresponden a las mujeres que han librado una verdadera batalla, de más de 61 años, es decir, el tiempo que pasó entre el reconocimiento del voto universal de las mujeres en 1953 y las reformas que dieron origen a la paridad en 2014.

Las feministas consultadas sostienen ¿qué pasaría si 19 mujeres reclaman esos espacios? Sin duda se armaría un nuevo lío para el Consejo General del IEEPCO ante lo que se califica como una imposición para las mujeres, porque es de reiterar que no hay hombres trans en las listas de paridad correspondientes a los varones.

No es extraño, en ningún sentido, que los representantes de los partidos políticos, compuesta mayoritariamente por hombres, exceptuando el caso del Partido Revolucionario de las Mujeres, no hayan cuestionado esa determinación. Pero se explica como una acción patriarcal que asumieron quizá porque no entendieron de lo que se trataba y porque no afecta sus listas de candidatos varones.

El problema radica en que quienes se asumen como personas transgénero, no cuentan con la documentación de cambio de identidad, de los cuales ya existen muchos casos. incluso hubo quien se asumió como tal, pero pidió que no se diera a conocer porque podría ocasionar problemas en su municipio. Los lineamientos sin duda no tienen, en este caso, límites legales.

Nadie pone en duda el derecho a participar en la vida política de México y en específico de Oaxaca, lo que se cuestiona es la “confiscación” de espacios para las mujeres, donde hay responsables: a) la aprobación del artículo 16 de los lineamientos, que es como dicen, agua de otro molino; b) la omisión de representantes de los partidos que no se dieron cuenta o no se enteraron, y c) el riesgo infinito de que hombres se registren con los espacios de mujeres como si fueran personas trans. 

Es de recordar la batalla que dio en 2003, hace 25 años, Amaranta Gómez Regalado, para que su nombre pareciera en la boleta, así empiezan las luchas, pero no hay que soltarlas.

Para terminar, vale la pena citar a Amelia Varcarcel quien responde a una pregunta sobre la teoría Queer: “la libertad de las mujeres no está planetariamente conseguida, en este planeta…nacer mujer es estar condenada al infierno directamente…el contexto general es todavía el contexto general anterior, por lo tanto, el feminismo no es únicamente una teoría del deseo ni de cómo este deseo tiene que poder expresarse. Es, en la mayor parte del planeta todavía hoy, una teoría de las libertades elementales y mínimas, que no te casen contra tu voluntad, que no violen, que no te golpeen, que no te den menos de comer, que no te asesinen cuando eres niña, todo eso y más, esa es una agenda terrible…sigan ustedes con la suya porque siempre las vanguardias hacen eso, pero no olviden el contexto, que es muy duro todavía”.

SEM/sj/gr

Comment here

Accesibilidad