Emergencia COVID-19

Las embarazadas en COVID-19 en riesgo de contagio por falta de camas y personal

1.184 Vistas
  • Denuncia Comité Promotor por una Maternidad Segura en Veracruz.

Elda Montiel 

SemMéxico. Veracruz. 8 de mayo de 2020.- El Comité Promotor por una Maternidad Segura en Veracruz, se suma al exhorto a las autoridades federales y estatales para atender los acuerdos y disposiciones que garanticen la atención de la salud materna en el marco de respeto a los derechos humanos que eviten poner en mayor riesgo la salud de las mujeres durante el periodo de la pandemia COVID-19.

Preocupados porque han observado que en el marco de la fase 3 de la contingencia sanitaria los hospitales para atención reproductiva materna y neonatal presentan reducción de personal por las medidas de población en riesgo; la reducción de camas por el proceso de reconversión hospitalaria; y que la atención en los hospitales lleva riesgo de contagio o de contagiar.

Ante este panorama las mujeres tendrán que buscar servicios en sus propios hogares o en unidades intermedias no hospitalarias que perciban mayor seguridad

Tienen problemas de acceso a los servicios de especial interés para la salud materna como son los métodos anticonceptivos, acceso al aborto, violencia intrafamiliar, cuidar la salud emocional de las mujeres por no considerarlos esenciales. 

El Cmité Promotor considera que llevará meses el restablecimiento a la normalidad de los servicios de salud sexual, reproductiva materna y neonatal (SSRMN) derivado de la reconversión organizativa y del impacto económico en las finanzas públicas. 

Señalan y se suman a las medidas propuestas por la Cámara de Diputados de brindar servicios de salud reproductiva, materna y neonatal con pleno respeto a los derechos humanos y apegadas a la evidencia científica y las mejores condiciones de bioseguridad. 

Como evitar en lo posible la atención de partos sin complicaciones en unidades hospitalarias de mujeres sin patología compatible con COVID-19, y desconcentrar la atención obstétrica, ofertando servicios en diversos puntos de atención de primer nivel de atención. 

Así como adaptar unidades de primer nivel para brindar servicios exclusivos de salud reproductiva materna y neonatal, incluyendo la atención de partos, cercanos a unidades hospitalarias y con posibilidad de traslado. 

Que la Secretaría de Salud promueva y facilite el trabajo de parteras tradicionales, parteras profesionales, así́ como de cualquier otro profesional de salud acreditado para ofertar servicios de salud a mujeres embarazadas sin complicaciones en hogares, establecimientos no hospitalarios (como casas maternas o albergues temporales para embarazadas) y unidades de primer nivel de atención, incluyendo la atención del parto con medidas de seguridad obstétrica y bioseguridad.

Facilitar el acceso a certificados de nacimientos a todas personas recién nacidas como lo marca la ley, con independencia de si el nacimiento ocurre en hogares, hospitales u otro establecimiento. 

En caso necesario, establecer acuerdos con hoteles, escuelas u otra infraestructura actualmente inutilizada para adaptarla en atención temporal obstétrica de pacientes no complicadas.

Se refieren a los “Lineamientos de Reconversión Hospitalaria” que la Secretaria de Salud publicó con objeto establecer los criterios y directrices de actuación para la Reconversión Hospitalaria COVID-19 que deberían seguir los estados bajo los principios de oportunidad, calidad y eficiencia de los recursos humanos, materiales y financieros en beneficio de la población, y muy específicos en el caso de las mujeres embarazadas.  

En el que también se señalaba que tenían que garantizar la atención de mujeres embarazadas con sospecha de coronavirus y que también las mujeres embarazadas que se encuentren en el tercer trimestre para la resolución del embarazo en las mismas unidades destinadas a COVID-19, atendiendo las necesidades de contar con un quirófano destinado para partos o cesáreas; cuna de color radiante; material e instrumental para atención de parto, equipo de reanimación neonatal, equipo de protección personal, insumos para la atención de emergencia obstétrica (hemorragia, preeclampsia / eclampsia). Así como, mínimo, contar con un especialista en ginecobstetricia, un especialista en neonatología y dos enfermeras. 

Cabe recordar que desde hace más de 20 días el Comité Promotor advirtió que miles de mujeres embarazadas podrían correr riesgo a falta de una estrategia de atención de parto, post parto y eventuales complicaciones, lo mismo dijeron las redes de mujeres parteras, por lo que la Secretaría de Salud definió como prioritarios los servicios obstétricos y todos los de salud sexual y reproductivas. No obstante, no se conoce un solo espacio específico para las embarazadas y no hay una campaña de orientación.

En Veracruz ha sido una constante la crisis de atención medica por falta de médicos y enfermeras, así como de espacios ante el incremento de pacientes con Covid 19, situación denunciada anónimamente por personal del Hospital Regional “Valentín Gómez Farías”. 

Mientras que el Hospital Materno Infantil que estaba en proceso de rehabilitación, a pesar de que cuenta con 30 camas de terapia intensiva y 20 de atención médica intermedia con ventilación asistida, que sería operado por la Secretaría de la Defensa Nacional, hasta el 5 de mayo continuaba sin ser utilizado. 

Comment here

Accesibilidad