Mujeres

Un pantano de violencia contra las mujeres en las escuelas de educación artística y cinematográfica dependientes de la Secretaría de Cultura

1.778 Vistas
  • Entre hechos,  testimonios y denuncias las autoridades simulan, soluciones que no lo son por eso hay 4 paros indefinidos en distintos planteles
  • Este 21 de abril las autoridades del INBAL tienen fecha límite para responder, dos responsables de dirección  acusados por encubrimiento

Sara Lovera 1ª. de tres partes

SemMéxico, Cd. de México, 20 de abril, 2021.- Tras el mundo de la educación artística  en México, hay un profundo pantano de violencia machista, negada por años, sistemática, donde se encubre a acosadores, hostigadores, abusadores sexuales y ofensores de los derechos humanos, que gozan de la protección,  también, sistemática de las autoridades. Así lo denuncian colectivas feministas, alumnas y ex alumnas, quienes  sostienen que al menos hace 5 años han documentado esta situación que niegan  las autoridades, simulan y responden frecuentemente con la rectivización.

“Me costó mucho querer contar esto,  aun tengo miedo, me siento incómoda…”,  ir al departamento de psicología, “me decepcionó”, la advertencia fue contundente, “pues es que allá fuera son los que te van a dar trabajo”, “piénsalo”, “¿pregúntate que hiciste tú?”.

Esa narrativa oficial, promesas de Protocolos de Actuación, comunicados de prensa, son insuficientes. Las autoridades evaden y “no hacen nada”.

“Sabino Martínez es un pedófilo”,  y hay montones de  acosadores, “por eso decidimos alzar la voz” y en muros de FaceBook, tendederos en las instalaciones,  nombres y más nombres, recobran materialidad a la hora de aportar elementos, testimonios, pruebas. En todos los casos, las denunciantes dan la cara, incluso, van al Ministerio Público.

Las autoridades obligadas a investigar

La abodada feminista, Andrea Medina, especialista en muchos casos de violencia contra las mujeres, sostiene que en efecto, a la denuncia pública, a veces con miedo, es fundamental no guardar el anonimato, y hacer uso del andamiaje juríco.

Pero sostiene, sin ambajes que ante cualquier denuncia, pública, en el anonimato, directa en la administración, las autoridades, por ley, están obligadas a investigar. Pero frecuentemente no lo hacen, ofrenden a la víctima y al presunto inocente;  violan ambos principios el de la buena fe y el de presunción de inocencia. No investigan, no cumplen con su obligación, lo que genera, impunidad, viola el debido procesos y lesiona los derechos humanos, tanto de la víctima como de a quien se señala.

4 Paros de actividades 2021

En este abril hay al menos 4 paros de actividades que  afectan a casi 10 mil estudiantes, se declararon indefinidos en   3 escuelas del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, y en el Centro de Capacitación Cinematográfica del Centro Nacional de las Artes, sin que exista una respuesta institucional de la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero. La presión de las estudientas sólo ha logrado algunas “separaciones administrativas” y se llama al diálogo, sin que el mismo tenga  sentido o respuesta. Las autoridades dan la vuelta. Sostienen que hay tolerancia cero a la violencia contra las mujeres y como es el caso de la ENAT, la directora, fulana de tal, encubre a los responsables. Ya ha tiene una denuncia formal de encubrimiento y está suspendida del cargo.

Dos responsables de las direcciones de la Academia Nacional de la Danza y de la Escuela Nacional de las Artes, fueron denunciados ante las autoridades, administrativas y judiciales por encubrimiento; el paro de ambas escuelas desde el 26 de marzo, sumados al paro activo del Centro de Capacitación Cinematográfica, cunde en las otras escuelas, como la de  FlolKlor .

En todos los casos, agrupadas las estudiantes y muchas egresadas, han hecho sistemáticamente denuncias públicas; administrativas y judiciales. La respuesta es, dicen,  lamentable, incoherente y lenta. Las denunciantes propusieron alternativas de diálogo y solución, pliegos de peticiones –el de la ENAT tiene limite de respuesta mañana-; sus paros son  indefinidos. Las denuncias consistentes, contra directores, docentes y alumnos. Varias por violación sexual.

Así, señalan sus narrativas de redes sociales y de documentos son sobrevivientes a la  violencia física y sexual, lo viven  bailaritanas, actrices y mujes de creación cinematográfica,  egresadas y estudiantes de estos  centros educativos dependientes de la Secretaría de Cultura  que preside Alejandra Fraust Guerrero; empiezan a aparecer denuncias, en escuelas de los estados, de las de iniciación artística.

Y es qué, narra un testimonio: “cuando estaba en la prepa 6 Sabino Martínez, nos tomaba fotos en leopardo, -a las niñas-,  decía que era para un book, pero no sabemos qué hizo con ellas; lo sigue haciendo “.

Declaran, sostienten, escriben en los muros de las Landetas –alusivo a Matilde Landeta la primera cinematografista mexicana-, en Ojos de Medusa, en la de la Comunidad de Estudiantes de la Academia Nacional de Danza, en la estucuela de Danza Folclorica,.

Hoy, su protesta, getiones y paros, busca la instalación de espacios seguos, la visibilidad del problema, la educación que deje de normalizar la violencia en el proceso académico, y desarraigue en la comunidad la justificación sistemática de la violencia.

Persistentes

Las alumnas de la Academia de la Danza Mexicana, en paro, dirigieron una carta a la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Coodero y a la Secretaria de Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballestaros, para que intervengan en los conflictos urgentementes, porque la situación de las y los estudiantes en la ADM, no se atiende, no hay diálogo con la Subdirección General de Educación e Investigación Artísticas SGEIA y les informan que están amenzadas de reporbar el año escolar

Y en Medusa puede leerse: “Sucedió algo así. Siempre habían respetado mi espacio. Me sentía encerrada, tonta. Yo había  sufrido abusos sexuales desde los 6 años. ¿No podía decir no, debería decir, qué no había aprendido nada. Preferí quedarme callada, y absorber la culpa. ¡Pero hoy, hoy ya no¡”

Hoy dicen las Landetas, del Centro de capacitación cinematográfica, “Las autoridades siguen sin atender a las mujeres víctimas de la violencia sexual, del acoso y el hostigamiento en las escuelas de educación artística”.

El Inbal coordina al menos 10 centros superiores de educación artística, más de 8 mil alumnos  y alumnas participando en escena –la clase donde están permitidos los golpes, como pedagogía- y más de cien escuelas de iniciación, medias y de capacitación. Un mundo lleno de fango. Un mundo que ahora las autoridades no ven.

Las demandas son a las secretarias, muy sencillas, simples: “Solicitamos su valiosa intervención para que no haya necesidad de estas medidas (paro) y que podamos retornar a nuestras actividades formativas, sin temores y con plena confianza de que estaremos en un ambiente educativo libre de amenazas”, escribieron.

Desde el 26 de febrero las y los estudiantes se encuentran en paro indefinido, debido a las  “continuas prácticas de hostigamiento sexual que realizan docentes dentro de la institución, sin que las autoridades inmediatas asuman su responsabilidad”, redactaron.

En México, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) está destinado a la promoción de la producción artística, la difusión de las artes y las letras y la educación artística. Dependiente de la Secretaría de Cultura, se creó en 1946, durante la administración del presidente  Miguel Alemán Valdés

Comment here

Accesibilidad