Mujer y PolíticaSoledad Jarquín Edgar

Mujeres y Política

988 Vistas

La digna rabia vs la inopia institucional

* Un juez “con perspectiva de género”. Ruta Segura o Ruta de la Vergüenza

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, 17 de febrero 2020.- No todas las personas saben de dónde viene la “digna rabia” esa expresión que hoy se manifiesta en las calles del país cada vez que se exige justicia por las mujeres asesinadas, por las desaparecidas, por las violentadas… Yo tampoco lo sé a ciencia cierta, pero tengo mis razonables conjeturas.

La digna rabia es la voz de las que ya no están expresada a través de las jóvenes, esa generación que empuja la exigencia de justicia respaldada por el conocimiento heredado de sus ancestras feministas, como ellas les llaman.

La digna rabia viene también del cansancio, que se gesta en la entraña de la impunidad, de la cotidiana creencia de que las mujeres no tienen lugar en la sociedad donde solo una parte de los seres humanos tienen espacio y poder, de la injusticia, esa que es cotidiana y común para unos e inaceptable para otras.

Por eso toman las calles, pintan monumentos, rompen vidrios o incendian algo, ponen sus cuerpos contra los guardianes del orden que previamente establecieron los otros y que la realidad refleja que no es la de ellas. Saben que no alcanzan los días del año para manifestar su digna rabia por cada feminicidio o asesinato violento por ser mujeres, por cada una que desaparece, por cada una que es violentada sexualmente, por cada una que recibe golpes…

Ellas, las mujeres, las feministas, cuelgan en sus muros de las redes sociales su digna rabia para exigir, para reclamar a las instituciones y a quienes las dirigen, esos muros de concreto que construyen la desigualdad que ya no quieren y que aborrecen porque la ley dice que tienen derecho a vivir “libres” de violencia patriarcal. Y, sin embargo, no es así. Porque subyace en el fondo el mismo ser masculino que las oprime desde hace siglos y aunque ellas han propuesto ellos siguen lejanos a escuchar y a cambiar, principalmente desde las instituciones.

Ellas las más jóvenes como el resto de las mujeres, también con digna rabia, sabemos que la violencia contra las mujeres crece. Cada día algo más pasa en contra de una y al mismo tiempo en contra de todas. Ahí adentro cada mujer violentada directa o indirectamente tiene su digna rabia.

Así fue la digna rabia de las oaxaqueñas, el pasado sábado, el viernes en CDMX…y todos los días en algún lugar de este país.

Un juez “con perspectiva de género”

No es para menos, la digna rabia surge frente a decisiones como la de un juez en Oaxaca que cree que nueve puñaladas contra una joven por parte de su novio, hechos ocurridos en agosto pasado, no es una tentativa de feminicidio, que no la quería matar porque no era consciente de sus actos y deja en libertad al victimario.

La digna rabia aumenta cuando se puede ver al juez Alejandro Pacheco Concha, en un video hecho a propósito del Diplomado de Argumentación Jurídica con “Perspectiva de Género”, en el que confiesa que para él fue “un reto a sus propias ideas, a su formación, a su cultura…”, lo que demuestra en su actuar.

Seguro de sí mismo y hasta con un aire docto agrega que el diplomado le “permitió entender el contexto en que vive una mujer violentada, la manera en que tenemos que ayudarla como institución y como jueces y sobre todo entender a la mujer como un ser humano”. ¿Qué pensaba que éramos antes?

Por lo que sigue en el video, que puede ver en https://youtu.be/FTZaWYgxVSo, podemos deducir que se aprendió el a-b-c de la teoría de género, pero no la entendió, aunque él diga que sí. Habla de roles, estereotipos, de desigualdad estructural, del “efecto dominó” que significa la violencia contra la mujer y cita como herramientas un protocolo de la SCJN para juzgar con perspectiva de género…y no podía dejar pasar la normatividad internacional, la mismísima CEDAW -que en su boca se hace agua- y el derecho de las mujeres para –dice- “un adecuado acceso a la justicia”.

Habla de “la mujer”, del “grupo discriminado”, y asegura que “ponerse los lentes de la perspectiva de género, resulta ser una obligación de los servidores públicos para brindarle un verdadero acceso a la justicia”.

La pregunta es: ¿Debe ese juez seguir en su cargo?

Ruta Segura o Ruta de la Vergüenza

De eso viene la digna rabia, de actuaciones de in-justicia como esa o de la simulación en que se cae en las políticas públicas “con perspectiva de género” que no tienen forma y menos fondo. Esta semana se difundió la denuncia de una adolescente, estudiante de bachillerato, atacada sexualmente en un camión de transporte público en Oaxaca.    

¿Y la Ruta Segura para mujeres, niñas y niños? Me refiero a un programa de esos que se anuncian con bombo y platillo…a no perdón, según la titular de la SMO, Ana Vásquez Colmenares, “es una acción estratégica”, en la que intervienen las secretarías de Movilidad, la de las Mujeres Oaxaqueñas (SMO) y la de Seguridad Pública, además de la Fiscalía General del Estado. Si no me creen vean la página 313 del Tercer Informe de Gobierno (file:///Users/soledadjarquin/Downloads/informe.pdf) y claro lo repitió en su comparecencia en el Congreso.

La “acción estratégica” que promete “combatir las violencias que enfrentan las mujeres durante sus trayectos en el transporte público como el abuso y el acoso sexual, violencia física y feminicida… “un programa estratégico” que inició en dos unidades de transporte público, sí DOS de 900 unidades, traducido en números equivale a un “abarcador programa” en el .22 % de los autobuses que circulan cada día en la ciudad de Oaxaca y el área conurbada. Por eso los resultados, porque el caso mencionado es uno de muchos.

De eso viene la digna rabia, de las actuaciones de quienes no tienen ni la más remota idea de lo que deben hacer, de la ignorancia del funcionariado que se traduce en CORRUPCIÓN e IMPUNIDAD, que se vuelve letal en la vida de las mujeres y, peor aún, que piensan que la ciudadanía no tiene idea de su inopia institucionalizada.

La violencia contra las mujeres tiene un efecto abarcador y desbordado. Me queda, en lo particular, muy claro, y por eso la digna rabia.

Comment here

Accesibilidad