COLUMNASJorge Herrera ValenzuelaRáfaga

Ráfaga| Ensalada noticiosa, chismes y curiosidades. Requerimos funcionariado de tiempo completo. El Metro, sin permanente mantenimiento

202 Vistas

Ovidio Guzmán se quedará en México. Cántico popular de origen catalán

Jorge Herrera Valenzuela

SemMéxico, Ciudad de México, 13 de enero del 2023.- Les saludo con mucho afecto, al iniciar mis comentarios de media semana.

Mal empieza la semana, al que ahorcan en lunes.

El 2023 no dejará de ser pandémico, pero comienza con el pie izquierdo.

A nivel nacional el asalto a una prisión de mediana seguridad en Ciudad Juárez, militares y civiles muertos, una treintena de fugados. En la Ciudad de México el tercer accidente, en el Metro, en este sexenio, con saldo trágico en un choque de convoyes.

Esos acontecimientos como algunos que se registran al paso de los días, revelan que hay una falla que admite reparación. La solución a los problemas que aquejan a mexicanas y mexicanos están en que las y los funcionarios, electos o designados/as para prestar un servicio, deben desempeñar su trabajo los siete días de la semana administrativa. Los empleados, empleadas, sindicalizados/as o de confianza, ajustan sus horarios laborales a lo indicado por la legislación y/o reglamentación.

Cierto que cada Presidente de la República marca la pauta a seguir por sus colaboradores/as inmediatos, los funcionarios/as de titulares de las secretarías, departamentos o comisiones, hasta el rango de mandos medios. Todas las actividades deben regirse por un programa definido en espacio y tiempo. Las tareas políticas quedan estipuladas también para ejecutarlas en su debido tiempo para no entorpecer la ejecución de obras, la atención al público.

Al Presidente de México se le ocurrió, para no ser igual que sus antecesores, que debería de iniciar él la sucesión presidencial con años de anticipación. ¿Por qué?, Simplemente porque sin un programa real de gobierno, la mejor distracción era anunciar que tenía “tres corcholatas” y era  el destapador de las mismas. Así, con falta de tacto político, el tabasqueño comenzó la campaña de precandidaturas.

Ya sabemos que para el inquilino de “un modesto departamento” en Palacio Nacional, “nada de que la Ley es la Ley”. Dio los nombres de los titulares de Gobernación, de Relaciones Exteriores y de la Ciudad de México. Entre ellos las relaciones no son amistosas. El golpeteo es del que llaman “fuego amigo”. “#Es Claudia”, en pintas, mantas y espectaculares, domina el panorama nacional.

El metro y las prisiones

La interesada puede aclarar de dónde sale el dinero para esa publicidad, pues dicen que suma varias centenas de millones de pesos. Lo que no podrá justificar en ningún momento que, desde hace meses, dedica los fines de semana para hacer su campaña y abandona las funciones que le corresponden. El día “del incidente” andaba en Morelia, Michoacán.

El gobernador michoacano le proporcionó un helicóptero a la presunta presidenta y tres horas después del choque entre los trenes del Metro, la jefa hizo acto de presencia. Dicen que por ahora no programa salida para este próximo fin de semana.

El de Gobernación, “amigo y hermano” del tabasqueño, también se aleja de su despacho oficial. Está en la danza de publicitar la obra del gobierno  federal. Se le olvida que su dependencia es la responsable, entre cosas, del Sistema Penitenciario. Debe estar enterado de lo que sucede en todas las cárceles llamadas de seguridad, mediana o alta.  Siempre aparece cuando los hechos ya se consumaron.

Las y los funcionarios federales, estatales y municipales, deben dedicarse de tiempo completo a cumplir sus obligaciones, los siete días de la semana.

“El incidente” del Metro, como oficialmente se calificó a la tragedia en la Línea 3, obedece a falta del mantenimiento permanente en todas y cada una de las unidades y estaciones, en lo técnico y lo administrativo. Ello queda comprobado con los tres accidentes en lo que va de este sexenio. Así como la lentitud en el servicio.

Despedir a un empleado/a, no devuelve la vida a una joven universitaria ni alivia a más de 100 heridos y heridas.

Domina la delincuencia

La delincuencia organizada, los narcotraficantes, no se detienen en nada ni ante nadie. Tomaron asalto una prisión de Ciudad Juárez. Murieron 14 persona, 30 reos se fugaron y hubo casi una veintena de heridos. Dieron la noticia de que a “Neto” lo mataron. Era uno de los prófugos y el principal cabecilla. Pero no se dio más información. Hay quienes corrieron la versión, para esconder a su líder.

