Internacional

ONU: las defensoras de DDHH en Mesoamérica son las más agredidas en el mundo

1.042 Vistas

Así lo señala el relator especial de la ONU sobre defensores de los Derechos Humanos, Michel Forst, quien indica que México es una de las naciones con mayores riesgos, principalmente para las que protegen los recursos naturales.

Redacción

SemMéxico/Agencia Anadolu. 26 de julio 2019.- Las defensoras de derechos humanos en Mesoamérica – región que comprende a parte de México, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua – son de las más agredidas en el mundo de acuerdo con un informe presentado este miércoles en Ciudad de México por la Organización de las Naciones Unidas y la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (CNDH).

Elaborado por el relator especial de la ONU sobre la situación de los defensores de los Derechos Humanos, Michel Forst, el documento resalta que más que nada, las mujeres “enfrentan amenazas que toman forma debido a los arraigados estereotipos de género y a las intrincadas percepciones sociales que se tiene sobre ellas”.

Según cifras del registro Mesoamericano de Agresiones a Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, utilizadas por el relator Forst en su informe, se perpetraron en Latinoamérica 2.197 agresiones, que van desde intimidaciones, allanamientos, discriminación, agresiones físicas y asesinatos.

Para las entidades que presentaron el informe representa un incremento del 30% respecto al periodo anterior, que fue de 1.688 agresiones.

Dentro de esta cifra México acumula 862, Honduras 810 y Guatemala 231, Nicaragua 192 y El Salvador 102. Entre las naciones con más asesinatos de esas líderes está México con 8, seguido de Honduras con 6 y Guatemala con 5, y El Salvador con 2, en el periodo comprendido entre 2016 y 2018, según cifras del registro Mesoamericano de Agresiones a Mujeres Defensoras de Derechos Humanos.

Para el oficial del alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU en México, Ricardo Neves, “el informe narra una realidad mundial en la que México no está exento. Los grupos de mujeres están expuestas a riesgos adicionales, desafían estereotipos machistas, se enfrentan a actores estatales y no estatales”. “Muchas de las mujeres que han sido violentadas tienen que ver con la defensa de la tierra, la lucha por el agua, necesidades básicas”, agregó.

El informe señala que los Estados mesoamericanos son los principales victimarios, donde se incluye a policías, militares y funcionarios o autoridades civiles de diverso nivel. Representan el 54% de los perpetradores.

A través de una videoconferencia el relator Forst dijo que “era muy importante poder analizar la situación de las defensoras en su lucha por los Derechos Humanos. Desgraciadamente pocas políticas públicas existen”.

México

En los últimos años el país norteamericano se ha convertido en una de las naciones más peligrosas para las defensoras.

De acuerdo con la representante de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México, Alejandra Ancheita, durante el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto se registraron graves cifras, al tiempo que en los siete meses de mandato de Andrés Manuel López Obrador “continúan a la alza” las agresiones.

Además, Ancheita apuntó que para las defensoras de los recursos naturales y la tierra “concretamente el riesgo está en grandes obras de infraestructura como el Tren Maya… Esto entraña peligros para las comunidades indígenas, donde las mujeres tienen un papel de defensa”.

Afirma que en lo que va del Gobierno de AMLO, dos defensoras han sido asesinadas, una desaparecida y un allanamiento de morada de otra.

La defensora sentencia que las autoridades no sólo tienen la obligación de atender estos casos por sus funciones sino por ser “una deuda histórica con las mujeres del país”.

Forst dijo que “en México existen políticas y mecanismos pero se deben mejorar para brindar atención a mujeres defensoras en riesgo”.

Un ejemplo de mujeres, líderes y defensoras es el trabajo de la indígena mexicana Cucapá, Hilda Hurtado, quien ha defendido por más de tres décadas la pesca de su etnia, basada en costumbres ancestrales de nativos del Alto Golfo de California, al noroeste del país.

Con 66 años, Hurtado se ha enfrentado principalmente al Estado mexicano, contra las autoridades que han impuesto políticas públicas ambientales, sin un reconocimiento de su maneras ancestrales de recolección de peces.

 “En Baja California los primeros que poblaron estas tierras fuimos los indígenas Cucapá y eso nos hace tener derecho a nuestros recursos naturales”, dijo Hurtado en una entrevista con la Agencia Anadolu.

Parte de ese periodo de lucha antiestablecimiento ocurre en los años 90, cuando se decretó sin una consulta legal la creación de la Reserva del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, para proteger al pez totoaba y la vaquita marina (pequeño cetáceo) –ambos en peligro de extinción-, y se desencadenaron una serie de ataques, como por ejemplo el encarcelamiento sin un debido proceso en 2010 del hermano y sobrino de Hurtado.

Comment here

Accesibilidad