Congreso

Paridad en el gobierno político del Congreso, firman 27 diputadas de todos los partidos

304 Vistas
  • Ningún acuerdo político asegura el mando de igual a igual en todas del decisiones  por ello  tendrá que ser ley y será
  • Buscarán nuevas diputadas paridad en las comisiones legislativas y otros órganos de la legislatura

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 23 de agosto, 2021.- Mesa de decanos y decanas, Junta de Coordinación Política y Mesa Directiva de la Cámara de Diputados será  paritaria, romperá la primacía masculina dominante en los últimos 50 años, señala la iniciativa que reforma a la Ley Orgánica del Congreso de la Unión que con la participación de diputadas de todos los partidos políticos  quedó inscrita para que se analice y discuta a partir del primero de septiembre.

Actualmente la participación de las mujeres en el gobierno camaral es de 25 por ciento, 7 hombres y una mujer, a pesar de que las legisladoras son el 49 por ciento de las y los integrantes de la Cámara de Diputados.

La implantación de la paridad en el gobierno legislativo, señala la iniciativa, no puede únicamente partir de voluntades políticas sino de cambios legislativos y reglamentarios que permitan hacer realidad la paridad total y la perspectiva de género en la toma de decisiones, así como que  el derecho de representación se pueda ejercer con eficacia para hombres y mujeres de manera simultánea para que las opiniones de ambos puedan formar parte de la deliberación y resoluciones en el Congreso de la Unión.

Además, luego de polémicas y discusiones recientes en los partidos políticos, a unos días de la instalación de la LXV legislatura, las promoventes sustentan  que la conformación de los Órganos de Gobierno de las Cámaras del Congreso de la Unión, va mucho más allá que  acuerdos políticos, que no garantizan una integración paritaria como es  mandatado constitucionalmente, aunque requiere también de cambios de mentalidad, en las dirigencias de los partidos políticos.

Será “un verdadero plus” en  la nueva legislatura si hay paridad para el gobierno legislativo.

Se trata también  de negociar la representación paritaria en las presidencias de las comisiones en la próxima composición de la cámara de diputados, considerando que ahora las mujeres presiden el 47 por ciento de esas comisiones.

Luego de analizar dos iniciativas de distintas legisladoras, gracias al trabajo conjunto de legisladoras con mirada de género llegaron al acuerdo de presentar sólo una que se terminó el 18 de agosto y que formará parte de las casi 50 iniciativas de género que quedaron pendientes en esta 64 legislatura.

Se espera que  con experiencia y arrojo, las diputadas de la nueva legislatura actúen,  ya que de las  248 nuevas diputadas,  69 fueron reelectas, incluida María Wendy Briceño Zuloaga, actual presidenta de la Comisión de Igualdad.

Contenido de la iniciativa

La iniciativa propone reformar 4 artículos: 15, 18, 31 y 35, así como  4 numerales y la adición de tres  párrafos, en la ley que rige a la Cámara. Se establecerá la paridad en la conformación de la Mesa de Decanos que se conforma en la constitución de la Legislatura, de forma que ésta se integre paritariamente por diputadas y diputados.

Incluir en la Ley el principio de paridad en la definición de la presidencia de la Mesa Directiva de forma que ésta se conforme alternadamente para cada año legislativo por personas de género distinto.

 
La tercera reforma es  incluir en la Ley el principio de paridad en la integración de la Junta de Coordinación Política, el órgano más importante, donde se toman las decisiones, desde el orden del día de la asamblea, hasta qué y cuáles iniciativas llevar al pleno; el presupuesto del Congreso y la definición de las comisiones legislativas.

Entretelones de la iniciativa

La iniciativa –de la que SemMéxico tiene una copia- está firmada por 27 legisladoras de todos los partidos políticos con en bancas en la diputación. 8 del Partido Revolucionario Institucional PRI, incluida la presidenta de la mesa directiva, 6 de Morena, 3 de los partidos  Acción Nacional PAN, de la Revolución Democrática PRD y del Trabajo PT, y una de los partidos Verde Ecologista y Encuentro social respectivamente.

Es también el resultado de una campaña denominada  Rebeldes con Causa, la acción propositiva de la priista Dulce María Sauri y un cúmulo de negociaciones. En la iniciativa participan algunas diputadas reelectas, incluida la presidenta actual de la Comisión de Igualdad.