En la realidad México no cuenta con un efectivo, fundamentado y acreditado Sistema Penitenciario. Es nula la readaptación de los reclusos. Hay muchos inocentes en prisión. Existen privilegios para delincuentes, al concederles prerrogativas previo pago de miles de pesos. Hay una sobrepoblación en todos los penales. Lo más grave es que la delincuencia organizada mantiene el control y anulan a las autoridades en las cárceles, prisiones o centros de readaptación social.

El actual gobierno, como los anteriores desde el pasado siglo, poco o nada hace para estructurar un programa que solucione la problemática, cuyo principio es desde la reforma en la administración, procuración e impartición de justicia. La acción de los representantes del Ministerio Público es trascendental, tanto como la justicia que debería ser expedita y que está burocratizada y politizada.

El chisme: no más abrazos, ¿será?

La segunda captura del joven Ovidio Guzmán López tiene muchas lecturas, lo comento así para estar a la moda. Aquel octubre de 2019 el Presidente de México ordenó pusieran en libertad inmediata al hijo de “Don Joaquín”, tras el operativo en la capital sinaloense. El argumento es que matarían a muchas familias.

En este preludio del Día de Reyes, los militares llegaron a la zona montañosa del poblado sinaloense Jesús María. Ovidio no tenía escapatoria y de Palacio Nacional no saldría la orden de mantenerlo en paz. Hubo tiroteo, a fuego intenso. Ya no hubo abrazos, sino balazos. Cayeron militares y civiles. Por aire y por tierra actuaron los soldados y oficiales.

Eran horas de la madrugada del jueves 5 de enero del 2023. Al tiempo que en un helicóptero trasladaban a Guzmán López, de 32 años, al Campo Militar número 1, en la Ciudad de México, los súbditos de Ovidio iniciaron los actos terroristas. Incendio de tráileres, de automóviles particulares, saqueos a establecimientos comerciales, bloqueos en calles y avenidas. Culiacán, Los Mochis, Mazatlán, quedaron bajo el control de los narcotraficantes.

Se suspendieron todas las actividades en Sinaloa desde el Norte hasta Escuinapa. Cerraron oficinas oficiales, despachos privados, centros comerciales. La orden fue no salir a la calle, por ningún motivo. Los aeropuertos dejaron de operar tanto en despegues como aterrizajes de aeronaves comerciales y particulares. Suspendieron clases en todos los planteles. Solo hospitales y servicio de emergencia quedaron en alerta.

Si hubo una petición de Estados Unidos, a cambio de que el avión presidencial de Joe Biden aterrizara en la Central Avionera Internacional Felipe Ángeles, solo las y los altos funcionarios lo saben. Ovidio es reclamado por la justicia norteamericana y está solicitada su extradición.

En México no había una sola carpeta de investigación en contra Ovidio Guzmán López y tampoco existía orden  de aprehensión dada por un juez mexicano. Sin embargo, pronto se iniciaron carpetas señalando que el joven narcotraficante está acusado de varios delitos, entre ellos posesión de armas de fuego exclusivas del Ejército, homicidio y los que resulten.

Se especula si esa maniobra que realiza la Fiscalía General de la República es para detener la orden de extradición, independientemente de que los abogados del detenido ya demandaron[CM1]  un amparo y se les concedió, la suspensión provisional.

Ah, los chismosos/as también aseguran que los narcos del Cartel Jalisco Nueva Generación, La Familia Michoacana, los del Golfo y demás, se sienten traicionados porque ya hubo balazos y no abrazos.

Ala bio, ala bim, ala bam

Paso a comentarles que en la plataforma “Atlantes” de redes sociales, me encontré con algo muy popular y desconocido en su origen, una curiosidad, cuando menos así la catalogué.

Todos conocemos, hemos oído, la compartimos en el deporte, en las fiestas familiares y la verdad es que desconocemos donde surgió la famosa porra que en México sufrió alguna modificación con la palabra Chiquitibum, popularizada por un joven de 16 y que lucía camiseta corta para atraer la mirada a sus pechos.

Bueno, comparto con Ustedes que la porra es de origen catalán.

Ala Bio (Dios Mío), Ala Bao (Dios Querido), Ala Bim (Dios Piadoso). Con el agrega Bom Bam, ya sin traducción.

“El catalán es una lengua romance española con raíces árabes. Es un canto de agradecimiento a Dios en la lengua catalana de España”, así lo leí.

La palabra repetida cuatro veces, Ra, Ra, Ra, Ra, es referente a una divinidad: “Es el Dios del Sol y del origen de la vida, en la mitología griega Es el símbolo de la luz solar, creador de la vida y responsable del ciclo de la muerte y la resurrección”.

jherrerav@live.com.mx


 [CM1]d

Comment here

Accesibilidad