Impunidadviolencia

Por amenazas de muerte, regidoras de Penjamillo dejan el municipio

1.043 Vistas
  • Interpusieron denuncia ante la Fiscalía, solicitaron apoyo de las autoridades de Seguridad y Secretaria de Gobierno, y les señalaron que su asunto es “político”.
  • “Yo empecé a llorar mi muerte desde el día que llegaron a mi casa”, señala una de las afectadas.

América Juárez Navarro

SemMéxico, Morelia, Michoacán, 10 de octubre del 2022. – La síndica y cuatro regidoras del municipio de Penjamillo, donde en junio del 2021 desapareció el alcalde electo, Gilberto Mejía Salgado, han abandonado su localidad, luego de haber sido amenazadas de muerte y golpeadas por grupos armados. Las funcionarias sacaron a sus familias de este lugar y temen por su seguridad ante las presuntas amenazas continuas de la presidenta provisional del ayuntamiento de Penjamillo, Michoacán, Xóchitl Kareli del Río Carranza.

En entrevista y con temor, las regidoras pidieron a las autoridades protección y seguridad, ya que los ataques contra ellas y sus familias han ido en escalada, con la amenaza de que los presuntos grupos delictivos que las han hostigado y amenazado, son “de los malos” y pidieron se alinearan a las peticiones de la alcaldesa, estas amenazas llegaron a su punto máximo el pasado 20 de septiembre, al allanar sus propiedades.

Una de las regidoras afectadas y por temor a represalias, pidió mantener el anonimato, explicó que desde el 20 de septiembre la situación llegó a niveles insospechados, un grupo armado de 15 personas llegaron a su casa, ahí la golpearon junto con su hijo y mamá, la pusieron en el suelo y le dijeron que tenía que alinearse con la presidenta, sino le entregaría a su hijo “en pedacitos”.

Esa misma noche acudieron a la casa de otra de las regidoras, ahí bajo la misma mecánica la golpearon y le preguntaron a quién quería más de su familia, para que le bajara a sus preguntas.

Julio López es el nombre clave es un asesor que llegó apoderarse del Cabildo, el preside las reuniones y empezaron a existir una serie de irregularidades que iban desde la pérdida de recursos de 150 mil pesos para la compra de algunos equipos, situación que no fue bien vista por las integrantes del cabildo y en su momento fue denunciada, sin que existiera respuesta, pues presumiblemente este “asesor” mantiene una relación cercana con la alcaldesa.

Además de que para cuatro patrullas se gastaron en gasolina tan sólo en junio 490 mil pesos, en mayo la alcaldesa erogó por este concepto 105 mil pesos, fue en agosto cuando se pide información, se inician procedimientos de la Contraloría del municipio contra las regidoras.

Inician amenazas el 12 de febrero, alinéate la advertencia

Fue el 12 de febrero cuando ocurrieron las primeras amenazas contra las regidoras, una de ellas narra que le fue dejado un recado con su papá, “ellos me dijeron que te pusieras las pilas, que votaran a favor de la presidenta que no la cuestionaras, que ella mandaba, que sí sabía que personas eran y se presentaron como somos personas malas, queremos que te alinees”  y si no se “alinea que se atenga a las consecuencias”.

El día que se dieron las primeras amenazas se aprobaría la Cuenta Pública trimestral del Ayuntamiento, pero había un acuerdo de cuatro de las siete regidoras del Cabildo y la síndica se oponían aprobar en los términos que fue presentada, pidieron más información, pero enviaron un mensaje para que no se pidiera información a la presidenta.

Otra de las servidoras públicas relató cómo a su casa llegaron algunas camionetas, se estacionan, se tenía un convivio con su planilla y estaba la mayoría, “ese día llegan las camionetas, me dice mi hijo mamá te hablan, estaban dos tipos abajo, los demás estaban en la camioneta, me dice usted es la regidora…solo le vengo a decir que le baje de huevos, se deje de chingaderas y mamadas, porque aquí la que manda es la presidenta”, relató.

