CongresoSoledad Jarquín Edgar

No se canse Senador, hay mucho por hacer, pide Soledad Jarquín.

665 Vistas

Redacción

Lorena Vaniezcot

SemMéxico, Cd. de México, 25 febrero 2019.- No se canse senador, hay mucho que hacer, dijo Soledad Jarquín Edgar, tras poco más de cuatro horas de escuchar los relatos de más de 30 madres, hermanas y un padre, de mujeres que han sido víctimas de feminicidio y sobrevivientes violencia feminicida.

Frente a ellas, el senador por el Estado de México, Omar Obed Maceda Luna, en el Foro Víctimas de Crímenes de Lesa Humanidad, escuchaba los relatos de la violencia que –dijeron- las han dejado sin miedo, huérfanas de sus hijas y un calvario burocrático revictimista y corrupto del sistema de justicia mexicano, hijas cuyo único pecado fue nacer en México.

No me canso. Respondió con voz suave, a la madre de María del Sol Cruz Jarquín, y al resto de las mujeres de rostros desencajados, familiares que llegaron de la ciudad de México, Estado de México, Oaxaca, Coahuila, Veracruz, Puebla, Chiapas, Hidalgo…en busca de respuestas.

Después habría indignación. Alguien preguntó ¿En dónde están las Senadoras? La repuesta, fue que les habían avisado con cuatro días de anticipación y que tenían otras tareas agendadas. ¡No merecen ser Senadoras! fue la respuesta en tono de reclamo que se escuchó. Ellas solo se reúnen con las organizaciones, pero aquí venimos solo las madres por eso no se interesaron en estar, reprochó más tarde otra madre.

Durante más de cuatro horas, en el piso 14 de la Torre de Comisiones del Senado de la República, el recuento fue doloroso, de silencios, de voces que se atoraban en la garganta, de mujeres que mostraban a sus hijas o hermanas asesinadas, todas jóvenes y hasta de la gritería de las y los niños que acompañaban a sus abuelas, mujeres indignadas por la multiplicidad de respuestas que parecían las mismas de las autoridades para no ejercer justicia.

Encabezadas por Irinea Buendía y Lorena Gutiérrez Rangel, los dichos y los hechos en espera por la justicia se volvieron una y otra vez, una cadena de dichos repetitivos a lo largo del tiempo que a veces eran años y otros meses de espera, en cambio cada una recibió apenas cinco minutos para plantear “los casos” y la “justicia” retorcida en fiscalías, procuraduría y tribunales.

Falta de capacitación de Ministerios Públicos y de personal de los tribunales de justicia con resultados como el hecho de que los perpetradores de feminicidios son hechos pasar como enfermos mentales, feminicidas que siguen en la calle, libres, como un peligro para otras mujeres, incluso estudiantes de reconocidas instituciones como el Politécnico Nacional. O sentencias menores que no les devuelven la vida a sus hijas, órdenes de aprehensión sin ejecutar y el uso de “conciliación” en el caso de una sobreviviente de feminicidio.

Mujeres que son consideradas revoltosas por exigir justicia, a quienes se les niegan audiencias porque resultan difíciles de atender.

Feminicidios considerados como homicidios calificados o como suicidios como los que de forma reiterada se dieron en el Estado de México. Feminicidios que no se investigan de esa manera, como lo dice la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la resolución Mariana Lima Buendía, esto en casi todo el país.

Mujeres que denunciaron, una y otra vez, la revictimización de sus hijas por estar fuera de casa en lugares no santos y a horas inapropiadas. O respuestas tales como “era el tiempo de su hija”.

Cadenas de custodia rotas, sin cuidado de sus pertenencias, testimonios falsos, escenas criminales alterados bajo el consentimiento de policías y procedimientos de investigación descuidados que permitieron la libertad de los victimarios.

Horas, días, meses y años de terror, amenazas de los feminicidas y el despojo de la tranquilidad para las familias rotas. Años de infierno, como definió más de una de las madres.

Otra demanda reiterada fue la falta de atención a los cientos de huérfanos del feminicidio, una desoída propuesta de las abuelas.

Maceda Luna se comprometió a “cruzar la calle” para acompañar a las madres a las oficinas, fiscalías, al órgano jurisdiccional… “porque ahí debemos estar nosotros que todos los días hablamos de democracia, de instituciones, pero pocas veces cruzamos la calle, no conocemos la vida como es.

No se canse Senador…

SEM/lv/gr

Comment here

Accesibilidad