AmbigúCOLUMNASMartha Elba Torres Martínez

Venció Covid a Amlo; que lidien estados con contagios y muertos

772 Vistas

+ La prioridad del Presidente: aplastar a la oposición y críticos

+ Ya apuntó el dedito a López Gatell

Por Martha Elba Torres Martínez

SemMéxico. 20 de agosto 2020.- La mañanera de ayer, fue el mensaje claro de las prioridades para el Presidente de México: no es el Covid, morirá quien tenga que morir; tampoco la crisis económica, basta con los programas sociales y los pobres tengan para comprar. Lo importante es aplastar a la oposición y la crítica y ganar el 2021.

Cuando esperábamos que sería la cumbre del miércoles en San Luis Potosí, entre la Conago, el Presidente y todo su gabinete, el tema en Palacio Nacional fue Lozoya y el juicio mediático de los primeros presuntos acusados de sobornos, de un total de 25 y 17 empresas involucradas en el caso Odebrecht.

Por ahora, los ex presidentes Carlos Salinas, Peña Nieto y Felipe Calderón, los ex candidatos presidenciales José Antonio Meade y Ricardo Anaya, ex senadores y ex diputados, como Miguel Barbosa, Ernesto Cordero, Francisco Domínguez, David Penchyna y Salvador Vega; José Antonio González Anaya y Germán Martínez y otros, entre ellos la periodista Lourdes Mendoza, de El Financiero. Y vendrán más nombres, de acuerdo a los intereses políticos de López Obrador.

¡Pruebas! Exigen todos los aludidos.

Pero no va López Obrador por la justicia, va contra su prestigio y fortunas: “Si no se regresa el dinero no se puede otorgar el perdón”. Y no hay más que un camino, la confiscación de bienes, vía la Unidad de Inteligencia Financiera. En lo práctico, ¿a quién le importa que los deje pobres? Fuera de sus familias, a nadie. El gran valor está en el escarnio social.

“(…) ¡Cómo nos daremos por entendidos si no se repara el daño? Eso no lo podríamos hacer, sería complicidad. Tienen que devolver el dinero, ésa es la condición, nosotros sí podemos decir: ‘sí se reparó el daño’ y de ahí ver que se reduzcan las penas, pero siempre y cuando se repare el daño (…) el pueblo se cansa de tanta pinche transa”, ya juzgó.

Y arenga el Presidente: “conozcan la denuncia”. Es más, una historieta del caso Emilio Lozoya y sus embarraderos, que esté al alcance de todas y todos los mexicanos. Para que se acuerden de los “corruptos neoliberales” a la hora de votar el próximo año.

Vale un capítulo completo sobre cómo se hizo el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, para hacerse del Ferrari que perteneció al ex presidente Adolfo López Mateos y regalarse en 2015 a Peña Nieto.

¿Y el Poder Judicial? ¿el debido proceso? ¿las pruebas? ¿la secrecía en las investigaciones de la FGR? La justicia se imparte desde Palacio Nacional. Ministros, magistrados y jueces están aterrados y el fiscal General, Alejandro Gertz Manero, solo obedece sin chistar.

Por eso, el caso de Hugo Bello, dirigente de la Confederación Libertad de Trabajadores de México, y vinculado a Morena, de perfil bajo. Es un criminal consumado, señalado por homicidio, secuestros, extorsiones y despojos y esta libre bajo fianza.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, le bloqueó las cuentas bancarias por movimientos irregulares, por total por más de 3 mil 600 millones de pesos. ¿Y?

Y quería el Presidente, todos los reflectores mediáticos sobre el caso Lozoya y lo logró: los titulares de Reforma, El Universal, La Jornada, Milenio, Excélsior, La Razón, 24 Horas, El Heraldo de México, Ovaciones y Unomásuno, jactándose de contar con copia de la denuncia penal de 64 fojas, de Lozoya ante el juez. O sea, todo mundo tiene copia, comenzando por el Presidente. No dudo que ya se venda en Tepito…

                                                                              ***

Los medios que privilegiaron lo relevante sobre el chisme y morbo, fue El Financiero, La Crónica y El economista: los acuerdos alcanzados ayer en San Luis Potosí, en voz de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, al final de reunión cumbre.

Trasmitida vía redes, se pudo escuchar a la funcionaria expresar que de acuerdo a las encuestas telefónicas (redes sociales), “para la gente, la prioridad es la economía, el trabajo, y por tanto, para el Gobierno de la República también”.

En otras palabras, que se muera quien se tenga que morir; los diabéticos, hipertensos, con comorbilidades. Para qué nunca se cuidaron. Es la ley de la naturaleza, sobreviven los sanos y fuertes.

