Impunidadviolencia

Niega Fiscalía de Oaxaca justicia para Verónica y sus tres hijas

949 Vistas
  • Sin acción penal contra el agresor de violencia familiar y violación agravada con aprovechamiento de confianza
  • El ex fiscal detuve el caso, el actual no avanza, denuncia la madre de las tres víctimas.

Soledad Jarquín Edgar
SemMéxico, Oaxaca, 15 de marzo, 2022.- Cinco carpetas de investigación en la Fiscalía General del Estado de Oaxaca no han sido suficientes para que la justicia sea para Verónica y sus tres hijas, que ahora viven entre amenazas de su ex pareja, padre y padrastro, así como de otras personas integrantes de la familia de éste y la burla de las autoridades.

No me voy a quedar de brazos cruzados. La cabeza que tenga que pisar la piso. “Yo no voy a rogar justicia, la voy a aplicar como tenga que ser”, explica en una conferencia de prensa Verónica, abogada de profesión, lo que le ayuda a entender las trampas de ministerios públicos y titulares de la FGO, uno que ordenó detener las investigaciones y otro que no ha hecho nada, dice sobre el ex fiscal Rubén Vasconcelos Méndez y el actual Arturo Peimbert Calvo.

Jorge Alberto V.G., empresario, fue sorprendido por Verónica cuando violaba sexualmente la mayor de sus tres hijas, entonces una adolescente de 17 años, que no tiene parentesco con el agresor. El dolor de lo sucedido se incrementó cuando se enteró al tiempo que también había cometido el mismo delito con sus otras dos menores hijas de 12 y ocho años de edad. Ambas hijas del agresor.

Lo que siguió fue una denuncia tras otra y descubrir la compleja no actuación de la Fiscalía que hicieron a un lado aquello del interior superior de la infancia, dice la entrevistada. Desde el primer día cuando acudió a denunciar la violación sexual contra su hija mayor en la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos Contra la Mujer por Razón de Género, “prácticamente me estaban esperando, no nos hicieron esperar”, la representante del Ministerio Público (MP), Nubia Gallardo, dijo “ah, es la chava que va a denunciar al padrastro”. Ahí fue amedrentada por supuestamente alterar el orden. Le hacen dos dictámenes psicológico y ginecológico.

Cuando presentó la denuncia, el último día de agosto de 2020, la MP Nubia Gallardo y la psicóloga Reyna Paola, hicieron un informe donde supuestamente no se iban a presentar porque la adolescente ya no estaba en la ciudad.

Durante siete meses le negaron la existencia de la carpeta de investigación, la cual tuvo en sus manos hasta marzo de 2021, todo ese tiempo le negaron el acceso, señalando que nunca había puesto la denuncia. Ella enseñó los audios y las fotos que tomó a la bitácora cuando se presentó a denunciar y fue así como accedieron.

Acudió a entrevistarse con el ex fiscal Rubén Vasconcelos Méndez, quien llamó delante de ella a la fiscal Edith Morales Celaya, quien le informó que siguiendo sus instrucciones no había ejercicio de la acción penal. Por lo que pide que la sigan trabajando hasta que tenga las pruebas. Ordenó también realicen el dictamen psicológico, la cual se aplazó en tres ocasiones. El resultado entregado por la psicóloga fue que no había ninguna afectación en la adolescente y le niegan, hasta la fecha, el dictamen videograbado.

En otra ocasión, el Ministerio Público, Hipólito Vásquez, quien la corrió diciéndole que “no se cansaba de poner denuncias”, esto porque para entonces buscaba interponer las denuncias por violación sexual de sus otras dos hijas.

Finalmente le hacen un dictamen cuyo resultado revela que hay afectaciones. Sin embargo, “se perdió” durante tres o cuatro meses no fue integrado a la carpeta. Pero de nueva cuenta Verónica tuvo elementos para comprobar que sí habían realizado la pericial a cargo de la psicóloga Claudia Gurrión. Aceptaron y apareció el dictamen.