 La iniciativa destaca que la paridad de género, es necesaria, para para generar cambios en el modo de hacer política y en avanzar hacia la construcción colectiva de condiciones más justas y equilibradas para el conjunto social y de los órganos decisorios.

En 13 páginas analiza el proceso histórico de la zaga de las mujeres para lograr romper lo que sucede hoy, ya que en la actual legislatura solo hay dos coordinadoras de los grupos parlamentarios que representan únicamente el 25 por ciento de sus integrantes. Y eso fue recientemente, durante meses eran 7 hombres y Verónica Juárez Piña, del Partido de la Revolución Democrática, aunque la Cámara ha tenido dos presidentas de la mesa directiva Laura Rojas Hernández  del Partido Acción Nacional y Dulce María Sauri Riancho, que ahora está en el tercer y último año de la legislatura, como presidenta.

La Iniciativa

La iniciativa con Proyecto de Decreto por el que  reforma , adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, señala que  hoy se logró un el cambio cualitativo, tal vez el más significativo por el casi 50/50 en las bancas, pero la paridad total  para los tres niveles de gobierno, se llevó a cabo con la introducción de los principios de igualdad y paridad de género, a partir de incluir la perspectiva de género y la base de una política y representación políticas paritarias.

En suma se propone que El primero es incluir en la Ley el principio de paridad en la conformación de la Mesa de Decanos que se conforma en la constitución de la Legislatura, de forma que ésta se integre paritariamente por diputadas y diputados.

El segundo es incluir en la Ley el principio de paridad en la definición de la Presidencia de la Mesa Directiva de forma que ésta se conforme alternadamente para cada año legislativo por personas de género distinto.

El tercero es incluir en la Ley el principio de paridad en la integración de la Junta de Coordinación Política,  de incluir en la Ley un mecanismo en el cual la coordinación de cada grupo parlamentario tendrá que recaer en un hombre y una mujer, ambos con derecho a voz y voto, para garantizar que las decisiones sea realmente compartida por hombres y mujeres.

Considerandos

La iniciativa, incluye un relato histórico de la zaga de las mexicanas buscando participar en la toma de decisiones, de 1953 a la fecha. Sobre sentido del principio de paridad, apunta que  es indispensable reconocer que estamos en un momento histórico en el que la incorporación del principio de paridad total en las instituciones públicas y en los poderes del Estado requiere de un nuevo pensamiento jurídico para conceptualizar el ámbito de las decisiones en órganos colegiados desde una perspectiva compartida entre géneros, en los que el derecho de representación se pueda ejercer con eficacia para hombres y mujeres de manera simultánea para que las opiniones de ambos puedan formar parte de la deliberación y resoluciones de estos.

Si tomamos en cuenta, por ejemplo que, la LI Legislatura (1979-1982), producto de la Reforma Política de 1977, registró la participación de 33 mujeres como Diputadas Federales, de las cuales: 29 participaron por el principio de Mayoría Relativa y 4 por el principio de Representación Proporcional, nos damos cuenta que, cuarenta años después, la Legislatura LXIV, conocida como la Legislatura de la paridad de género, ha registrado la participación, de 241 legisladoras (141 de Mayoría Relativa y 100 de Representación Proporcional) de todos los partidos políticos y que presiden comisiones, comités y que han dirigido, tanto la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, como el Congreso de la Unión.

De hecho, la expresión democracia paritaria es reciente y su mayor impulso parece coincidir con la realización de la Conferencia de Atenas en 1992, en la cual se definió la paridad como: la total integración, en pie de igualdad de las mujeres, en las sociedades democráticas, utilizando para ello las estrategias multidisciplinarias que sean necesarias.

Sin embargo, la realidad aún mantiene brechas que parecen infranqueables o que han utilizado, todos los resquicios posibles para frenar una paridad mayor y sin precariedades

Otro de los objetivos de la paridad es que el ejercicio del poder sea practicado por las mujeres y los hombres en plena igualdad, aspecto en el cual todavía se tiene saldos pendientes, pues los hombres en mayor proporción, aún ocupan los espacios con mayor influencia y capacidad de decisión. Tal es el caso de los Órganos de Gobierno en la Cámara de Diputados.

Se trata de que una conformación más diversa en los órganos de decisión, necesariamente implicará una trasformación en su quehacer, pues las personas que los integran, podrán influir desde su propia experiencia, necesidades e intereses, asociados al grupo de población al cual pertenecen, en una toma de decisiones más justa para el conjunto.