“Para los sistemas de salud (estatales) habrá recursos ilimitados y medicamentos para atender la pandemia”, dijo Sánchez Cordero. “Porque la crisis es financiera, no económica”, el Gobierno Federal tiene para eso y para obra pública en todo el país.

Así las cosas, que los estados lidien con el Covid, los contagios y muertos. El semáforo de Hugo López Gatell solo será “orientador”. Las cosas claras: a Amlo lo venció un microorganismo.

Por lo pronto, queda autorizada la reestructura de deuda por parte de los gobiernos estatales así como la contratación de créditos con Banobras, y se convocará a la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales para construir la ruta hacia la Convención Nacional Hacendaria, que tanto peleó el gobernador Silvano Aureoles Conejo. Los estados responderán con la creación de unidades de Fiscalización Financiera para combatir la evasión y recaudar con más impuestos.

Aureoles fue claro ante el Presidente: “todos los estados y municipios están en quiebra por ese centralismo y discrecionalidad en el reparto fiscal”. La postura del michoacano fue avalada por la Alianza Federalista, porque lo que se ve, se juzga: las entidades gobernadas por Morena reciben trato preferencial de la Federación…

                                                                              ***

Descentralizado el Covid -es ironía-, ¿qué toca al todopoderoso López Gatell? Nada más que manejar todos esos “recursos ilimitados” a los estados, incluidas las compras de medicamentos en el extranjero y la Cofepris. El secretario Jorge Alcocer, como caca de perico. Ni huele ni jiede.

La razón es obvia, y coincido con Darío Celis, en su columna de ayer de El Financiero: López Obrador ya tiene candidato para el 2024. Y es Hugo López Gatell.

Dice el columnista que con solo la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el subsecretario de Salud “controlará 10 por ciento del Producto Interno Bruto del país y 11 por ciento del comercio internacional de México, entendido por el cúmulo de productos que estará bajo su férula.

“El subsecretario ahora regulará todos los artículos y establecimientos comerciales que vendan un producto de consumo humano; de cada peso que gaste un consumidor, tendrá injerencia sobre 43 centavos. Medicinas, tabaco, alimentos, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, cosméticos, perfumes, productos de higiene personal y hasta plaguicidas pasarán por la aduana del llamado ‘zar anticoronavirus’ de la 4T”.

Así que mis estimados Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard, Claudia Sheimbaum y demás con aspiraciones, mejor tomen asiento…

                                                                              ***

El señalamiento a la periodista Lourdes Mendoza, de recibir “cañonazos” de miles de pesos y la inhabilitación de la prestigiada revista Nexos, que dirige el escritor Héctor Aguilar Camín, para celebrar contratos publicitarios con empresas del Estado y con entidades federativas, es apenas el principio de la escalada de represión al máximo hacia la prensa crítica.

A casi una veintena de periodistas se les han cerrado espacios por ordenes de las empresas con las que colaboraban. Los casos son conocidos, Carlos Loret, Brozo, Sergio Sarmiento, Carlos Marín, Pedro Ferriz, Ricardo Alemán, etc.

Desde 2019, la publicidad institucional federal ha sido selectiva y en los canales oficiales, todos los espacios para elogiar a López Obrador y la 4T y denostar la crítica periodística; en las redes, los tuiteros oficiales Epigmenio Ibarra y John Ackerman, con su pase de lista y abrir hilos contra la oposición.

Pero ya se mostró la nueva modalidad: a través de la Secretaría de la Función Pública (SFP) que dirige Irma Eréndira Sandoval, esposa de Ackerman, es la inhabilitación para “matar” de inanición a los medios críticos.

La historia es simple, de acuerdo a Aguilar Camín: antes del reinado de la 4T, la contratación de una plana de publicidad con el IMSS, implicó un proceso burocrático por un documento aparentemente falso. Se presentó el documento correcto y todo quedó ahí.

Hasta que a Irma Eréndira Sandoval, le dio por desquitarse con los periodistas que dudaron de su honorabilidad y la de su esposo. Sea quien sea, va a pagar…

                                                                              ***

LA COMIDILLA

Aunque me fascina Miguel Bosé, que lo metan al bote por convocar a una reunión masiva sin protección, en la plaza Colón de Madrid, el pasado domingo. Miles se congregaron y protestaron por el cubreboca y la farsa del Covid. El artista no acudió y se fotografió de compras y con el cubreboca.

Rebrotó el coronavirus y hoy España está registrando hasta 7 mil contagios nuevos. A ver cuántos nos deja las celebraciones patrias de septiembre, en el Zócalo capitalino…

Comment here

Accesibilidad