Ello dio lugar a la solicitud de prisión preventiva oficiosa en marzo del 2021. Sin embargo, en mayo siguiente las carpetas son sacadas de esa fiscalía especializada por el nuevo Fiscal de Oaxaca, Peimbert Calvo quien las lleva a sus oficinas. El fiscal promete imponerse en base a la justicia, sin que hasta ahora algo cambie. Además, cambia a la MP para que siga las investigaciones y promete empezar de “cero” la investigación “porque hay un cochinero, hay manos corruptas aquí”.

Sin embargo, no aceptaron las periciales que de forma particular realizó la madre de las víctimas. A Verónica ni a su hija menor no les han practicado los exámenes correspondientes y a eso se le suma que la MP Gabriela Herrera Pacheco, le escribe –vía WhatsApp- para citarla a una revaloración psicológica, pese a que el dictamen ya está hecho y por el cual se había girado la orden de aprehensión.

En una investigación paralela, Verónica logró que el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, entidad de donde ella es originaria, realizarán los peritajes y determinan que existen afectaciones, sin embargo, la Fiscalía de Oaxaca no acepta dichos peritajes. Hasta hoy, explica y muestra los mensajes que le ha enviado a la funcionaria sin obtener respuesta alguna.

En cambio, han aceptado audios fabricados, donde un supuesto pariente refiere que Verónica solo quiere vengarse de Jorge Alberto. En base a eso dieron un no ejercicio de la acción penal, dejando de lado dictámenes ginecológicos, señalamientos, ampliación y dictámenes psicológicos particulares que refieren que las niñas tienen afectaciones graves.

“Herrera Pacheco sabe hacer su chamba, pero para chingar”, afirma Verónica, quien señala que para cubrirse le manda citatorios. Ahora quieren cambiar las cosas, como si yo estuviera haciendo coacción sobre mis hijas, que las tengo alienadas, sin embargo, las pruebas dicen lo contrario.

“Mi hija de ocho años tiene desgarres vaginales ¿tenía relaciones sexuales? Y a mi hija mayor le dijeron que fue sexo consensuado”, explica con dolor en su voz, sin encontrar respuesta a la falta de justicia para sus hijas, ante la pasividad de la MP que le cancela las citas una y otra vez.

Hasta el día de hoy hay cinco carpetas de investigación: dos por violencia familia interpuesta en 2019, “que nunca caminó”, y otra en 2020 (35066/FMUJ/UDNA/2019 y 33374/ FMUJ/UDNA/2020); dos por violación agravada con aprovechamiento de confianza (26177/FMUJ/UDNA/2020 y 5370/FMUJ/UDNA/2021) y la última por robo, ya que Jorge Alberto V.G., sacó en su ausencia el mobiliario de su casa.

Acusa injerencias de la hermana del violentador, Gabriela V., para impedir el acceso a la justicia, quien es amiga de la diputada Mariana Benítez y de la esposa del gobernador Ivette Morán. Benítez –dice la entrevistada- ha intervenido de forma negativa en el caso y la presidenta honoraria del DIF Oaxaca, le aseguró que velaría porque la justicia llegara y que ya tenía conocimiento del caso.

Peimbert Calvo sigue renuente. Promete que se impondrá, pero a pesar de las pruebas el caso sigue en la impunidad.

En todo este tiempo ha tenido que ir y venir de Oaxaca, como resultado de diversas amenazas telefónicas, mensajes que dejaron en su casa escritos al reverso de volantes y en otra ocasión fue seguida mientras manejaba su vehículo por un motociclista quien se acercaba a ella de manera intimidante.

Verónica expuso la falta de acceso a la justicia en noviembre pasado durante el Tribunal Feminista contra el Feminicidio en Oaxaca. Las ciudadanas envestidas como juezas señalaron que la falta de acceso a la justicia, incrementa el riesgo para las víctimas de violencia feminicida.

Ante esta situación, Verónica acudió esta semana a presentar una inconformidad por el no ejercicio de la acción penal y una denuncia contra funcionarios de la Fiscalía.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad