CLADEMOpinión desde CLADEM

Opinión CLADEM| Sismos y la desigualdad en México

112 Vistas

*Aurora Natalia Rojas Ramos

SemMéxico, Guadalajara, Jalisco, 23 de septiembre del 2022.- Los sismos son fenómenos comunes en México, pues el país se encuentra ubicado en una zona de “alta sismicidad”, según el Servicio Sismológico Nacional (SSN). Ya que en el territorio nacional interactúan cinco placas tectónicas: la de Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y la placa del Caribe.

En México, pocas personas creen en las casualidades, sobre todo cuando hablamos de sismos. La tierra volvió a temblar el pasado lunes 19 de septiembre, en plena conmemoración de los terremotos del 19 de septiembre de 1985 y del 19 de septiembre de 2017. El temblor se registró casi una hora después de que se realizara un simulacro a nivel nacional por los sismos anteriores que han dejado graves estragos y pérdidas de vidas en el país.

Lo anterior, vino a ser un recordatorio para todas las mexicanas y mexicanos de cómo los eventos naturales pueden cimbrar nuestras vidas cotidianas. Ese mismo día, como en 1985, muchos de quienes sufrieron los estragos directos de los temblores fueron mujeres. En el 2022, vemos nuevamente que esta historia se repite y cómo las condiciones de las mujeres y las inequidades económicas, sociales y políticas han repercutido en las afectaciones sociales de estos desastres naturales.

Según las investigaciones de la Dra. Margarita Velázquez Gutiérrez,en el sismo de 1985 y el del 2017, encontramos que, según cifras extraoficiales, fallecieron 228 personas; de ellas, más de la mitad eran mujeres, sólo en la Ciudad de México. La mayoría de estas mujeres falleció a causa de los derrumbes de edificios habitacionales, donde cumplían labores de trabajo doméstico y de cuidado. Un caso emblemático, al igual que hace 32 años atrás, fue la muerte de mujeres de una fábrica textil en la colonia Obrera. Muchas de ellas eran extranjeras, producto de la migración ilegal, y realizaban uno de los trabajos peor remunerados y en las peores condiciones laborales dentro de la industria textil, el de la maquila”.

Para las mujeres, al parecer, la historia se repite. Los temblores de septiembre del 2022 demuestran nuevamente la noción de la construcción social del desastre y sus fundamentos en las desigualdades entre mujeres y hombres, ya que observamos que la feminización de la pobreza, la división sexual del trabajo, así como la corrupción en la construcción de obras públicas, ante la falta de perspectiva de género en la generación de las políticas públicas, sitúa nuevamente a las mujeres en condiciones de vulnerabilidad ante los desastres naturales.

Por todo lo anterior, es preciso recordar que todas las mujeres y niñas tienen derecho a vivir vidas libres de violencia en todos los contextos, incluso ante los desastres naturales.

*Co-Coordinadora estatal de CLADEM Jalisco

clademjalisco@gmail.com

Comment here

Accesibilidad