Botella al MarMartha Canseco

Botella al Mar

823 Vistas

¿Será creado?

Por: Martha Canseco González

SemMéxico. 23 de marzo 2020.- Primero comentar en lo local aquello que está dejando ver la aparición del virus Covid-19 o Coronavirus. Sin lugar a dudas muchos puntos a favor del Gobernador Omar Fayad, respecto a su decisión de remover al Secretario de Salud Marco Antonio Escamilla Acosta quien enfermó de “indolencia”, vamos le preguntó que si todo estaba listo para enfrentar la situación y muy seguro de sí mismo contesto que sí.

Resulta que no había ninguna medida excepcional en el sector, a pesar de que se le otorgaron recursos especiales ante la urgencia. Igual suerte corrió el director del Hospital General, Francisco Chong Barreiro, quién se presentó dos horas y media después de que se apersonara en el nosocomio un ciudadano con síntomas del virus, por pura casualidad de nombre Omar Fayad. Dicen que hasta de palabras se hicieron, que Chong Barreiro creyó que su virus chino era más potente que el coronavirus. Esperemos que el virus chino no contamine las próximas elecciones municipales en la entidad, pero tampoco el de Téllez, ni el de otras latitudes hidalguenses.

Lo que me pareció aberrante fue la actitud de las autoridades estatales de ir en contra de la decisión de la Presidenta Municipal de Pachuca Yolanda Tellería de cerrar bares y cantinas para evitar un mayor contagio. Por supuesto el trasfondo es tanto político como económico. Engolosinado Fayad cree que sólo sus acciones contra la pandemia son válidas, quiere ser el niño bueno con su medalla al pecho, ¡pero no! cualquier cosa que ayude a evitar más contagios es buena. ¡Por favor cierren los bares y cantinas! que en nada ayudan en esta crisis y sí la pueden hacer más difícil.

Por otra parte, es de todos conocido que muchos funcionarios, ex funcionarios de esta administración y empresarios glotones tienen precisamente en esa rama, digamos del “divertimento”, sus negocios particulares. Así que la reacción del gobierno estatal, simple y llanamente está respondiendo a esos particularísimos intereses, no están actuando en favor de las mayorías, ¡congruencia, por favor, congruencia!

Y hablando de esto, de INTERESES, paso a comentar sobre lo que he leído en torno al coronavirus. Por supuesto me ayuda a discriminar que sí y que no leo, tantos años de jerarquizar y analizar información en los diferentes medios de comunicación en los que he trabajo. Esa experiencia te da olfato para diferenciar que vale la pena y que no respecto a todo lo que se ha escrito, se está escribiendo y se escribirá respecto a la pandemia.

Comento las líneas que han producido tres intelectuales norteamericanos al respecto: La filósofa Judith Butler, el lingüista Noam Chomsky y la periodista Naomi Klein. Por supuesto los tres coinciden en que la pandemia será aprovechada por el sistema neoliberal y su padre el capitalismo, para ahondar las diferencias, ya abismales, entre los ricos, la poderosa minoría y los pobres la abrumadora mayoría del planeta, de la que indica, se quieren deshacer.

Noam Chomsky dice abiertamente además que el virus ha sido creado en laboratorio norteamericano y sembrado en China para detener al gigante asiático, de ahí, señala, que no sea casualidad que todo haya detonado en la pequeña ciudad donde el gobierno comunista tiene laboratorios de investigación del coronavirus, el SARS, el MERS y el ébola. Vamos para hacer creer que se les escapó. El objetivo dice el también filósofo es que Estados Unidos no pierda su supremacía mundial económica y su papel de gendarme planetario.

Señala además que es una guerra bacteriológica de baja intensidad ya que el virus no afecta a la infancia ni a la juventud, (mano de obra futura) y en cambio se ceba con las personas mayores (mano de obra inactiva), vean las cifras de muertes que se están presentando en España. Por cierto, el intelectual norteamericano señala, que tampoco es causalidad que Italia sea uno de los países más afectados, debido a que sus relaciones comerciales con China son extremadamente fuertes, el eje Pekín-Roma, está considerado ya, la “nueva ruta de la seda”.

Chomsky asegura, además, que todo el plan inició hace años, lo describe así: El asalto neoliberal dejó a los hospitales de varias partes del mundo, sin preparación, sin infraestructura, las camas fueron suprimidas en nombre de la “eficacia”. Un claro ejemplo de esto es México, el peñismo donde más se encarnizó en su rampante corrupción fue precisamente en el sector salud. Así es queridas y queridos México enfrenta esta pandemia con un sistema de salud totalmente saqueado, con hospitales abandonados y con un dudosísimo padrón de proveedores de medicamentos.

En suma, el gobierno y el alto empresariado norteamericano busca, dice Chomsky, desaparecer a la Unión Europea, Irán, Corea del Norte y Venezuela, debilitar a China y Rusia, que Latinoamérica sea nuevamente su dócil patio trasero, (de ahí que Trump asegurara que enviará a la frontera con México a todo migrante que pudiera estar infectado), e implantar una globalización planetaria alrededor de la nueva USA y su poder omnímodo.

En este contexto cabe señalar lo que reveló por su parte Judith Butler en su artículo del New Yorker sobre que Donald Trump intentó comprara al contado los derechos exclusivos para Estados Unidos de una vacuna contra el coronavirus de la compañía alemana CureVac que es financiada por el gobierno alemán. “El capitalismo tiene límites” contestó un político germano ante la pretensión de Trump, ojalá que también los tenga en Alemania, indicó Butler.

Dice además la filósofa del género: Todos dan testimonio de la rapidez con la que la desigualdad radical, que incluye el nacionalismo, la supremacía blanca, la violencia contra las mujeres, las personas queer y trans más la explotación capitalista encuentran formas de reproducir y fortalecer su poder dentro de las zonas pandémicas.

Señala además que aplicar la lógica del mercado a la vacuna contra el coronavirus implicaría que sólo algunos tendrían acceso a ella y otros quedarían condenados a una mayor precariedad. La desigualdad social y económica asegurará que el virus será totalmente discriminatorio.

Sin embargo, la periodista Naomi Klein dice enfática, y es con lo que me quedo, que lo que un momento de crisis como esta revela es nuestra tremenda interrelación entre nosotras, nosotros y nosostres. “Podríamos pensar que estamos seguros si tenemos una buena atención médica, pero sí las personas que hacen nuestra comida o la siembran o la entregan, no tienen atención médica y no pueden darse el lujo de ser examinados y mucho menos quedarse en casa porque no tienen licencia por enfermedad pagada. Nadie estará seguro”

“Sí no nos cuidamos los unos a los otros, ninguno estará seguro. Estamos atrapados en el mismo barco y con el mimo virus”.

Ante esta cruda verdad, me resta decir, en vez de acaparar alimentos y medicinas, de insistir en andar por las calles y centros recreativos como si estuvieran de vacaciones, piensen cómo pueden compartir lo que tienen con las y los demás, de protegerse lo mejor posible para no contagiar a otros y sobre todo quedarse en sus casas y hacer todo lo que se está recomendando para evitar un desastre mayor en nuestro país.

botellalmar2017@gmailcom

Comment here

Accesibilidad