Letra ClaraTeresa Valdés Betancourt

Violencia Infraganti

1.193 Vistas

Refugios constituyen un recurso para las víctimas

La violencia contra mujeres no declina.

Teresa Valdés

SemMéxico, 10 diciembre 2018.- ¡Mama, mamita, mamá!… llora el niño de dos años reclamando la atención de la madre, una joven triste, muy golpeada con un brazo fracturado y la cara lesionada, quien solo da la mano sana al niño que llora. Más adelante una niña y un niño de cuatro y ocho años respectivamente, revisan unos cuadernos de dibujo, mientras otra mujer muy joven también, reposa en un sofá. El lugar es ventilado y fresco, hay silencio, mientras la doctora en la mesa, redacta sus recetas y tratamientos a las víctimas.

No es una imagen de novela o de película, es un lugar oculto adonde se refugian las mujeres atormentadas de violencia extrema con sus hijas e hijos menores. Refugios que se distribuyen a lo largo del país y constituyen un recurso para las víctimas que reconocen haber padecido algún incidente violento, ya sea por parte de su pareja o de otra persona; y en consecuencia se impulsa la creación de refugios en las entidades federativas para esas mujeres, con fin de garantizarle mayor protección.

Otros niños y niñas de mujeres refugiadas asisten a la escuela bajo el cuidado del personal de la institución como parte de la política de seguridad que incluye mantener en secreto la ubicación del lugar donde se encuentran con su mamá.

El llamado “personal de la institución” como se expresa en la ley, son mujeres preparadas una psicóloga, una médica, dos trabajadoras sociales, una maestra, una administradora y la presidenta del patronato, grupo de amistades sin fines de lucro, que se ocupan de hallar recursos necesarios para mantener esta atención necesaria durante el tiempo previsto de estancia para las refugiadas, quienes recibirán también alfabetización y preparación para un nuevo comienzo. Lo estratégico es garantizar que estarán lejos del alcance de sus agresores por la propia confidencialidad del refugio, donde se les da apoyo psicológico, asesoría jurídica y lo necesario para que durante un tiempo puedan proteger su integridad.

La violencia contra mujeres no declina. Aumentan los detenidos temporales por violencia familiar, aunque la estadística real se desconoce porque muchos casos no se denuncian.

¿Por qué? La respuesta a la pregunta no está referida a que la mujer lesionada quien personalmente, debe hacer la denuncia, lo que constituye una contradicción de la legislación a solventar para próximas etapas legislativas.

Resulta que existe la obligación de denunciar es verdad, a pesar de que, en la acción es infraganti, se apresa al agresor, en el momento de la violencia, o cuando las cámaras policiacas dispersas en la ciudad tienen la imagen del momento en que ocurría el delito. Por qué se ignorar esa realidad y se exige que alguien denuncie el hecho comprobado. Las autoridades en este caso, deben ocupar ese lugar pues tienen las pruebas necesarias como testigos actuantes de un hecho de violencia con las mujeres.

Se exige en el artículo 177, que tendrán obligación de denunciar los delitos perseguibles de oficio: 1) Los funcionarios o empleados públicos que los conozcan en el ejercicio de sus funciones.

Mientras que el vocablo infraganti, quiere decir “crimen” o “delito”, utilizado para describir aquel preciso momento en el que se realiza un delito, falta, infracción, crimen o transgresión. Puede definirse como la expresión que se utiliza cuando se sorprende a alguien en un determinado hecho bien sea en el punto ó instante de la ejecución del crimen. Por otro lado esta “flagrante delito”, de violencia contra las mujeres se perpetra públicamente y cuyo autor ha sido observado por un número determinado de testigos, justo en el momento que se consuma; por ende se dice que un determinado sujeto es atrapado flagrante en el momento. http://etimologias.dechile.net/

El miedo, la ignorancia, la presión familiar o social y otros motivos impiden una denuncia por parte de las víctimas, no así para las y los funcionarios públicos actuantes, convertidos en testigos de un delito consumado de violencia. Vale reflexionar y ampliar la ley

@Letra Clara

Maestra en Ciencias de la Comunicación

Comment here

Accesibilidad