Además, le dijo “usted sabe para qué trabaja, y la jefa es ella, solo le vengo a dar una indicación entendió, para que se ponga a trabajar y se deje de estar haciendo algo en contra de ella”, narró, al describir que los siguientes días no salía de casa, y su familia le pidió esperarse.

Habló con la presidenta le comenté ese día “había llorado mi muerte que estaba asustada y tenía mucho miedo”, por lo que le dijo a la alcaldesa si se podía retirar del Cabildo, está solo contestó “discúlpame si por mi culpa perdiste la tranquilidad”.

La noche del 20 de septiembre

“Mi hijo me llamó, me dijo te buscan, ve y fui, había tres vehículos enfrente de la puerta de la casa, como 15 tipos encapuchados, mi mamá venía detrás de mí, ella tiene 65 años, y traía el teléfono se los doy, les doy la contraseña, dentro de mi casa estaban más tipos, a mi hijo lo tienen hincado con una playera en la cabeza, me dicen siéntese, me dicen que nos tiremos al piso, a los tres, mi hijo voltea y me dice mamá te quiero mucho, no conteste porque estaba rezando, traían armas, cervezas y estaban fumando, solo pensé aquí quedamos”, mencionó.

La acusaron de tener tratos con Valentín Duarte, director de obras públicas del municipio de Penjamillo, quien ese mismo día desapareció, “me golpearon y patearon las costillas”, expuso, mientras recuerda que le quitaron sus aparatos tecnológicos, ahí estaban grabadas las sesiones de Cabildo.

Posteriormente se trasladaron al otro punto con la otra funcionaria, llegaron a su casa cuando ya estaba acostada, cuando llegaron dos camionetas, dispararon contra el aire y quebraron los cristales del domicilio, primero sacaron a su familia, los hincaron en la sala y ella la sacan del pelo.

“Me hincan y me dicen no lo vea, dijeron entrégame a esa perra, me hinco y uno me dice a qué te dedicas, cuánto ganas, gano 9 mil pesos a la quincena y me dice no te alcanza y me pegan en la cabeza tres veces, me empiezan a decir que me interesa si el dinero de presidencia lo sacaban todo, me dicen que pretendes arreglar el mundo”, dijo.

Le pidieron que entendiera y le pidieron alejarse de la presidencia, y pensará bien lo que iba a decir, si renunciaba.

Si ven algo raro llamen al 911, sugiere MP a regidoras

Las regidoras y la síndica presentaron su denuncia ante la Fiscalía General del Estado, pidieron seguridad para ellas y su familia, pero no se le quiso ni dar la copia de la ampliación de su denuncia, y al pedir su seguridad, la respuesta fue “llamen al 911 si ven algo raro, váyanse a descansar se ven agotadas, como vamos a descansar en esa situación tenemos dos noches en Fiscalía ese día a las 5 de la mañana”.

Se reunieron con el secretario de Gobierno y con alguien de seguridad pública, tampoco hubo respuesta. Además, están en la búsqueda de asilo político, pero no ha sido sencillo, les dicen que hay pocas posibilidades.

Señalan que no hay condiciones para que vuelva, y no volverán a esta zona, se reunieron con Nicolás Maldonado Millán que es fiscal coordinador, pero los canalizó a otro Ministerio Público Hugo Cano Ayala que fue asignado a su caso, y fue quien tomó la declaración sólo escuchó su relato, no escribió nada, y personal de esta Fiscalía dijo no es un tema de denuncia, sino de “derechos humanos” y caso político.

El MP les dio el oficio para que las revise el médico, los mandaron atención psicológica, hasta ahí quedó el apoyo, junto con unos días que la Comisión de Atención a Víctimas les asignó un defensor víctima.

Las funcionarias están a salto de mata, no encuentran tranquilidad, ese día lo perdieron todo, patrimonio, trabajo, pero sobre todo su vida, no existe momento  en que se sientan vulneradas y solas, han caído al hospital por las crisis de ansiedad y ataques de pánico, desde el Gobierno Estatal sólo han encontrado indiferencia.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad