8 de MarzoInternacional

¿Por qué la pandemia de Covid-19 también tiene rostro de mujer en Brasil?

280 Vistas

Por Adele Benazaken*

SemMéxico/Metrópoles, Brasilia, 9 de marzo, 2021.- Hace un año, el 17 de marzo, que murió la trabajadora del hogar Cleonice Gonçalves. A los 63 años, negra, hipertensa y diabética, vivía al interior del estado de Río de Janeiro. Cada semana, viajaba 120 km hasta un apartamento en Leblon, un barrio exclusivo en el sur de Río. Fue allí donde se infectó, luego de que su empleador regresara de Italia. Tuvo los primeros síntomas un día y murió al siguiente.

Cleonice fue una de las primeras víctimas del Covid-19 en Brasil. Su historia es un retrato triste y fiel de la pandemia en el país. Aunque se trata fundamentalmente de un problema de salud pública, la crisis sanitaria mundial del nuevo coronavirus representa una catástrofe económica y humanitaria sin precedentes, con efectos devastadores en países como el nuestro.

En este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es imperativo reforzar la advertencia de que la pandemia afecta de manera desproporcionada a las mujeres -especialmente pobres, negras e indígenas- e impone retrocesos en la búsqueda de la justicia social y la igualdad de género. Más que eso, la pandemia amenaza con revertir los avances económicos logrados por las mujeres, ampliando las persistentes brechas de género  pese a algunos avances recientes.

Uno de los ejemplos más claros de este efecto es la reducción proporcional de la participación femenina en el mercado laboral: en el tercer trimestre de 2020, la tasa fue del 45,8%, el mismo nivel que hace 30 años, según la Encuesta Nacional por Muestra de Domicílio. Contínua (Pnad), del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Mayoría en la economía

Las mujeres son mayoría en los sectores económicos más afectados por la pandemia, incluidos los trabajadores de la salud, los trabajos menos calificados, la actividad informal y los trabajos con menos posibilidades de trabajo a distancia. Solo entre septiembre y noviembre de 2020, por ejemplo, Brasil perdió 1,5 millones de empleos domésticos, según Pnad / IBGE.

Otro punto es que, con la pandemia, el 56% de las mujeres dedica más tiempo a las tareas domésticas: están 5,2 horas más a la semana cuidando a sus hijos e hijas, estima ONU Mujeres. Aún enfrentan la carga de cuidar a niños y personas de la tercera edad debido al cierre de escuelas y asilos.

La desigualdad del tiempo libre se refleja en la mayor dificultad que tienen las mujeres para salir de la pobreza y ascender socialmente. El abismo se hace más evidente al observar que 45% de los hogares brasileños están dirigidos por mujeres, según el Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA).

Discutir la miseria

Este contexto conduce a la inevitable discusión sobre la miseria. La Fundación Getúlio Vargas estima que alrededor de 28 millones de personas se sumaron a los rangos de pobreza y pobreza extrema a principios de 2021.

Si bien el gobierno federal no restablece la ayuda de emergencia, la ONG Ação da Cidadania estima que 10.3 millones pasan hambre en Brasil hoy, lo que equivale a la población de Portugal. No es difícil imaginar que las mujeres sean una gran parte de este contingente de personas desamparadas.

Para las mujeres trans, las restricciones para ingresar al mercado laboral por estigmas y prejuicios, que ya son elevados, se agravaron durante la pandemia. Por tanto, están más expuestas a la pérdida de ingresos como resultado de trabajos en su mayoría informales, incluido el trabajo sexual, una amenaza también para las mujeres cisgénero.

El aislamiento social en la pandemia ha aumentado la violencia contra las mujeres en todo el mundo. En Brasil, los homicidios intencionales, feminicidios y violencia doméstica aumentaron en 2020. Por otro lado, delitos como lesiones corporales intencionales, amenazas y violación disminuyeron en el período, posible evidencia de las dificultades de las mujeres para denunciar a sus agresores. La información es del Anuario Brasileño de Seguridad Pública.

Sin servicios básicos

En el ámbito de la salud, la pandemia ha dificultado el acceso de mujeres y niñas a los servicios básicos. En Brasil, hay un relajamiento de las políticas públicas de salud sexual y reproductiva, comprometiendo el acceso de las mujeres a consultas, anticonceptivos, vacunas, pruebas y tratamientos. Y sin embargo, la negligencia del gobierno federal en relación a la política de VIH/Sida y otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

Con la reducción de las pruebas de las mujeres embarazadas en atención prenatal, por ejemplo, no será sorpresa, si crece el número de mujeres con VIH, hepatitis, sífilis, tuberculosis y cáncer de cuello uterino; casos de transmisión vertical del VIH; o el número de bebés con sífilis congénita.

Además, el Imperial College de Londres estima un aumento del 10% en las muertes relacionadas con el sida en todo el mundo durante los próximos cinco años. Y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH / sida (Onusida) proyecta 230,000 nuevos casos de VIH adicionales y 140,000 muertes relacionadas con el sida, dependiendo de cuánto dure la pandemia de Covid-19.

Es urgente, por lo tanto, que el gobierno cumpla con su rol constitucional de asegurar la salud de todos los hombres y mujeres. Algunas formas: garantizar vacunas para toda la población, ampliar la asistencia a los pacientes críticos, valorar a los trabajadores de la salud y no sabotear las medidas de prevención del Covid-19; invertir en telemedicina y protocolos sanitarios seguros, basados ​​en la ciencia.

Además, es necesario garantizar el mantenimiento de los servicios de pruebas y tratamiento para el VIH, las ITS y la hepatitis viral; considerar como esenciales las políticas de salud sexual, reproductiva y maternoinfantil, respetando las características sociodemográficas y las vulnerabilidades de género, especialmente en relación con mujeres y niñas.

Todas estas medidas, evidentes a la luz del sentido común y la empatía con los seres humanos, serían un gran paso para comprender los efectos de las distintas emergencias sanitarias que han asolado al mundo desde finales de 2019 y promover intervenciones efectivas y equitativas para la salud. toda la población brasileña, especialmente las mujeres.

* Médica salubristra, ex directora del Departamento de VIH/Sida, ITS y Hepatitis Virales de Brasil y actual directora médica mundial de la organización Aids Healthcare Foundation.

Comment here

Accesibilidad