Ejecutivo

Poco han avanzado las ejidatarias en 3 años, con 27 por ciento de propietarias, en 2018 eran 26.36 por ciento  

522 Vistas

Mayor participación de mujeres en las decisiones de los comisariados ejidales, busca convenio Inmujeres-Procuraduría Agraria

Ser dueñas de la tierra les permite ganar terreno en los órganos de representación y de vigilancia en los Ejidos

Micaela Márquez

SemMéxico, Cd. de México, 10 de abril 2022.- Durante la firma del convenio de colaboración entre el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) y la Procuraduría Agraria (PA), Nadine Gasman Zylbermann, destacó que se busca que las mujeres indígenas y rurales sean propietarias de las tierras y participen en forma democrática en la toma de decisiones.

Dijo que “la mitad del territorio es colectivo, y solo 27 por ciento son mujeres las que tienen derecho a estas tierras”. Solo “ocho por ciento son presidentas de los comisariados ejidales”, lo que “esperamos poder cambiar esto radicalmente”.

La titular del INMUJERES dijo que apoyaran con recursos monetarios y humanos a fortalecer las capacidades institucionales y las Jornadas de Justicia Itinerante como parte del convenio de colaboración.

Abundó que las mujeres indígenas y rurales enfrentan retos para gozar de sus derechos por lo que deben realizarse las acciones necesarias para garantizar su derecho a la propiedad de la tierra y participar en condiciones de igualdad con los hombres a cargos de decisión en los órganos agrarios, por lo que calificó de momento histórico de conjunción de voluntades, la firma del acuerdo.

La mayoría son agricultoras y es su única fuente de ingresos, llegando a combinarla sólo con la actividad ganadera; el comercio aparece como la segunda actividad económica y, en tercer lugar, la pensión por viudez; y el 50 por ciento de las presidentas ejidales tienen de uno a tres dependientes económicos.

Las principales gestiones que han realizado las mujeres con cargos en el comisariado ejidal son obras para su ejido o comunidad, como techado de canchas, la construcción de puentes, abrir brechas, canales de riego, construcción de las instalaciones del comisariado, la regularización de las parcelas y la expedición de los certificados parcelarios.

El acuerdo

De esta firma Luis Hernández Palacios Mirón, titular de la PA, celebró la misma por ser un instrumento jurídico, que se traducirá en diversas acciones, “por una parte darle una dimensión y territorial más amplia al programa de Mujeres por el Acceso a la Tierra, y con ello un número significativo de mujeres puedan participar este año en las Jornadas Itinerantes en los Tribunales Agrarios para el reconocimiento de derechos ejidales y comunales”.

Explicó que “la persistencia por desgracia de modelos patriarcales hegemonistas, que no tienen que ver, fundamental ni prioritariamente, con la cosmovisión de los pueblos originarios, sino mucho más atribuibles al proceso de conquista y despojo que vivieron nuestros pueblos en América Latina, han tenido una impronta que se ha renovado con las prácticas mercantilistas impuestas por el neoliberalismo”.

“Por eso los elementos de exclusión que atienden a la monopolización del ejercicio del poder para imponer el tránsito a las formas mercantiles de despojo a los núcleos agrarios, tienen una parte muy importante en este desconocimiento de los valores y derechos de las mujeres”, agregó.

La firma del convenio se llevó a cabo ante la presencia de Isaías Gómez Sánchez, representante de FAO en México.  Ambas instituciones, tiene como finalidad desarrollar acciones conjuntas para que las mujeres indígenas y rurales puedan hacer efectivos sus derechos agrarios, en particular su participación democrática en espacios de toma de decisión en el ámbito agrario en condiciones de igualdad y no discriminación.

Su situación y las UAIM

En México hay 554 mil 215 ejidatarias, cifra mayor en un mil 761 por ciento, con respecto a los datos de 1970, cuando había 31 mil 459 mujeres dueñas de un ejido.

Pero el derecho a la tierra por parte de las mujeres fue un proceso paulatino, comenzó a expandirse con la reforma al artículo 27 constitucional en 1992 lo que permitió que a finales de la década de los 90 el número de ejidatarias se incrementara a 213 mil 375.

Para diciembre de 2014, ya eran un millón 306 mil 951, considerando no solo a las ejidatarias, sino a las comuneras, posesionarias y avecindadas. Esto representa el 26.36 por ciento del total de sujetos agrarios que es de 4 millones 958 mil 319, en 30 mil 242 núcleos agrarios.

El ser dueñas de la tierra les ha permitido a las mujeres ganar terreno en los órganos de representación y de vigilancia en los Ejidos.

En 1998 sólo 8 mil mujeres ocupaban algún cargo en los comisariados ejidales, de las cuales 285 eran presidentas, y el resto tesoreras y secretarias; y para finales del año 2014, la representación se incrementó 599 por ciento, con un total de 47 mil 951 cargos. De ellas mil 233 son presidentas.

Las mujeres en el campo trabajan sobre todo en las Unidades Agrícolas Industriales de la Mujer (UAIM) ubicadas en el 50 por ciento los municipios del país.

¿Pero quienes son las ejidatarias en México?

Los datos Procuraduría Agraria señalan que la mayoría de las presidentas de los comisariados ejidales tienen entre 51 y 55 años, el 18.6% tiene estudios de primaria, y en la mayoría de los casos, no concluyeron los seis grados; el 25.4% concluyó la secundaria; el 20.3% la educación media superior y el 22 por ciento tiene estudios de licenciatura.

Las presidentas del comisariado son en su mayoría independientes económicamente, únicamente el 25% depende de alguien más; de éstas, el 80% dependen de sus maridos, mientras que el 13.4%, de sus hijos.

Comment here

Accesibilidad