COLUMNASLa OpiniónLa Opinión

Voces Violeta| De inicios y cercanías en el 2023

106 Vistas

Otro año ha comenzado y en los días que el 2023 lleva en curso han sucedido bastantes cosas

Norma G. Escamilla Barrientos*

Una vez pasado el periodo vacacional, disfrutado o no, volvemos nuevamente a la dinámica de la vida cotidiana. Como sea, seguramente este periodo fue vivido de muchas formas, algunas personas lo aprovecharon para viajar, otras tuvieron que hacerlo por situaciones tristemente inesperadas, otros pudieron reencontrarse con su gente querida, dándose un tiempo de descanso; algunas más prefirieron quedarse en la Ciudad de México y hacer salidas cortas o disfrutar de sus hogares; así como en algunos casos tomaron su tiempo para abrazar la tristeza por las pérdidas familiares que tuvieron, algunas más cuidando su salud y la de sus queridas familias por contagio de covid-19; y claro, también este tiempo ayudó para hacer trámites y/o citas médicas para ser intervenidas próximamente, entre otras.

Si bien, por fortuna no fue la realidad de toda la población, si podemos observar en nuestro alrededor el impacto que aún tenemos a raíz de la pandemia por covid-19, las vacunas, el estrés social, laboral, la depresión y la falta de expectativas, se han hecho presentes en los estados físicos, corporales y de la salud mental de la población. Si bien, las caídas y ruptura de huesos son clasificados como accidentes, no podemos omitir que también pueden tener un origen más inconsciente, el cual formar parte de una manifestación, de algo que no puede nombrarse, actuado a través de un acting out. De igual forma, ahora escuchamos permanentemente que la gente manifiesta tener dolores musculares, muchos más problemas intestinales, fatiga permanente, olvidos recurrentes, carraspera en la garganta, inflamación de articulaciones, comezón en la piel por regiones, inflamación de ganglios, y entumecimientos, entre otros, lo cual afecta a su calidad de vida.

Por otro lado, el comienzo del 2023 desde el clima, inicio con lluvias y un frío rico, una pequeña nevada y agua nieve por ahí del cerro del Ajusco, el cual permitió a los visitantes jugar y hacer sus muñecos o figuras de nieve, además de admirar y fotografiar ese lindo color blanco, así como percibir el olor a bosque de pinos, encinos y abetos, mezclado con tierra mojada y piedra volcánica, sintiendo la sensación de ese frío abrazador y congelante al mismo tiempo. También en diferentes estados del norte hubo nevadas extremas, con temperaturas bajo cero, como Chihuahua, la sierra de Baja California, Sonora, Zacatecas y Perote en Veracruz, entre otros.

Sin embargo, esta imagen duro poco ante el panorama social en nuestro país, donde la violencia generada por el narcotráfico se encrudece cada vez más, afectando drásticamente a la sociedad civil y expulsando a la gente de sus lugares de origen. De igual forma, a nivel internacional persiste una guerra que no termina y que talvez se encrudezca un poco más. En América Latina se presentaron golpes de estado y manifestaciones. Lo cual nos puede llevar a realizar diversas reflexiones, entre las cuales destaco, la necesidad a nivel mundial de construir nuevos modelos sociales, económicos y políticos, acordes a las nuevas realidades de los continentes y de cada país, partiendo de los derechos humanos, el respeto a la diversidad de pensamientos y con la intensión real de establecer una comunicación constructiva y no autoritaria.  

Dando paso a algo más humano, no porque lo social no lo sea, me parece que más allá de los panoramas poco favorables en lo político, social, cultural y económico de nuestro entorno, podemos intentar en este inicio de año el dejar de apresurarnos, de ser tan demandantes y autoexigentes con nosotras mismas y los demás, de no abrumarnos tanto, de darnos un tiempo para nosotras, de estar más cerca de los que queremos, comenzar a darle otro valor a nuestro tiempo, a nuestro estar en el mundo, a intentar identificar el disfrutar de la vida, aun cuando las vivencias sean duras y la realidad abrumadora, claro, sin perder el sentido de realidad, centrándonos más en aquello que está en nuestras manos, dejando de devaluar los sueños, los cambios, nuestro sentir y vivir en el aquí y ahora.

Publicado en La Cadera de Eva, con participación para SemMéxico

Comment here

Accesibilidad