COLUMNASLetra ClaraTeresa Valdés Betancourt

Sufragistas de todos los tiempos

254 Vistas

Letra Clara

Teresa Valdés Betancourt

SemMéxico, Colima, Colima, 2 de junio, 2021.-  El sufragio femenino surgió como tema de debate público en espacios del movimiento constitucionalista; desde la conocida carta de Hermila Galindo, la culta y joven secretaria de Venustiano Carranza, el asunto se trató en el Congreso Constituyente de 1916-1917 y se silenció por los poderes,  hasta 1953. Mientras tanto la Revolución estableció gobierno y México como verdadero estado con ajustes y reformas que interesaban directamente a la ciudadanía donde hombres y mujeres se vincularon directamente.

Claro, las mujeres participaron, aunque carecían de todos los derechos civiles incluido el voto. Así mientras ellas se incorporaban a la sociedad desde diferentes procedencias, soldaderas, sindicalistas, conspiradoras, enfermeras, periodistas, escritoras, obreras y profesionistas originarias de diferentes ámbitos donde fueron muy bien reconocidas por sus acciones revolucionarias y como integrantes de las tropas de Francisco Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza.

Con estas experiencias las mujeres se fueron se fueron movilizando por la demanda del sufragio femenino, sus posibilidades, riesgos y límites. Durante varios periodos aspiraron a puestos de elección popular; otras llegaron a ejercerlos por períodos muy breves, y, solamente en algunos estados. Las demandas progresaban y además de votar era necesario también ser elegidas para cargos de servicio público en la toma de decisiones. Muchas de estas acciones quedaron “olvidadas” por la historiografía política, especialmente cuando ellas reclamaban sus derechos.

En el texto Un recorrido histórico por la revolución de las mujeres en México, la doctora. Patricia Galeana Herrera, 1946, historiadora mexicana autora de libros de historia política, diplomática y de género, describe esta evolución de manera contundente:

Para alcanzar la ciudadanía igualitaria, había que superar la tradición de una cultura patriarcal, porque el hombre “nació para mandar y la mujer para obedecer”.

Así las mujeres también empezaron a organizarse en clubes políticos.

Participaron activamente en el Club Liberal Ponciano Arriaga. En 1906, se constituyó la agrupación Admiradoras de Juárez con Eulalia Guzmán, Hermila Galindo y Luz Vera, cuyo objetivo era la obtención del sufragio.

Las opiniones contrapuestas, hoy se ven divertidas y hasta risibles. Algunos consideraban que era darle doble voto al hombre casado, porque ellas, -las esposas-, votarían según les dijera su marido. Se oponían a otorgarle a la mujer el derecho al sufragio. Otros sostenían que no había necesidad de hacer reformas constitucionales, porque cuando se hablaba del voto de los mexicanos, se incluía también a las mujeres, aunque tal derecho nunca hubiera sido puesto en práctica.

Después del voto en 1953, no hay marcha atrás. En la contienda electoral 2021 se aprecia histórica cosecha de las construcciones sociales de la ideología feminista.

Hace algunos años resultaría imposible pensar que, en el estado de Colima existan cinco mujeres y dos hombres aspirantes para la gobernatura estatal y que, precisamente dos de ellas, estuvieran en la disputa por el primer lugar.  Hoy, con derecho, las mujeres aspiran a la toma de decisiones, de gobierno y legislativas, a ocupar las gubernaturas, alcandías, y diputaciones federales y locales así como a defender con sororidad, los derechos adquiridos con sangre, sudor y lágrimas.

@Letra Clara.

Comment here

Accesibilidad