Mujeres

Violencia en las árbitras mexicanas

491 Vistas

Lizbeth Álvarez Martínez

SemMéxico, Ciudad de México, 23 de octubre, 2022.- Destacar en la industria del deporte no es nada sencillo, en especial si eres mujer; sin embargo, después de un trabajo constante, puedes llegar a cumplir tus metas. Tal es el caso de las árbitras mexicanas Virginia Tovar Díaz, Jessica Magdalena Jaime Uribe, Jessica Quetzalli Ramírez Jaime y Karen Janet Díaz Medina.

Estas mujeres han tenido una carrera exitosa en una de las áreas más complejas del futbol, el arbitraje. Ellas han tomado decisiones importantes en el juego de la cancha al sacar la tarjeta amarilla, roja o inclusive parar un partido. Decisiones que les han costado insultos –como mandarlas a lavar los trastes–, por parte de las y los aficionados.

Virginia Tovar Díaz

Luchando contra prejuicios y la misoginia hizo historia en el futbol mexicano cuando el 22 de febrero de 2004 se inmortalizó como la primera mujer en arbitrar en Primera División. Fue en el partido entre Irapuato y Club América, ocasión en la que Cuauhtémoc Blanco la insultó refiriéndose que debía ir lavar los trastes.

En entrevista para Semmexico, la tapatía recordó aquel momento y aseguró que no se lo tomó personal. “No me lo dijo de manera directa, me enteré de lo que él había mencionado por los medios y las personas que estaban a mi alrededor, pero hasta ahí”.

“Las personas me decían ¿por qué vas a arbitrar si eres mujer? Pero ¿eso qué tiene?, digo, soy igual que los demás: tengo dos piernas, una mente que piensa, estoy preparada y hasta en las pruebas físicas le gané a muchos árbitros internacionales. ¿Por qué no iba a poder?”, así recuerda sus inicios Vicky al iniciar su carrera como árbitra.

Como árbitra profesional de futbol, Virgina Tovar alcanzó el gafete FIFA como auxiliar y juez principal. En el balompié mexicano sumó 86 suplencias en Primera División y 56 juegos en Primera A. Se retiró de las canchas en 2008.

A manera de reflexión, Virgina Tovar reconoció que el arbitraje mexicano ha avanzado poco en materia de inclusión, ya que, aunque exista la Liga MX Femenil, las oportunidades que tiene una árbitra para pitar en un juego del máximo circuito varonil aún es un tabú para más de un directivo, por lo que únicamente se les da el rol de auxiliares.

Jessica Magdalena Jaime Uribe

A los 13 años de edad tenía claro que quería seguir el camino de su padre en el arbitraje, aunque era un área en donde casi no había mujeres. Pero fue su papá quien la introdujo a la profesión y la llevó a debutar como asistente en un partido de futbol local el 31 de julio de 1991.

Desde ese día, Jessica asumió el compromiso profesional en una cancha de futbol al prepararse teórica y físicamente. “Aprendes en el aula y en los partidos. El libro sagrado son las reglas del juego: canchas, balón, equipamiento, cuáles son poderes, deberes, alcance, antes, durante y después del partido”.

Sin embargo, a pesar de tener al mejor maestro en casa y de prepararse día y noche en su profesión, también pasó por agresiones verbales por parte de los futbolistas y de la afición. “Cuando entraba a la cancha de juego las personas me veían como bicho raro, todavía no empezaba el juego y ya me estaban insultando. Aprendí a tener carácter para cuidarme en la cancha y que no me afectaran esas agresiones”.

Otro episodio que recuerda Jaime Uribe fue un encuentro entre judiciales contra gente del barrio, en donde se rieron de ella al saber que una mujer iba a llevar el encuentro futbolero.

“El evento que marcó mi vida siendo amateur. Era una liga muy difícil, jugaban agentes judiciales contra gente del barrio. Pito para llamar a los jugadores y no me hacen caso. El reglamento da 10 minutos de tolerancia. Me salgo hacia la línea de banda y pregunto. Espero. Vuelvo a pitar. Un jugador me pregunta si voy a arbitrar el partido y se carcajea. No era nada gracioso. Mentalmente estaba preparada para ejercer mi trabajo, pero este se burla en mi cara y se burlaban afuera del campo. Fue como recibir una cachetada, fue algo muy fuerte”.

Jess no solo recibió insultos por parte de la afición o por futbolistas, también se burlaron en otra ocasión por su aspecto físico después de convertirse en madre de su primera hija.

“Acababa de ser mamá, me estaba reincorporando a mis actividades de arbitraje. Un compañero empieza a repartir los uniformes y sin voltear a verme me dice ‘no tengo talla de elefante’, impensable que en esa época se pudiera poner una queja. Salgo enojada, llorando de coraje. En ese momento, mi esposo acababa de ingresar al profesional. Me vio salir así. Entra y le dice ‘¿¡qué te pasa con mi esposa!?’. Le reclama. Recibí el apoyo de mi esposo y de mis compañeros. Tuve que ser la primera en darme mi lugar, en defender mi derecho. Marcó una pauta, el compañero aprendió a respetarme”.

Actualmente Jessica Magdalena es preparadora de arbitraje y, también, el apoyo incondicional para su hija, que decidió seguir su camino.

Jessica Quetzalli Ramírez Jaime

Quetzalli decidió seguir el camino de su madre en el arbitraje profesional. A pesar de que cada día hay más apertura de mujeres árbitras en el futbol tampoco se ha salvado de la violencia verbal por parte de la afición. Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada recuerda algunos momentos que ha tenido que vivir al incursionar como asistente en el arbitraje.

“Me han tocado insultos terribles. Me han dicho peggy, nalgas aguadas, han querido pasar a los golpes. A la gente se le olvida que somos personas. No tienen la idea del esfuerzo que hacemos. Ignoran el hecho de que estudiamos para hacer esto. En el partido tengo que tomar decisiones rápidamente. Llego a casa con ganas de llorar, de soltarlo todo para seguir adelante”.

El sueño más grande de Quetzalli es seguir preparándose física y teóricamente para llegar a arbitrar un mundial de futbol.

Karen Janet Díaz Medina

Las tres silbantes, Virginia, Jessica y Quetzalli, están muy orgullosas de conocer a Karen Díaz, una de las seis mujeres que pitarán en Qatar 2022. Aseguran que ella seguirá abriendo el camino para las mujeres que quieren dedicarse al arbitraje profesional y llegar a un mundial.

“Para mí es un orgullo y un gran compromiso representar a México en esta Copa del Mundo, seré la primera mexicana, pero estoy segura de que no seré la última”, ha sido una de las declaraciones de Karen a los medios de comunicación.

Quién es Karen Díaz

Karen Janet es una árbitra asistente con una trayectoria profesional de más de una década. Nació en la capital de Aguascalientes hace 38 años. Debutó en 2009 y en la máxima categoría del futbol mexicano, la Liga MX, se presentó en 2016 durante un partido de temporada regular entre los equipos de Pachuca y León. En 2018 le fue designado por primera vez el gafete FIFA.

La carrera de Díaz se ha caracterizado por marcar puntos de inflexión en la incorporación de mujeres en el circuito de silbante en México. Ha participado en torneo como los Juegos Centroamericanos Barranquilla 2018, el Premundial Sub-20 de la Concacaf 2018, el Premundial Sub-17 de la Concacaf 2019 y el Premundial varonil de la Concacaf.

Comment here

Accesibilidad