Diana Miloslavich Tupac

Réquiem para Anna Ajmatova. A propósito de la revolución de octubre

461 Vistas

Diana Miloslavich

Para ellas he tejido este vasto sudario/ Con las tristes palabras que de ellas oí. A.Ajmatova

Diana Miloslavich

SemMéxico, 2 enero 2017.- Anna Ajmatova es una de las poetas más relevantes del siglo XX, a quien la revolución de octubre dejó en la sombra, y quien con su poema Réquiem le dio voz al sufrimiento de miles de mujeres en la Rusia de la revolución de octubre.

Con la lectura de la antología poética, El Canto y la Ceniza (2005) poesía de Anna Ajmatova y Marina Tsvetaieva, traducción al español, pude conocerla. Cuando está por terminar el año conseguí el libro Anna Ajmatova Prosa (2012). Un libro extraordinario, algo desordenado, que recoge sus textos de crítica literaria sobre Pushkin, Mandelshtam, recuerdos de Alexander Blok, Modigliani, su discurso en Radio Leningrado animando a las mujeres a defender la ciudad contra el fascismo, fragmentos de diarios, entre otros. Un libro que completa con su prosa lo que ya conocíamos de su poesía, un testimonio de su época vivida.

El encuentro con la poesía de Ajmatova me acercó al dolor y sufrimiento vivido por su generación. Como ella señala sobre su poema Tríptico, es una enorme sinfonía fúnebre, oscura como un nubarrón sobre el destino de su generación y de sus mejores representantes, o mejor dicho, sobre todo los que nos sucedió. Y nos sucedió de todo: Stravinski Shaliapin, Pavlova: la fama, Nizhinski: la demencia, Maiakovski, Yesenin, Tsvetaieva: el suicidio, Meyeerhold, Gumiliov, Pilniak: la ejecución, Zoschenko y Mandelshtam: la muerte por el hambre, a consecuencia de la demencia.etc.

Ella escribe en la primavera de 1924, Después de mis noches en Moscú, el cese gradual de mi actividad literaria dió comienzo. Dejaron de imprimir mis poemas en las revistas y anuarios, o de invitarme a las veladas literarias, me encontré con María Shaginian dijo: Eres una cosa extraña e importante: han hecho un decreto especial para ti: no arrestarte, pero tampoco imprimir.

Como ella misma lo escribe, nació en la dacha de Sarakina, el mismo año que Charlie Chaplin, La Sonata de Kreuzer de Tolstoi, la Torre Eiffel, cuando Paris celebraba el centenario de la toma de la bastilla en 1889. La noche de su nacimiento, relata, fue en la antigua noche de San Juan, 23 de junio. Llevo el nombre de su abuela, princesa tártara de la tribu de Gengis Khan. Estudio historia y literatura, poeta, crítica literaria, traductora de Tagore. Investigadora, gran estudiosa de Pushkin y guardo el legado de Gumiliov. Trabajo como bibliotecaria del Instituto de Agricultura y publica hasta 1922.

Frecuentaba al grupo simbolista y los salones literarios de la época. La Rusia de 1910 a 1920 era un lugar en que los escritores de diversas ideas se frecuentaban, todo ello cambia con la revolución. Su ex marido Nikolai Gumiliov fue ejecutado por los bolcheviques en 1921, el historiador de arte Nikolai Punin su pareja arrestada, su hijo Lev detenido en 1935, permaneció en los gulags entre 1938 y 1949, rehabilitado en 1956.

El sufrimiento de Ajmatova la llevaría a escribir su poema más importante Réquiem. El poema comienza: No me amparaba ningún cielo extranjero/no, alas extrajeras no me protegían/Estaba entonces entre mi pueblo/y con él compartía su desgracia/

Más adelante 2: Esta mujer está enferma/esta mujer está sola/ Su marido, en la tumba; su hijo en la cárcel. Rezad por mí. 3: Diecisiete meses hace que grito/llamándote a casa/Me he postrado a los pies del verdugo, /hijo mío, terror mío. / El mundo entero es confusión/y yo ya no se distinguir quien es la bestia/y quien el hombre/ ¿Cuánto falta para tu final?_/

Ajmatova es una de las poetas que intentaron callar y que sin embargo hoy podemos leer y releer para completar memorias, historias de la revolución de octubre. Como lo señala cuando le llega el reconocimiento tardío, que no había dejado de escribir poesía. Para mí- es mi manera de conectarme con los tiempos, y con la nueva vida de mi gente. También Poema sin héroe (1962), trabajado por 22 años es a la vez un retrato de la historia rusa y de su propia extraordinaria historia.

Comment here

Accesibilidad