En ese sentido, la paridad también  requiere que los distintos sectores que integran los poderes, actúen en representación de los grupos a los cuales pertenecen, a fin de lograr que aquella, sea un fin, al tiempo que un medio para la igualdad de legisladoras y legisladores.

Lograr que la paridad se refleje en un ejercicio de poder plenamente compartido entre mujeres y hombres requiere de un proceso de transformación organizacional y política que necesariamente, pasa por reformar de fondo la cultura parlamentaria androcéntrica y el trabajo legislativo que de ella emana.

Este proceso no puede únicamente partir de voluntades políticas sino de cambios legislativos y reglamentarios que permitan hacer realidad la paridad total y la perspectiva de género en la toma de decisiones.

Por lo anterior, esta iniciativa propone tres cambios al texto de la Ley Orgánica del Congreso General vigente para asegurar la representación paritaria de los Órganos de Gobierno de la Cámara de Diputados.

Cambios precisos

El primero es incluir en la Ley el principio de paridad en la conformación de la Mesa de Decanos que se conforma en la constitución de la Legislatura, de forma que ésta se integre paritariamente por diputadas y diputados.

Manteniéndose el derecho de quien ostente la mayor antigüedad en el cargo para definir la Presidencia de la misma, se establece que las tres Vicepresidencias y las tres Secretarías deberán ser ocupadas conforme al principio de paridad, de forma que las sucesivas antigüedades en quienes ocupen dichos cargos, deberán ordenarse también alternadamente entre mujeres y hombres, de forma similar a la manera en que se integran las listas de candidatas y candidatos a puestos de elección popular por la vía plurinominal

Para la conducción de la sesión constitutiva de la Cámara habrá una Mesa de Decanas y Decanos, constituida por una Presidencia, tres Vicepresidencias y tres Secretarías.

 La Mesa de Decanas y Decanos se integra por las diputadas y los diputados electos presentes que hayan desempeñado con mayor antigüedad la responsabilidad de legislador federal. En caso de presentarse antigüedades iguales, la precedencia se establecerá en favor de quienes hayan pertenecido al mayor número de Legislaturas y, en su caso, a los de mayor edad.

La Diputada o el diputado electo que cuente con mayor antigüedad ocupará la Presidencia de la Mesa de Decanas y Decanos. Ocuparán las tres Vicepresidencias y las tres Secretarías, las diputadas y los diputados electos que cuenten con las siguientes mayores antigüedades, debiendo integrarse dichos cargos conforme al criterio de paridad y atendiendo a la pluralidad en la conformación de la Cámara.

El segundo es incluir en la Ley el principio de paridad en la definición de la Presidencia de la Mesa Directiva de forma que ésta se conforme alternadamente para cada año legislativo por personas de género distinto.

Si bien es cierto que actualmente la noción misma de los derechos de representación igualitaria entre hombres y mujeres, derivados del principio de paridad han dado forma a una cultura política más comprensiva respecto a la postulación de mujeres en cargos de dirección, de forma que, como en la actual legislatura, la Presidencia de la Mesa Directiva ha sido ejercida por dos mujeres de forma consecutiva en el segundo y tercer año de ejercicio, es indispensable que este principio se incorpore formalmente a la Ley, de manera que exista un equilibro mínimo legal que asegure que ambos géneros serán representados en los cargos de dirección de los Órganos de Gobierno de esta Soberanía.

El tercero es incluir en la Ley el principio de paridad en la integración de la Junta de Coordinación Política .En ningún caso podrán recaer las titularidades de las Presidencias de la Junta de Coordinación Política y de la Mesa Directiva en personas del mismo género, de forma simultánea.

Para ello, se propone incluir en la Ley un mecanismo en el cual la Coordinación de cada grupo parlamentario tendrá que recaer en un hombre y una mujer, ambos con derecho a voz y voto, en su conjunto, para atender el principio de paridad.

Por ello, esta iniciativa propone las siguientes reformas al texto de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos:

La Junta de Coordinación Política se integra por las coordinaciones de cada grupo Parlamentario. La Coordinación de cada grupo parlamentario recaerá en un hombre y una mujer, ambos con derecho a voz y voto, en su conjunto, para atender el principio de paridad.  La designación de la y el coordinador atenderá a la normatividad que cada grupo parlamentario apruebe para tales efectos.

Comment here

Accesibilidad