Ejecutivo

Por “compromisos políticos” desmantelan equipo de IMM-Xalapa

1.595 Vistas
  • Violencia y discriminación de género en cese del personal de confianza
  • En sus vacaciones, la abogada del departamento jurídico fue relevada del cargo

Guadalupe López García
SemMéxico, Ciudad de México, 16 de marzo de 2022.- Las dos subdirectoras de área, la jefa del departamento de Atención a la Violencia y las cinco jefas de unidades del Instituto Municipal de las Mujeres de Xalapa (IMMX) fueron removidas de sus cargos, con la llegada de Ricardo Ahued Bardahuil, de Morena, a la presidencia municipal, a partir del 1 de enero de 2022. El argumento fue que el alcalde tenía que cumplir “compromisos políticos”.

Todas las titulares de área eran “personal de confianza”, del cual existe el argumento de que en estos puestos, cuando llegan nuevas autoridades, se pierde la confianza, aunque se les puede dar la oportunidad para continuar; sin embargo, no hay ningún marco legal que indique que todo ese tipo de trabajadoras/es pueda ser removido de su cargo, señaló Norma Lozada Gómez, exjefa del departamento de Atención a la Violencia, con 12 años y 11 meses de antigüedad en el IMMX.

La especialista levantó una demanda por despido, al igual que la exjefa de la Unidad de Administración, Elsa María Delfina López Rivera, quien laboraba en el ayuntamiento desde hace 13 años. Si bien la confianza depende del criterio o disposición de la persona, en su caso hay violencia de género, indicó la abogada en entrevista para SemMéxico, porque tenía dos meses de haber dado a luz a su hijo y se encontraba de vacaciones al momento del cese laboral.

La nueva titular del IMMX, Zaira del Toro Olivares, le indicó que esas fueron las instrucciones del presidente municipal (de cesar a todo el personal de confianza), porque tenía compromisos políticos que cumplir. Sin embargo, en su caso se omitieron tres jurisprudencias en las cuales refieren que las trabajadoras embarazadas y en situación de maternidad, conforme al marco constitucional e internacional de protección a los derechos humanos, deben gozar de una tutela especial, entre otros beneficios, y contar con estabilidad reforzada en el empleo.

A su vez, Elsa López relató a SemMéxico que sus derechos humanos fueron violentados, porque no hubo liquidación conforme a la ley, por sus 13 años de antigüedad en la administración municipal. Asimismo, existió discriminación por edad, ya que tiene 53 años y el nuevo personal es menor de 30 años. “La nueva titular no tuvo ninguna sensibilidad ni analizó la situación de madres trabajadoras en situación de vulnerabilidad, ni mucho menos fue sororal como cada una de nosotras lo fuimos con ella, al hacerle una entrega debidamente requisitada y explicada”, indicó la exadministradora.

De acuerdo con su reglamento interno, publicado en la gaceta oficial del 5 de julio de 2019, la estructura del IMMX se compone de la Dirección general, dos subdirecciones (Institucionalización de la perspectiva de género y de Promoción y difusión de los derechos humanos), el departamento de Atención a la violencia y cinco unidades (Comunicación y publicaciones, Información y registro sobre el adelanto de las mujeres, Proyectos, Vinculación comunitaria y Administración).

Además de las titulares de área, hay siete personas sindicalizadas y 13 de honorarios en la Línea violeta y en oficinas (cuyos contratos son renovados cada tres meses). El 31 de diciembre, Zaira del Toro les pidió la renuncia a las primeras. Les comentó que su situación sería definida en 15 días, pero citó a todas el 3 de enero para que indicaran al nuevo personal sus áreas y les pidió que se retiraran, narró Elsa López.

En la primera reunión que tuvieron con el alcalde electo para la entrega recepción, dijo que reforzaría al IMMX y que se mantendrían en sus cargos, pero “su palabra no fue honesta, como tampoco la recontratación con un sueldo digno”, indicó Elsa López, a quien le había ofrecido un puesto por seis mil pesos mensuales, “nada aceptable para mis conocimientos y actividades a desempeñar. La verdad fue una burla”, expresó.

Para Norma Lozada, estas prácticas son de los partidos políticos que llegan al poder y ha ocurrido en los gobiernos del PRI y ahora con los de Morena, aunque en la administración pasada, la extitular del IMMX, Yadira Hidalgo González, fue ratificada en el cargo. Más allá de esos “compromisos”, se debe considerar el perfil, la capacidad y experiencia para ocupar un cargo. Para eso está el reglamento interno del IMMX y el manual de la administración”, añadió.

En su situación, a ella le dieron la oportunidad de trabajar en la administración pública municipal, en 2009, no por un partido político sino por sus conocimientos en procesos judiciales. En las cuatro gestiones que le tocaron, comentó que hubo algunas que dieron mayor apoyo e importancia al IMMX, pero el instituto sigue sin tener patrimonio propio ni presupuesto ni autonomía, como lo establece la Ley Orgánica Municipal.

Norma Lozada era la responsable del área jurídica y psicológica del IMMX. La orientación de las abogadas ha sido el servicio más demandado en el IMMX, pues de acuerdo con la exfuncionaria, al año se han llegado a atender a 600 mujeres, seis veces más que la atención psicológica, pero cuando se instaló la línea telefónica, la demanda se niveló.

Entre los logros que el IMMX ha tenido en materia jurídica ha sido la de consolidar la coordinación interinstitucional de acceso a la justicia con la Fiscalía del estado, el Centro de Justicia para Mujer y el mismo poder judicial, para darle una atención pronta y debida a las mujeres que tuvieran que ir a esas instituciones. Se les pedía apoyo y la respuesta era efectiva, algo que no se tenía anteriormente, puntualizó. Lo mismo sucedió con el refugio de mujeres, a cargo de las autoridades estatales. Asimismo, lograron obtener, con el apoyo de personas expertas en la materia, una sentencia favorable en el caso de una víctima de feminicidio.

Para Lozada, el reto del IMMX en materia de justicia es que siga siendo el mecanismo que necesitan las mujeres para darle un seguimiento óptimo a la solución de sus problemas, como la violencia en la que viven. No solo se trata de darles asesoría, sino —prácticamente— tomarlas de la mano para darles ese acompañamiento óptimo e integral.

Otro de los desafíos del IMMX es seguir siendo un referente a nivel estatal, ya que no solo atendían a las habitantes de Xalapa, sino a las de otros municipios en los que los institutos de las mujeres no tenían la infraestructura ni personal necesario. A Norma y a sus compañeras, les tocó orientar a sus titulares en casos difíciles y cómo resolver alguna situación. “A veces nos sentíamos superpoderosas”, pero también implica una gran responsabilidad, reflexionó.

Si bien es una obligación de todos los municipios de dar una atención adecuada y cumplir con las leyes, estamos hablando de la capital del estado. En el IMMX se luchó mucho para tener la estructura y personal con el perfil adecuado. Ser la capital dio oportunidad para que se convirtiera referencia y espero que lo siga siendo, concluyó.

SEM/glg

Comment here

Accesibilidad