CoordenadaLupita Ramos Ponce

Coordenada

965 Vistas

Grande entre las grandes

* Hasta que me la devuelvas con la verdad

Lupita Ramos Ponce

SemMéxico, 24 octubre 2019.- Este miércoles 23 de octubre recibió Rosario Ibarra de Piedra la medalla Belisario Domínguez que concede el gobierno mexicano como un alto honor a personajes distinguidos. Rosario por su edad y condición de salud no pudo acudir al Senado de la República, por eso acudió en su representación su hija Claudia Piedra Ibarra quien leyó la carta que Rosario envió y en su mensaje central le dijo al presidente: “dejo en tus manos la custodia de este preciado reconocimiento y te pido que me lo devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos hijos y familiares y con la certeza de que la justicia anhelada por fin llegará».

Con estas palabras, pronunciadas a nombre de Rosario Ibarra de Piedra y dirigidas al presidente Andrés Manuel López Obrador, concluyó la ceremonia de entrega de la medalla Belisario Domínguez. Claudia Piedra Ibarra dejó en manos del presidente la responsabilidad de que finalmente se sepa el paradero de su hijo y de todas y todos aquellos que fueron objeto de desaparición forzada.

El presidente López Obrador expresó de inmediato que es una responsabilidad que va a cumplir. “Voy a hacer todo lo que humanamente me sea posible para dar con los desaparecidos. Un abrazo cariñoso, que sabré cumplir con su encomienda y voy a estar a la altura de las circunstancias”.

Claudia Piedra Ibarra resaltó también que, a un año del nuevo gobierno, que recibieron esperanzadas, no ha habido ningún avance en las demandas que desde hace cuarenta años han enarbolado desde el comité Eureka.

En la carta de Rosario Ibarra también le dice al presidente: “Señor presidente López Obrador, querido y respetado amigo, no permitas que la violencia y la perversidad de gobiernos anteriores siga echando y actuando desde las tinieblas de la impunidad”.

Sin duda, Rosario Ibarra es grande entre las grandes. Aceptó el galardón, pero lo deja en custodia nada menos que del propio presidente de la República con la encomienda de que se lo regrese junto con la verdad sobre el paradero de su hijo y de todas y todos los desaparecidos. El Estado mexicano se encuentra en deuda con todas esas familias que han dedicado su vida a encontrar a sus seres queridos desaparecidos y conocer la Verdad de lo ocurrido.

Esta semana tuve la oportunidad de estar en el Festival Internacional de Cine de Morelia, acompañando a Alejandra Cartagena, compañera de CLADEM, en la presentación del documental que habla sobre su vida y sobre su mamá desaparecida el 5 de enero de 1978. Ella también quiere respuestas, quiere saber la verdad de lo ocurrido con la desaparición forzada de su mamá Leticia

Galarza Campos quien fue detenida por la entonces Policía Federal de Seguridad por ser integrante de la Liga Comunista 23 de septiembre.  

En este país hay madres que buscan a sus hijos e hijas, a sus hermanos y hermanas; y también hay hijas que buscan a sus madres desaparecidas. Por eso, Rosario Ibarra hizo bien en dejarle la medalla Belisario Domínguez al presidente, hizo bien en recordarle su obligación para evitar la violencia y la impunidad. Hizo bien en exigirle la verdad sobre las desapariciones en este país. Verdad, Justicia y Garantías de no Repetición son las deudas pendientes del Estado Mexicano hacia Rosario, Alejandra, Jesús, Leticia y la sociedad entera. Nunca más un país que no garantice la vida y la libertad de su pueblo y de sus ciudadanas y sus ciudadanos. Nunca más un país con jóvenes desaparecidos, porque al hacerlo, se borra también el corazón de una Nación.  

lupitaramosponce@gmail.com @lupitaramosponc

Comment here

Accesibilidad